*

X

Esta poco conocida droga psicodélica podría curar el asma

Salud

Por: pijamasurf - 03/02/2015

El DOI, un psicodélico diseñado por Alexander Shulgin, parece ser una prometedora alternativa para tratar el asma

shulg

Una droga relativamente desconocida, primero sintetizada por el doctor Sasha Shulgin, parece ser un prometedor tratamiento para el asma.

El doctor Charles Nichols de la Universidad de Louisiana State realizó estudios con el psicodélico R-DOI (2,5-dimetoxi-4-yodoanfetamina) y descubrió que esta sustancia previene la formación de asma alérgica en ratones. La sustancia es efectiva a una dosis 50 veces menor a la que influye en el comportamiento por lo que, a diferencia de otros psicodélicos que podrían tener usos medicinales, también cumple con el importante factor de presentar una experiencia segura y poco peligrosa (aunque algunos psiconautas habrían querido las dos partes).

Nichols considera que su descubrimiento es importante porque además ha demostrado que drogas que afectan el cerebro también pueden ser efectivas tratando enfermedades fisiológicas fuera del cerebro. "Hemos identificado un nuevo mecanismo antiinflamatorio para el tratamiento del asma en la clínica que podría ser administrado en un inhalador o en una pastilla".

El doctor Nichols ha descubierto en su laboratorio que la activación de receptores de serotonina 5-HT2A con psicodélicos produce fuerte actividad en los tejidos, en las arterias y en el intestino. Esto podría ser el fundamento de un nuevo campo de estudio dentro de la medicina psicodélica.

 

Te podría interesar:

Google Maps para el cuerpo: de la epidermis a la superficie de un planeta extraterrestre

Salud

Por: pijamasurf - 03/02/2015

Melissa Knothe Tate, ingeniera biomédica de la UNSW, explica que este proyecto abre las puertas a nuevas terapias y prevenciones que hasta la fecha se desconocen

tumblr_nm68hzdDbS1tlftujo1_500

En caso de buscar la ubicación de calles, carreteras, bosques, desiertos e inclusive ecosistemas marinos, parece ser que la opción más asequible actualmente es Google Maps. Basta con usar la herramienta de zoom para divagar por zonas desconocidas en cualquier parte del planeta.

Pero, ¿qué pasaría si se usara la misma logística de esta plataforma en las células humanas? Quizá se podría ser testigo de cómo la dermis se convierte en la superficie de un planeta extraterrestre, o simplemente tener la oportunidad de crear terapias preventivas para la salud. 

Al menos ese es el objetivo de algunos ingenieros de la Universidad de New South Wales (UNSW) en Australia, quienes revelaron una tecnología avanzada que permite explorar cada célula del cuerpo humano con el apoyo de los algoritmos de acercamiento de Google Maps. Esto permite observar detalladamente cómo las células funcionan, la manera en que están conectadas y el proceso en que se nutren. 

tumblr_ngzr7ujclx1r8x2ybo1_1280

Melissa Knothe Tate, ingeniera biomédica de la UNSW, explica que este proyecto abre las puertas a nuevas terapias y prevenciones que hasta la fecha se desconocen. Por ejemplo, actualmente Tate y su equipo están realizando una investigación de la osteoartritis, una de las principales causas de discapacidades en la edad avanzada. También investigan conexiones neuronales:

Son elementos de información que miden aproximadamente a niveles de terabytes, por lo que los algoritmos de Google Maps nos ayudan a tomar esta enorme cantidad de información y a usarla de manera efectiva. Son los controladores del tráfico, si quieren llamarlos así. […] Esta instrumentación avanzada para la investigación brinda una plataforma tecnológica para responder las preguntas sin respuesta de la ciencia, abriendo avenidas para descubrimientos fundamentales, las implicaciones profundas que pavimentarán un camino a través de la ingeniería para mejorar la salud humana y la calidad de vida conforme envejecemos. 

Este “Google Maps para el cuerpo” inició usando microscopios de electrones de la compañía alemana Zeiss para inspeccionar las articulaciones; eventualmente el equipo se asoció con la Clínica Cleveland, las universidades Brown y Stanford y la empresa Google.