*

X

Los hongos alucinógenos pueden borrar memorias traumáticas y reprogramar tu mente (ESTUDIO)

Por: pijamasurf - 10/19/2015

Un estudio encontró que la psilocibina en pequeñas dosis promueve la neurogénesis y facilita el proceso de fabricar nuevas memorias donde antes hubo un estímulo amenazante

 

Psilocybe_semilanceata_6576

Los hongos mágicos (y su componente propiamente "mágico", la psilocibina, causante de alucinaciones) han tenido un lugar en la farmacopea de los pueblos antiguos desde hace milenios, pero no es sino hasta nuestros días cuando la ciencia médica logrará aprovechar sus efectos terapéuticos y compaginar, al menos en parte, la sabiduría tradicional con la medicina occidental.

Un estudio realizado en ratones en 2013 encontró que la psilocibina puede utilizarse en pequeñas dosis no alucinógenas para borrar reflejos condicionados especialmente al miedo, lo cual podría abrir una ventana de oportunidad para ser utilizado en pacientes humanos con estrés postraumático.

El experimento consistió en implantar un reflejo condicionado en un grupo de ratones: un sonido breve aparecía y unos segundos después el piso de la jaula despedía cortas descargas eléctricas. Al poco tiempo, la pista sonora era suficiente como para que los ratones mostraran claros signos de temor, al esperar la descarga. El reflejo condicionado permaneció activo incluso cuando los investigadores dejaron de administrar la tortura las descargas.

Posteriormente se dividió el grupo de ratones en tres: al primer subgrupo se le dio una dosis muy baja de psilocibina, suficientemente baja como para evitar alucinaciones; al segundo se le administró una dosis alta de psilocibina, y al tercer subgrupo de control no se le dio ninguna droga.

Después de varias pruebas, los investigadores se dieron cuenta que los ratones del subgrupo al que habían administrado dosis pequeñas de psilocibina habían dejado de mostrarse temerosos frente a la pista sonora, mientras los demás seguían mostrando indicios físicos de miedo al escucharla. 

Los investigadores no están seguros exactamente de qué hace la psilocibina, pero creen que el efecto puede deberse a su habilidad para modificar los circuitos neuronales (neurogénesis) así como para reprogramarlos; la extinción del reflejo del miedo, según el doctor Briony Catlow, "puede ser mediada por acciones de la droga en sitios distintos al hipocampo tales como la amígdala, donde se sabe que se deposita la percepción de miedo". 

A decir de Catlow, "la memoria, el aprendizaje, y la habilidad de reaprender que una vez que un estímulo amenazante ya no es un peligro, dependen de la habilidad del cerebro para alterar sus conexiones. Creemos que la neuroplasticidad juega un rol crítico, donde la psilocibina acelera la extinción del miedo".

Te podría interesar:

Científicos logran "apagar" la fe en Dios mediante estímulos eléctricos en el cerebro

Por: pijamasurf - 10/19/2015

Una pequeña corriente eléctrica logró que las personas reaccionaran de manera más objetiva frente a temas donde la ideología suele aparecer

helmet

Un estudio de la Universidad de York en el Reino Unido encontró una fascinante correlación entre la actividad cerebral y nuestros comportamientos motivados ideológicamente, entre ellos el religioso. Publicado en Oxford Journals, los científicos de York y de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) utilizaron electricidad en el cerebro de algunos participantes, y encontraron modificaciones de comportamiento palpables en la religión y el nacionalismo.

Los participantes se dividieron en dos grupos, de los cuales el primero recibió un placebo sin impacto en sus cerebros y al segundo se le administraron dosis de energía eléctrica en la corteza media frontal posterior, una zona asociada a la detección y resolución de problemas. Según el doctor Keise Izuma, uno de los autores de la investigación, se eligió esta zona porque "la gente a menudo recurre a la ideología cuando se le confronta con problemas".

Posteriormente, ambos grupos tuvieron que hacer un par de pruebas; la primera consistía en pensar en la muerte; la segunda, en compartir sus creencias sobre los migrantes que viven en Estados Unidos. El grupo que recibió energía eléctrica en el cerebro (lo que desactivó temporalmente el funcionamiento de la mencionada corteza) experimentó un descenso de 32.8% en su creencia en Dios, los ángeles o el cielo, mientras que las personas se mostraron un 28.5% más positivas en cuanto a las críticas de los migrantes a EE.UU.

Los investigadores hicieron que los participantes pensaran en la muerte porque otros estudios han mostrado que la gente recurre a la religión cuando se confronta con el miedo a la muerte, creando una zona de confort ideológico; lo mismo ocurre cuando alguien percibido como "extraño" para la comunidad se muestra crítico contra de los valores de dicha comunidad, como en el caso de los migrantes. A los participantes se les pidió que leyeran dos artículos, uno alabando al país y otro --escrito por un inmigrante-- criticándolo. En lugar de "exagerar" los valores del grupo --una respuesta ideológica típica de los nacionalistas cuando ven amenazados sus valores--, los participantes tuvieron "reacciones ideológicamente menos motivadas" y se mostraron más abiertos al diálogo.

Los efectos del experimento no serán duraderos, pero es interesante estudiar lo que el cableado de nuestro cerebro puede hacernos hacer y pensar frente a temas e interacciones sociales en los cuales creemos que somos autónomos.