*

X

Chomsky, Vattimo y decenas de invitados se reúnen en México para dialogar sobre la izquierda

Política

Por: pijamasurf - 09/04/2015

El coloquio "La izquierda mexicana del siglo XX: trazos y perspectivas" se llevará a cabo del 7 al 11 de septiembre en la ciudad de México

 Screen Shot 2015-09-04 at 10.29.01 PM

Noam Chomsky discurre sobre el terrorismo propagado por Estados Unidos; el padre Pantoja relata su experiencia en una tierra tomada por los Zetas, Darío Martínez llevaba el caso de Rubén Espinosa a su llegada al D.F.; Jenaro Villamil escribe en Proceso "Del mexican moment al mexican murder", un texto sobre el actual gobierno; Daniela Gleizer trata y discute en su tesis de doctorado la posición del gobierno en México con la llegada de los judíos argentinos refugiados.

Se ha invitado a más de 65 personalidades al coloquio La izquierda mexicana del siglo XX: trazos y perspectivas, el cual comienza este lunes 7 de septiembre en el Antiguo Colegio de San Ildefonso.

Académicos, músicos, artistas, intelectuales, activistas, poetas, periodistas, y una gran variedad de personas alrededor de México y el mundo, están en una actitud proactiva por la emancipación de la sociedad, el uso de sus derechos mientras se privilegia el diálogo.

El coloquio La izquierda mexicana del siglo XX: trazos y perspectivas es un esfuerzo de un grupo de personas desligadas de cualquier partido político pero dispuestas a relanzar una discusión que vaya desde la izquierda teórica hasta los acontecimientos en la historia dictados por esta línea para retomar los problemas actuales y, así, delinear posibilidades coherentes de discusión y acción.

¿Cuál ha sido el papel de la izquierda en diferentes momentos, con sus diversos precursores? ¿Cómo ha influenciado en la cultura, en la manera de trabajar la tierra, en la alimentación, en la educación y en todas las artes?

El coloquio surge a raíz del trabajo de compilar en 6 tomos una cronología e historia de la izquierda en México y en el mundo. Cuenta con el apoyo de la Universidad Autónoma de México, el Fondo de Cultura Económica, el Centro Cultural de España en México, el gobierno de Guerrero, la Casa del Ahuizote y  la ciudad de México, entre otros.

Los temas que se pondrán sobre la mesa serán la libertad e identidad ligada al territorio, mesa en la que participan Diego Flores Magón, Claudio Lomnitz, Devra Weber y el padre Pantoja.

Miguel Vassallo y José del Val discutirán sobre cómo se ha logrado detener al colonialismo mediante la resistencia histórica del sureste de México.

Flavio Sosa, Elisa Ramírez Castañeda, José Luis Hernández Rivera, Pilar Calveiro y Armando Bartra dialogarán en torno a los movimientos sociales de resistencia.

Carlos F. Bunge, José Sarukhán y Marco Antonio Martínez Negrete reflexionarán sobre la pregunta "¿cuál es la ética en la ciencia?".

Para pensar en torno al punto de que existen varias vertientes dentro de la izquierda, Elvira Concheiro, Ilán Semo, Marcos Leonel Posadas y Verónica Oikión tratarán el punto en el que confluyen las izquierdas: la igualdad de derechos y el respeto a las diferencias.

Philippe Ollé-LaPrune, Daniela Gleizer, Mario Ojeda Revah y Pablo Yankelevich tratarán los fenómenos migratorios, los cuales han puesto en evidencia tanto la benevolencia como la hostilidad del sistema político.

Se retomará la necesidad de un “pensamiento crítico” que recalque la organización de una masa crítica y la revolución desde lo cotidiano en el debate que llevarán a cabo Enrique Dussel, Gabriel Vargas Lozano, Manuel Aguilar Mora y David Pavón-Cuéllar.

Posteriormente, se afinará el foco con la conferencia de Gianni Vattimo ¿Cómo poner al día el marxismo clásico y hacer creíble la posibilidad del comunismo?.

Luisa Pardo (Colectivo Lagartijas Tiradas al Sol), Nadia Lartigue y Marco Rascón crearán un discurso en torno a la rebeldía y las representaciones contra el poder.

Planteando la idea de la arquitectura comunitaria, la recuperación y la apropiación de los espacios públicos, Carlos González Lobo, Óscar Hagerman, Alberto Híjar Serrano y Alberto Martínez se abocarán a los temas de arquitectura social, muralismo y la ciudad como ente vivo.

En una necesidad de revisión del lenguaje y del discurso, Fabrizio Mejía Madrid, Ester Hernández Palacios, Eduardo Milán, Nicolás Cabral y René Avilés Fabila intentarán responder cuáles son las tramas que teje la literatura en México.

Fran Ilich, Denise Dresser, Jenaro Villamil, Darío Ramírez y Froylán López Narváez intercambiarán planteamientos sobre el uso de la información, el impacto de los nuevos medios y “la verdad”.

Humberto Musacchio, Arnulfo Aquino y Andrés Ramírez Cuevas enlistarán los puntos en torno al aspecto social de las artes gráficas.

La caricatura política se pondrá sobre la mesa en la discusión entre Jorge F. Hernández, Eduardo del Río “Rius” y Rafael Barajas “El Fisgón”. 

Se llegará así a un punto clave dentro del coloquio, en el que el no poco conocido académico Noam Chomsky dedicará una videoconferencia exclusiva abierta al público que será transmitida por el canal de YouTube del evento: https://www.youtube.com/c/IzquierdamexicanaOrg-X

En el debate entre Rodrigo Moya, Armando Lenin Salgado y Marco Antonio Cruz se atenderá a la fotografía como un arma contra el olvido y un dispositivo para la memoria colectiva. En una línea similar Jorge Denti, Ofelia Medina, Carlos Bolado y Xavier Robles conversarán sobre la imagen en movimiento como subversión, para cerrar con “Sonidos de resistencia”, mesa sobre la música como desafío al orden establecido, tema sobre el cual reflexionarán Ishtar Cardona, José Luis "Pacho" Paredes y Julio Estrada.

Del 7 al 11 de septiembre en el Antiguo Colegio de San Idelfonso y en el Centro Cultura Bella Época tomarán el micrófono las voces antes citadas, para hacerse escuchar y abrir el diálogo con el público. 

Será un evento gratuito que además incluirá el Ciclo de Cine de Izquierda, Estaciones de Lectura y una Ruta de Izquierda. 

Si te interesa saber más, consulta la página web y las redes sociales del coloquio: Facebook y Twitter. Además, si no puedes asistir a todas las conferencias que te resulten atractivas, puedes verlas en la transmisión que se hará desde el canal de YouTube.

Te podría interesar:
La viabilidad futura de la UNAM depende de una comunidad académica joven, productiva y actualizada

Está por emitirse la convocatoria con la que se inicia el proceso que culminará con la decisión de la Junta de Gobierno de la UNAM a favor de alguno de los candidatos para ocupar la rectoría de la Máxima Casa de Estudios durante los próximos 4 años. 

Un grupo de destacados universitarios, miembros de la Junta, será el que ausculte a la comunidad académica y entreviste a los candidatos interesados en dirigirla. La comunidad emitirá su opinión y los candidatos presentarán su plan de trabajo. La Junta evaluará opiniones y planes y decidirá por cuenta propia. Ni la comunidad académica, ni la opinión pública, han tenido acceso, hasta ahora, a los planes de trabajo de los candidatos. Pero el proceso, que dista de ser democrático, funciona. Ha garantizado la estabilidad y continuidad de la institución quizá más respetada y querida del país.

Lo que es inaceptable es que no falten académicos, con o sin línea, que pretendan demostrar que el proceso mediante el cual se elige al rector de la UNAM, es democrático. En lugar de gestar y defender falacias, la comunidad académica podría demandar, en cambio, la transparencia en la última fase del proceso. Difundir, en vivo y en directo, la sesión en la que se lleve al cabo el debate previo a la votación en la que se elija al nuevo rector, por ejemplo. O al menos, que se pueda tener acceso oportuno a los planes que presentan los aspirantes. Todo ello no puede sino fortalecer el proceso de esta elección sui generis.

Por lo pronto, ojalá se nos pudiera facilitar el plan del doctor Narro para sus dos períodos como rector, para poder evaluarlo. Las horas Narro a las que nos hemos rendido durante 8 largos años en los medios, nos han dejado exhaustos. Pero también insatisfechos, por lo que respecta a ciertos hechos, que apenas narró y menos resolvió. Los rufianes que, de forma auspiciada o de manera autónoma, ocupan el auditorio Ché Guevara, antes Justo Sierra, de la Facultad de Filosofía y Letras, desde hace años, perduran ahí sin que haya mediado acción legal alguna para echarlos. El ambulantaje campea también en la UNAM. No emprendió tampoco José Narro ninguna solución a la jubilación digna, pero obligatoria, de su planta de profesores, cuya edad promedio se cifra en los 57 años de edad. La viabilidad futura de la UNAM depende de una comunidad académica joven, productiva, actualizada y familiarizada con al menos tres idiomas. Durante el lapso referido, la UNAM siguió dependiendo casi exclusivamente del erario público y extendió la mano para garantizar sus proyectos, pero también para consolidar sus intereses e inercias internos. Seguimos a la espera de planes importantes vinculados a la problemática que enfrenta el país. Seguimos esperando un registro de patentes generadas por investigadores de la UNAM. Y en el ramo de las ciencias sociales y el derecho, se nos quedan a deber Facultades que dejen de ser factorías de desempleo, o comadronas de licenciados carentes de identidad placentaria, o pródigos en inmunodeficiencia intelectual adquirida.

Al tenor de lo anterior, otra Junta de Gobierno, también  funcional, la de El Colegio de México, determinó que la doctora Silvia Giorguli fungirá como presidenta de esa institución durante el período 2015-2020. Apenas unos días después, la columna "Templo Mayor", del diario Reforma, difundió la  inconformidad, por parte de un grupo de académicos que no quiso identificarse, con el consenso que sumó la demógrafa en su designación. 

El reparo consistió en señalar que la ahora presidenta no cuenta con libros reconocidos y que su nivel en el Sistema Nacional de Investigadores está por debajo del de otros aspirantes.

Supongamos que lo anterior sea cierto, aunque tengamos que recordar, por ejemplo, que el licenciado Mario Ojeda Gómez tampoco escribió un libro reconocido, eventualidad que no se contrapuso para que sea recordado como un buen presidente de El Colegio.

Y por lo que respecta al nivel de la doctora Giorguli en el Sistema Nacional de Investigadores, pues resulta que, a decir de los miembros de la Junta de Gobierno, fue su plan de trabajo para El Colegio el que se impuso sobre el de los otros aspirantes con mejor nivel en el Sistema. Prueba suficiente para responsabilizarla del destino de una institución tan extraordinaria como lo es El Colegio de México durante el próximo quinquenio.