*

X

Estremecedores retratos de personas antes y directamente después de morir

Por: pijamasurf - 04/01/2015

El fotógrafo Walter Schels realizó un extraño y hermoso proyecto en el que retrató a individuos un momento antes y justo después de morir. En los rostros vemos cómo se va la vida

Walter_Schels_Sangbastian_11

EL fotógrafo Walter Schels estaba aterrorizado de la muerte. Tanto que, cuenta, se rehusó a ver a su madre después de que murió. Toda su vida se dedicó a la publicicdad y a tomar retratos de políticos y artistas y animales hasta que, en 1975, le pidieron documentar el nacimiento de un bebé y su rumbo cambió.

“Ahí es cuando vi el rostro de un recién nacido por primera vez. Pero no era un ser sin rostro; tenía una antigua, sabia mirada con un pasado”.

Desde entonces Schels se enfocó en los rostros y en observar la existencia humana en condiciones extremas. A los 70 años de edad decidió encarar a la muerte y creó un extraño y hermoso proyecto que consistió en retratar a individuos antes y directamente después de la muerte. Sus retratos en blanco y negro son una confrontación clínica con lo desconocido. Las imágenes se presentan una al lado de la otra (antes/después), acompañadas de pequeños recuentos del fallecido justo antes de morir.

 

Walter_Schels_Behrens_03

Walter_Schels_Andersen_01

Walter_Schels_Cao_05

Walter_Schels_Schmitz_12

Walter_Schels_Bening_04

Walter_Schels_Foege_06

Walter_Schels_Genthe_07

Walter_Schels_Lauermann_10

Walter_Schels_Kotzahn_09

Te podría interesar:

Luchador profesional le saca un diente a su hijo atándolo a un Camaro (VIDEO)

Por: pijamasurf - 04/01/2015

¿Por qué rendirse a la paciencia cuando un poco de fuerza bruta basta?

 

La presentación lo es todo en la lucha libre, y Rob Venomous lo sabe: en su encarnación de padre de familia como Robert Abercrombie, el luchador ayudó a su hijo de 8 años a deshacerse de un diente flojo de una manera por demás espectacular.

En el video publicado esta mañana, podemos ver cómo un Chevrolet Camaro es utilizado como palanca para darle el último empujón al diente.

El niño no se mueve y, pese a que sangra un poco, parece feliz de que el montaje haya funcionado.