*

10 mitos sobre la pornografía que debemos dejar de reproducir

Por: pijamasurf - 06/24/2015

Se estima que 36% del Internet es porno, algo así como 1.7 millones de usuarios mirando porno en cualquier momento, globalmente. Esta práctica no constituye una anomalía ni una enfermedad, y de hecho el mundo actual sería casi impensable sin la presencia ubicua de material explícito en línea

porn-addiction-

En la constante urgencia por tomar partido y formarnos una opinión sobre los eventos cotidianos, olvidamos fácilmente que repetir una mentira muchas veces no refuerza su carácter de verdad: pasa con la pornografía lo mismo que con la democracia, es algo que en principio parecería que es para todos, pero cuya función y utilidad parecemos haber olvidado.

Para las generaciones más jóvenes existe un vínculo natural entre el despertar sexual y la exposición a la pornografía. Se estima que la edad promedio en la que un niño de nuestra época ve porno "por accidente" por primera vez es entre los 6 y los 8 años; hace 20 años era necesario operar una serie de botones para colocar un VHS (obtenido por extrañas e informales vías), mientras que en nuestros días virtualmente cualquier contenido publicitario se encuentra sexualizado, y "toparse" con material explícito al introducir términos de búsqueda es más sencillo que nunca.

El investigador independiente Gary Wilson comenzó una serie de pláticas desde 2012 que tenían como objeto advertir sobre los peligros de la pornografía para el cerebro. Su investigación antipornográfica lo llevó a fundar el sitio YourBrainOnPorn, a partir del cual despegó el movimiento NoFap, cuyos postulados siguen punto por punto las ideas de Wilson (y una serie de lugares comunes sustentados en estudios fuertemente tendenciosos): ver porno afecta nuestras prácticas y gustos sexuales, y los circuitos de recompensa del cerebro se vuelven locos al experimentar "versiones extremas de eventos naturales". En lugar de casarse y tener relaciones con una sola persona, cada uno de los usuarios de porno observa cientos de copulaciones, felaciones, penetraciones y eyaculaciones de completos extraños a los que llaman estrellas porno, y que a su vez alimentan un negocio multimillonario cuyas cifras específicas no pueden ser reveladas. Después de todo, se trata de una mina de oro, sin importar las consecuencias sociales.

Pero no es necesario satanizar la pornografía para comprender las relaciones de oferta y demanda que se establecen entre la industria y el público: el desarrollo de la tecnología ha tenido un rol importante, recordando que el formato VHS se popularizó (a pesar de ser de menor calidad que su antecesor, Beta) gracias a que era más barato para los productores grabar en él. El pago por evento, los juguetes sexuales, las exposiciones de sexo y las apps de citas probablemente hubieran sido muy diferentes (o no habrían existido del todo) de no ser por la extraña familiaridad que desarrollamos con los cuerpos idealizados del porno. Aquí proponemos algunos escenarios sobre los prejuicios y malentendidos alrededor del porno, así como algunos casos que demuestran que no estamos ante un fenómeno tan alarmante como nos hacen creer.

1. Cuando un país habla de porno abiertamente, todos se convierten en pervertidos

Dinamarca fue el primer país del mundo en legalizar la pornografía en 1969. El mundo observaba a los daneses esperando el momento en que las amas de casa y los banqueros copularan por las calles y los campos. Pero cuando Berl Kutchinsky, criminólogo de la Universidad de Copenhague, analizó el estado de la sociedad a través de distintos indicadores luego de 20 años de legalización, encontró que las tasas de violencia sexual habían disminuido. Es difícil probar una correlación precisa, pero los países que legalizaron el porno después de Dinamarca --Suecia y Alemania Occidental-- experimentaron una baja similar de delitos sexuales.

2. Cuando ves porno, tu cerebro se parece más y más al bigote de Ron Jeremy 

Ron Jeremy, la leyenda

Ron Jeremy, la leyenda

Nicole Prause es una de las pocas investigadoras del mundo que ha llevado el porno al laboratorio. Como jefa del Laboratorio de Neurociencias Afectivas y Psicofisiología Sexual de la Universidad de California, ha explorado el cerebro con tecnología fMRI, PET y EEG para observar exactamente cómo (y si acaso) la pornografía es capaz de afectar al cuerpo. Sus investigaciones indican que ver porno no es muy diferente que ver una película de terror o saltar en bungee. Al llevar nuestra percepción a un horizonte extremo, nuestro circuito de recompensa se dispara y es capaz de programarse, pero no tiene que ver con el porno, sino con nuestra manera de disfrutar. Según Prause, "para alguien con bajo apetito sexual, por ejemplo, ver porno evoca la misma magnitud de respuesta que comer chocolate, incluso en áreas del cerebro similares".

3. Los hombres expuestos al porno son incapaces de relacionarse emocionalmente en el mundo real

Prause trabajó con el psicólogo James Pfaus de la Universidad Concordia en Quebec para medir la excitación sexual de 280 hombres, para tratar de advertir cambios en el comportamiento con sus parejas. Al presentar los resultados, los investigadores afirmaron que ver porno de hecho incrementaba la excitación (después de todo está hecho para eso) en los hombres, pero también el deseo de estar con alguien en el mundo "real". En otras palabras, el porno no los desensibilizaba para relacionarse con mujeres "normales" con estándares reales, sino al contrario.

4. Primero empiezas viendo softcore y luego terminas visitando raros sitios snuff: el porno es una droga

Prause también fue incapaz de encontrar una relación entre consumo de porno y la supuesta adicción a él. El lugar común indica que mientras más porno veas, necesitas dosis cada vez más potentes y duraderas, justo como un adicto a las drogas "duras". Pero el mecanismo de recompensa, como vimos antes, no vuelve al porno más peligroso que la adicción a los chocolates. Prause escribió en un informe de 2014 que la adicción al porno se parece mucho a la fábula del emperador que va desnudo: todos dicen que está ahí, pero nadie puede probarla.

Imagen: nofap.com

Imagen: nofap.com

5. El porno destruye la intimidad de las parejas blancas heterosexuales, volviéndolos unos pervertidos sin remedio

Junto a Cameron Staley de la Universidad de Idaho, Prause trabajó con 44 parejas monógamas y los cambios que presentaban en sus relaciones cotidianas luego de ver pornografía a solas y juntos. Luego de cada sesión, las parejas debían reportar indicadores de excitación, satisfacción sexual, percepción de sí mismos, atracción a su pareja, comportamientos sexuales, etc. Ver porno incrementó el deseo de estar con la pareja, sin importar si miraban las escenas solos o juntos. El porno también hizo que aumentara la evaluación que los voluntarios hicieron de sus propios comportamientos sexuales. (En ese sentido, es posible que la pornografía no los haya "transformado" en pervertidos, pero tal vez los ayudó a asumir finalmente ciertas perversiones y compartirlas en pareja).

6. El porno banaliza el sexo y hace que los jóvenes tengan sexo más pronto y sin protección

Una encuesta publicada en Suiza en 2002 mostró que de 7 mil 500 estudiantes de preparatoria entre 16 y 20 años, más de 3/4 partes de los varones y 36% de las mujeres habían visto pornografía en Internet durante el último mes. La encuesta trataba de determinar correlaciones entre pornografía y comportamientos sexuales arriesgados que pudieran ser dañinos en el desarrollo sexual de los adolescentes, sin lograr establecer ningún vínculo relevante. Descartaron, entre otros supuestos "efectos secundarios" del porno, creencias poco realistas sobre el sexo, actitudes permisivas e incluso poca experimentación (p. ej., observar una escena de doble penetración no te hace necesariamente querer experimentarla en la vida real). 

porn.jpg.size.xxlarge.letterbox

7. Los hombres que ven porno se vuelven misóginos y tratan como objetos a las mujeres

Las actitudes negativas contra las mujeres o contra cualquier miembro de grupos vulnerables suele ir asociada a rasgos culturales que facilitan la explotación femenina y minimizan las consecuencias para quienes incurren en violencia contra las mujeres. Un estudio holandés de 2013 analizó a 4 mil 600 jóvenes varones de entre 15 y 25 años para encontrar las probabilidades de que la exposición al porno hubiera afectado comportamientos sexuales como sexo "deportivo" (tríos, experimentación homosexual, sexo en línea, etc.), experiencia real (acostones, edad de iniciación sexual, número de parejas, etc.) y sexo transaccional (pagar o recibir pago a cambio de sexo). La pornografía sí tuvo un efecto positivo sobre el desarrollo de estos comportamientos, pero solo aportaba 0.3% en relación con otros factores, como el contexto sociodemográfico, la tendencia al riesgo en general, así como la historia de las relaciones afectivas de cada sujeto. En otras palabras, el porno es un factor de nuestra configuración identitaria, pero no la determina por completo.

8. La pornografía solo agudiza las peores pulsiones masculinas, que deberíamos aprender a reprimir controlar

Gert Martin Hald es el psicólogo encargado del estudio antes referido. A partir de estudiar la relación entre actitudes negativas contra las mujeres y la caracterización de comportamientos masculinos agresivos copiados o provocados por el porno, Hald demostró que el porno de hecho sí enfatiza ciertos rasgos de las personalidades violentas, pero solo en los casos donde existe predisposición a cometer violencia sexual. Ver pornografía violenta puede ser solo una de las muchas cosas que un hombre violento haga para sentirse más "hombre". En palabras de Hald, "los comportamientos que atribuimos a la pornografía podrían haberse manifestado de cualquier forma: el porno es más el síntoma que la causa".

9. La pornografía destruye el matrimonio

Linda Muusses y sus colegas de la VU University de Ámsterdam realizaron un estudio de 3 años en 200 parejas recién casadas, buscando actitudes y comportamientos que estudiaban la relación entre matrimonio y bienestar psicológico. Los participantes eran entrevistados cada tanto con el fin de conocer su nivel de satisfacción en diversos aspectos, incluido el consumo de "material sexualmente explícito". Se encontró que los hombres más felices tenían relaciones satisfactorias con sus parejas, y no veían tanto porno. Por su parte, los hombres que veían más porno tenían relaciones menos satisfactorias con sus parejas; sin embargo, la investigación mostró que en estos casos el porno era nuevamente un síntoma de pérdida de interés en la relación misma (conjugada con otros indicadores de malestar), mientras que en las parejas felices, la pornografía en realidad no era un tema.

porn-addiction_0

10. Si te gusta el porno, los placeres "normales" te parecerán aburridos

En el mismo estudio, Muusses destacó que sin importar cuánta pornografía veas al principio de la relación, no existe una relación causa-efecto entre dicho consumo y un índice bajo de satisfacción sexual a lo largo de la vida, tanto en hombres como en mujeres. "Nuestros hallazgos", escribe Muusses, "sugieren que es poco plausible que el Material Sexualmente Explícito de Internet (MSEI) provoque que los esposos comparen sus experiencias sexuales y la atracción que sienten por sus parejas con sus experiencias de MSEI con efectos duraderos".

En el porno y en general con cualquier tipo de placer, lo mejor es no olvidar que se trata solamente de un aspecto (fascinante y problemático, glamouroso y comercial, fantástico y amenazador en ocasiones) de un mundo complejo y cambiante. Tal vez en algún momento podamos ver la pornografía simplemente como otra forma de cine o de video: un género que, como las comedias románticas o las películas de acción, goza de fanáticos y detractores, y que fuera de algunas leyendas urbanas asociadas a su consumo, es solamente otra forma en que el mercado trata de determinar nuestra relación con el deseo y el cuerpo, tanto el propio como el de los demás. Al igual que ocurre con la histórica victoria por el matrimonio de los homosexuales en cada vez más países del mundo (en Estados Unidos desde el 26 de junio, nada menos), parece más importante concentrarnos en los aspectos capaces de unir a las personas más que a separarlas.

 

Con información de Aeon