*

X

La alta cocina con cannabis: platillos gourmet que hacen volar (VIDEO)

Por: pijamasurf - 08/08/2015

Alta cocina hecha con mariguana. ¿Cómo terminan los comensales después de la cena?

Probablemente has escuchado hablar de los panecillos mágicos o space cakes hechos a base de mariguana. Desafortunadamente para la gastronomía de vanguardia, o para los amantes de la psicodelia, la cocina con cannabis no ha dados grandes pasos, pues no va más allá de  galletas, cupcakes o brownies y variaciones de lo mismo. Nada hasta ahora distinto, ni en los dispensarios legales de mariguana de Estados Unidos ni en Ámsterdam se vislumbran propuestas atractivas de la cocina con cannabis…

Sin embargo, existe una luz en el camino, tiene un nombre, y se llama Laurent Quenioux. Nadie creería que un chef francés entrenado en Los Ángeles revolucionaría la manera de usar cannabis en los platillos, enfocándose en resaltar y sublimar su sabor de planta, tratándola como un ingrediente más que nos regala la naturaleza, dejando un poco de lado el asunto de los efectos psicodélicos. Y, ¿por qué no? Si la cannabis no es tan diferente al epazote o al tomillo. En un artículo publicado en Scientific American, el chef explica que no busca promover el uso de cannabis, simplemente la utiliza como un recurso más para sus platillos. “No pretendo discutir si la cannabis es buena o mala para las personas. Pero como chef puedo asegurar que su perfil de sabor es único y debiera ser disfrutado por el paladar”, aseguró.

Stoned Food

Quenioux describe el sabor de la cannabis como algo similar a la resina de pino, con un toque de lima, aludiendo también a su parecido con otra resina denominada almáciga o mástique (producida por un árbol mediterráneo endémico de Grecia). Así, el chef decidió crear platillos que combinaran almáciga y cannabis, que por su perfil de sabores, forman un dúo delicioso, dando un toque singular a sus creaciones gastronómicas.

Hasta ahora el chef ha creado dos cenas completas a base de cannabis, que incluyen platillos en los que se usa toda la planta o sólo unas partes (botón o tallo), usando técnicas como la infusión con diferentes aceites: “No sólo agrego mariguana por aquí y por allá. Para que los platillos tengan un alto nivel gastronómico deben ser bien pensados, planeados y ejecutados”, afirma el francés.

El chef y su equipo han ido determinando poco a poco las proporciones de cannabis que deben usar en los platillos. Quenioux argumenta:

Nosotros mismos probamos los platillos para dejar establecida la cantidad de cannabis que debe emplearse,  nos tomó alrededor de 3 meses, y probamos los platillos tanto en personas delgadas como en personas más fornidas y musculosas. Buscamos que los comensales queden entusiastas y contentos, no de otra forma.

Hasta ahora, Quenioux ha encontrado éxito con sus platillos avant garde, y ha preparado sus distintivas “cenas de cannabis” en ciudades como Seattle, Ámsterdam y Los Ángeles.

Aunque su propuesta ha sido exitosa, Quenioux no quiere ser reconocido sólo por el sello de la cannabis, pues ésta sólo es un ingrediente más de sus platillos. “Mi verdadera pasión es cocinar con ingredientes de alta calidad, haciendo uso de los productos específicos de cada región del mundo”.

Esperemos que los cálculos del chef y su equipo sean correctos, de lo contrario los comensales verán desfilar platillos voladores por los techos del lugar.

Creación del chef Laurent Quenioux: Filete de pescado acompañado con crema de arroz y pesto de epazote y cannabis

Quenioux es propositivo y atrevido en su propuesta, pero esta abuela no se queda atrás:

Te podría interesar:

Recordamos el 70 aniversario de los bombardeos nucleares de Hiroshima y Nagasaki (FOTOS)

Por: pijamasurf - 08/08/2015

La amenaza nuclear se encuentra menos en las armas mismas que en las decisiones políticas que se toman en torno a ellas
The fire devoured by fire
The mind of man is on fire
& where will his eye find rest
-Jerome Rothenberg, (The Seven Hells of Jigoku Zoshi)

El 3 y el 6 de agosto de 1945 son fechas que vivirán para siempre en la memoria colectiva: en las respectivas fechas, Harry S. Truman, por entonces presidente de Estados Unidos, autorizó el uso de bombas atómicas sobre poblaciones mayormente civiles en las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki, en una de las estrategias bélicas más controvertidas de la Historia.

La decisión costó la vida de 129 mil y 246 mil personas en las respectivas fechas, y dio origen a la era nuclear. El 15 de agosto del mismo año, Japón anunció su derrota incondicional, hecho que marca para los historiadores el fin de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, la discusión acerca de las armas nucleares (que, al menos en los registros oficiales, nunca se han utilizado nuevamente, al menos no sobre poblaciones civiles) apenas comenzó.

Truman y los Aliados se excusaron diciendo que las bombas "Little Boy" y "Fat Man" habían salvado miles de vidas japonesas y estadounidenses, pues la alternativa (que hubiese incluido un agotador bloqueo naval similar al de la pequeña Iwo Jima, una isla relativamente insignificante donde murieron más de 30 mil soldados de ambos ejércitos) hubiese costado un número de bajas mucho mayores.

A 70 años del suceso no resta más que seguir exigiendo un desarme general de artefactos nucleares y armas de destrucción masiva, recordando a su vez que este mismo argumento puede ser utilizado por las potencias bélicas para producir invasiones "preventivas", como en el caso de Irak y Afganistán desde la primera década del siglo XXI. La amenaza nuclear se encuentra menos en las armas mismas que en las decisiones políticas que se toman en torno a ellas --una amenaza que, como el polvo sobre las ciudades vacías a la mañana siguiente de los bombardeos, está todavía lejos de disiparse.

 

Todas las imágenes: Associated Press