*

X

Estremecedores retratos de personas antes y directamente después de morir

Por: pijamasurf - 04/01/2015

El fotógrafo Walter Schels realizó un extraño y hermoso proyecto en el que retrató a individuos un momento antes y justo después de morir. En los rostros vemos cómo se va la vida

Walter_Schels_Sangbastian_11

EL fotógrafo Walter Schels estaba aterrorizado de la muerte. Tanto que, cuenta, se rehusó a ver a su madre después de que murió. Toda su vida se dedicó a la publicicdad y a tomar retratos de políticos y artistas y animales hasta que, en 1975, le pidieron documentar el nacimiento de un bebé y su rumbo cambió.

“Ahí es cuando vi el rostro de un recién nacido por primera vez. Pero no era un ser sin rostro; tenía una antigua, sabia mirada con un pasado”.

Desde entonces Schels se enfocó en los rostros y en observar la existencia humana en condiciones extremas. A los 70 años de edad decidió encarar a la muerte y creó un extraño y hermoso proyecto que consistió en retratar a individuos antes y directamente después de la muerte. Sus retratos en blanco y negro son una confrontación clínica con lo desconocido. Las imágenes se presentan una al lado de la otra (antes/después), acompañadas de pequeños recuentos del fallecido justo antes de morir.

 

Walter_Schels_Behrens_03

Walter_Schels_Andersen_01

Walter_Schels_Cao_05

Walter_Schels_Schmitz_12

Walter_Schels_Bening_04

Walter_Schels_Foege_06

Walter_Schels_Genthe_07

Walter_Schels_Lauermann_10

Walter_Schels_Kotzahn_09

Te podría interesar:

Ahora que la marihuana se vuelve legal, los presos por consumo deberían ser perdonados

Por: pijamasurf - 04/01/2015

La reciente despenalización del uso de la marihuana en Connecticut, Estados Unidos, abre la posibilidad de revisión de cientos de casos de personas encarceladas por un acto que ya no es delito

pos

Desde 2012, Connecticut es uno de los pocos estados en Estados Unidos en donde el consumo de marihuana es legal, por el momento sólo con fines médicos (como en California), pero quizá pronto se apruebe también con fines recreativos (como en Colorado y Washington).

Entre las implicaciones de la medida existe una quizá menos evidente pero aun así importante, la cual se relaciona con la retroactividad de la ley. Como sabemos, hay ocasiones en que una legislación puede aplicarse también retroactivamente, sobre todo cuando supone un beneficio para el ciudadano, y entonces aplicarse para casos del pasado que fueron juzgados bajo otras normas. Si así sucede, los tribunales de Estados Unidos podrían enfrentar una oleada de revisiones para personas que fueron encarceladas por un acto que, al menos en Connecticut, ya no es delito.

Ese es el sentido de la apelación pedida por Nicholas Menditto, un hombre de 31 años que en 2009 fue arrestado por posesión de marihuana y que hace unos meses llevó su caso hasta la Suprema Corte por considerar que su condena fue injusta a la luz del matiz entre “legalización” y “despenalización” (para traducir la palabra “decriminalization”). Menditto argumenta que ahora que llevar consigo hasta media onza (14gr) de marihuana no es un delito penal, no hay razón para que él siga en la cárcel. Hace unas semanas, la corte de Connecticut falló en favor de Menditto y ordenó eliminar los cargos que se le imputaron.

Screen shot 2015-04-03 at 4.30.50 PM

 

El caso sin duda es interesante, sobre todo en Estados Unidos, país en el que la criminalización de la marihuana y el negocio de construir y administrar cárceles se ha convertido en una combinación secretamente fructífera para unos cuantos. Más de 50% del total de los prisioneros en el enorme sistema penitenciario estadounidense cumplen condenas por ofensas ligadas a las drogas; 29% de estos está ahí por marihuana. Esto crea una laguna legal profunda, al menos en el aspecto de derechos humanos, a lo que debemos añadir que existe un componente racial: la mayoría de los presos por posesión y venta de drogas son minorías (negros e hispanos, sobre todo). 

27.8

Se espera que Connecticut (el llamado "preppy state") pueda sentar un precedente y se esparza una ola de perdones en la misma proporción en que se propaga la ola de legalización. Sería una señal de justicia (poética) psicoactiva retroactiva.

También en Pijama Surf:

8 países que han experimentado con la decriminalización de las drogas

Álter-instructivo: guía de derechos y responsabilidades legales para consumidores de drogas en México