*

X

10 técnicas para hackear el estrés en tu vida cotidiana

Por: pijamasurf - 02/17/2015

El mundo moderno ofrece infinitas fuentes de estrés, pero sorprendentemente, depende de nosotros mismos permitirnos (o no) vivir una vida estresada y angustiada. Es cuestión de darse cuenta
via indiatimes.com

via indiatimes.com

El estrés es un estado desagradable, pero necesario: aunque cada persona entienda la palabra de manera distinta (y el estrés en cada cual se desencadene en circunstancias y contextos distintos), lo cierto es que la ansiedad y el estrés pueden ser útiles para ejecutar acciones concretas, así como para movilizarnos a través del reflejo de contraataque y escape.

Todo manual de manejo de estrés te dice lo mismo: controlarlo radica en controlar tu respuesta emocional frente a la incertidumbre y la frustración; mantenerte activo en situaciones difíciles es lo que le permitirá a tu cerebro aprender y aplicar conocimientos, en lugar de lastimarse y perder el control definitivamente cuando el estrés es desproporcionado y continuo.

Niveles moderados de estrés pueden ser buenos para mantener sana la memoria. ¿Pero qué cosa es “estrés moderado”? En términos prácticos, se trata de momentos de estrés seguidos de momentos de descanso y desconexión. Podemos pensar el estrés como un momento de tensión al que debe seguir un momento de relajación.

Elizabeth Kirby de la Universidad de California en Berkley es experta en estrés y piensa que, si se le conduce de manera intermitente, este puede mantener “el celebro alerta, y uno actúa mejor cuando está alerta”.

En animales, el estrés es la clave de la vida y la muerte: un momento de estrés al reconocer la presencia de un depredador permitirá escapar y vivir otro día para relajarse y reproducirse… Además, el estrés continuado representa importantes peligros para la salud tanto física como mental: el corazón se quiebra por estrés más que por desamor, y la ansiedad psicológica es la receta para mantenerse deprimidos (y posiblemente, también obesos).

Conjuntar una dieta balanceada, una rutina de ejercicio y hábitos saludables con un poco de  autorreflexión puede ayudar a mantener en un nivel moderado los efectos negativos del estrés. Aquí te proponemos 10 puntos que pueden servir de guía en momentos estresantes:

Recuerda que siempre puede ser peor.

Recuerda que siempre puede ser peor

Aprecia lo que tienes

Un viejo proverbio dice que el secreto de la riqueza es apreciar la porción que tenemos delante. No se trata de ser mediocres ni conformistas, sino de cultivar el agradecimiento como llave para habitar el presente. El agradecimiento, además, mejora el ánimo y reduce 23% la concentración de cortisona en la sangre.

No te obsesiones con el “hubiera”

El “hubiera” es la llave de toda ficción creativa, pero también es el disparador del estrés y la preocupación: lo que le estás diciendo realmente a tu cerebro con estas preguntas es que debe volver en el tiempo y tomar otras decisiones. Esto es imposible, pero es tu cerebro, así que tratará de hacerlo. El resultado es vivir en un lugar (imaginario) donde la posibilidad de actuar quedó cancelada.

Mantén una actitud positiva

Sabemos que el optimismo te da urticaria, pero existe una razón por la que funciona: introducir pensamientos positivos dentro de un mar caótico de hipótesis ayuda a ordenar el deseo y la ansiedad. Es como darle un respiro a tu cerebro seleccionando conscientemente pensamientos libres de estrés: la idea es reenfocar tu atención en lo importante. Si te es difícil invocar actitudes positivas, simplemente piensa en un momento donde te hayas sentido bien o hayas sido feliz en el pasado.

Desconéctate

Estar conectado día y noche al celular y las pantallas es absolutamente desgastante: asegúrate de poder desconectarte durante un buen periodo de tiempo, de manera que tu cuerpo pueda experimentar una distancia real con el estado de estrés. Sabemos que tu trabajo es indispensable e importante y que estás ocupadísimo(a) 24/7, pero si no te desconectas de vez en cuando tu cuerpo lo resentirá. Recuerda que los dispositivos electrónicos son herramientas que ayudan a nuestras mentes a trabajar: nuestras mentes no son extensiones de dichos dispositivos. Busca la forma de mantenerte humano.

Limita tu consumo de cafeína

Aunque un delicioso café tiene antioxidantes y puede disparar benéfica adrenalina, un exceso de esta sustancia puede hiperexcitarte e instalarte en un estado de estrés continuo. Lo bueno del café es que te permite entrar en este estado de alerta necesaria para responder a muchas cosas en muy poco tiempo (por eso es preferible tomarlo por la mañana), pero necesitas darle tiempo a tu cuerpo para que lo procese y lo deseche.

Duerme

No solemos prestar mucha atención a este punto: pensamos en el dormir como si fuera una parte de la vida que se realiza automáticamente, pero en realidad pasamos 1/3 de nuestra vida durmiendo en condiciones poco satisfactorias. La falta de sueño aumenta el estrés porque tu cabeza compensa el descanso con cortisona y adrenalina: tu cerebro cree que no duermes porque estás —por ejemplo— escapando de un depredador o cuidando a tus crías durante una helada. Lo más probable es que estés procrastinando en Tumblr o 4Chan antes de un examen, así que cierra todo y dale a tu cuerpo algo de descanso.

No te regañes

¿Recuerdas esa voz que aparece en tu mente cuando te vas a dormir, cuando vas manejando tu auto o en el transporte público? ¿Esa voz que te recrimina por todo lo que no hiciste, o hiciste mal, o no hiciste a la perfección? Bueno: esa voz también es fuente de estrés, y el hecho de que no “exista” no la hace menos real. Se trata de un censor interno que forma parte del superyó y es necesario para enfrentar dilemas morales; pero es preciso limitar conscientemente su incidencia en tu vida cotidiana, pues su cháchara y sus regaños son desgastantes emocional e intelectualmente. Es como tener una bocina siempre encendida en el fondo de tu mente. Lo que puedes hacer para identificar este discurso es estar atento a palabras como “peor”, “nunca”, “insuficiente”, o “mediocre” cuando pienses en ti mismo(a). Recuérdate que son pensamientos, no hechos, y ponte a hacer algo relajante.

Madurar es un proceso que siempre puede hacerse mal...

Madurar es un proceso que siempre puede hacerse mal...

Busca nuevas perspectivas

Las condiciones subjetivas de la realidad están determinadas por tu actitud: Viktor Frankl se volvió un gran gurú motivacional no porque vendiera muchos libros, sino porque encontró la forma de hacer soportable la existencia en un lugar insoportable como los campos de concentración nazis en la Segunda Guerra Mundial. Primo Levi y Jean Améry también sobrevivieron al lager, pero nunca salieron realmente. Tal vez nadie salga. Sin embargo, la respuesta a nuestras circunstancias concretas rara vez será puesta a prueba de manera tan dramática. Cuando te encuentres pensando “todo está mal” o “nada funciona aquí”, piensa qué es exactamente lo que está mal y lo que no funciona; esto te ayudará a darle dimensión objetiva a tu preocupación subjetiva y a encontrar una solución práctica para ella.

Respira

¿Sabías que la manera más sencilla de relajarte y disminuir el estrés es ponerle atención a tu respiración? Meditar es básicamente eso: respirar con atención. Ese viejo consejo de contar hasta 10 para no enojarte es inútil si no inspiras y expiras entre cada número: la meta es pasar los 10 segundos concentrándote en tu respiración, a pesar de que otros pensamientos busquen distraerte. Si puedes estar un minuto o dos respirando conscientemente, te encontrarás increíblemente más relajado(a) que cuando comenzaste a contar. Haz la prueba, no pierdes nada: el aire (todavía) es gratis.

Construye un sistema de apoyo (verdaderas “redes sociales”)

“Nadie es una isla”, decía John Donne: es tentador pensar que puedes hacerte cargo de todo a solas, pero para acceder a un grado razonable de tranquilidad en medio de un mar de ocupaciones lo mejor es aprender a delegar y a pedir ayuda. Se trata de identificar a familiares, amigos y colaboradores que pueden convertirse en aliados en momentos de estrés: no se trata de una visión instrumental y mecanicista de la gente, sino de confiar en ellos para algo que te rebasa a ti. Piensa que se siente bien cuando alguien te pide tu opinión para resolver un problema, o simplemente para conocer tu opinión sobre algo que le preocupa. Invertir tiempo y energía en las personas que quieres es una forma de crear verdaderas redes sociales que estén ahí para ti en momentos de dificultad.

Te podría interesar:

¿Quiénes son los 100 líderes espirituales más influyentes en 2015?

Por: pijamasurf - 02/17/2015

Una ecléctica selección de figuras conforma la lista de Watkins con los mayores influenciadores de la espiritualidad contemporánea

Screen Shot 2015-02-19 at 11.39.52 AM

Hoy vivimos tiempos ciertamente paradójicos. Por un lado pareciera que la sofisticación de nuestros vicios socioculturales ha alcanzado niveles hasta hace poco difíciles de imaginar, por ejemplo en lo que concierne al consumismo o a la enajenación, y por otro, de hecho quizá en respuesta a, llevamos unas cuantas décadas pujando colectivamente por una reconstrucción de la mística y el desarrollo espiritual. Este peculiar binomio genera, entre otras cosas, un extraño cúmulo de líderes "espirituales", compuesto por jerarcas religiosos, celebridades, escritores de mística autosuperacional, aventurados científicos y sincréticos chiflados.  

Screen Shot 2015-02-19 at 11.42.49 AM

Fundada en Londres hace más de un siglo, Watkins es una de las librerías más influyentes en temas de misticismo, espiritualidad y esoterismo. Y anualmente, a través de su revista Mind, Body, Spirit, publica su lista de las 100 personalidades más influyentes en el desarrollo de la espiritualidad.

Los criterios para considerar a los candidatos iniciales son los siguientes:

- Que hayan comenzado el año en curso con vida.

- Que hayan realizado una contribución “única y espiritual”, a escala global, durante el año anterior.

- Que estén particularmente presentes en el imaginario y en la mente de las personas (lo cual se determina a través de cuántas búsquedas en Google se realizan con su nombre o cuántas veces se visitan sus perfiles en Wikipedia).

Una vez atravesados o completados estos filtros, entonces se conforma el listado final, el cual se materializa en un exuberante collage que refleja la inquieta confusión que enmarca la espiritualidad contemporánea, los cruces ideológicos, prácticos y metafísicos que hoy participan en esa compleja coreografía que nos caracteriza. Basta echar un vistazo para, más allá de imprimir un juicio de valor a la selección, sentirse intrigado y tratar de entender qué es lo que esta lista nos sugiere sobre nuestra sociedad y sobre el momento histórico que nos corresponde:

 

1. Dalai Lama 35. Gary Snyder 68. Marshall Rosenberg
2. Pope Francis 36. Andrew Weil 69. Richard Rohr
3. Eckhart Tolle 37. Neale Donald Walsch 70. Satish Kumar
4. Thich Nhat Hanh 38. Pema Chödrön 71. James van Praagh
5. Desmond Tutu 39. James Lovelock 72. David Steindl-Rast
6. Deepak Chopra 40. Doreen Virtue 73. Gangaji
7. Paulo Coelho 41. Don Miguel Ruiz 74. David Deida
8. Oprah Winfrey 42. Gregg Braden 75. Erich von Däniken
9. Ram Dass 43. Dan Millman 76. Malala Yousafzai
10. Alice Walker 44. Brian Weiss 77. Barbara Marx Hubbard
11. Rhonda Byrne 45. Starhawk 78. Jeff Foster
12. Arianna Huffington 46. Julia Cameron 79. Khwaja Shamsuddin Azeemi
13. Jon Kabat-Zinn 47. Jack Canfield 80. Mother Meera
14. Matthew Fox 48. Richard Saul Wurman 81. Judy Hall
15. Alejandro Jodorowsky 49. Daisaku Ikeda 82. Lynne McTaggart
16. Louise L Hay 50. Robert Thurman 83. Seyyed Hossein Nasr
17. Jaggi Vasudev 51. Richard Bandler 84. Claudio Naranjo
18. Rupert Sheldrake 52. Robert Bly 85. Mark Epstein
19. Dr Wayne W Dyer 53. Bruce Lipton 86. Thomas Keating
20. Byron Katie 54. Stanislav Grof 87. Anita Moorjani
21. Elizabeth Gilbert 55. Mooji 88. Daniel Pinchbeck
22. Karen Armstrong 56. Ajahn Brahm 89. Rob Bell
23. Sri Sri Ravi Shankar 57. Mantak Chia 90. Vladimir Megre
24. Esther Hicks 58. Russell Brand 91. Jonathan Goldman
25. Richard Bach 59. James Redfield 92. Shakti Gawain
26. Ken Wilber 60. Caroline Myss 93. Larry Harvey
27. Marianne Williamson 61. Michael Bernard Beckwith 94. Jamaliya Syed Khaleel Awn Moulana
28. Thomas Moore 62. Steve Taylor 95. Peter Russell
29. Amma 63. Tony Robbins 96. Robin Sharma
30. Graham Hancock 64. Huston Smith 97. Mario Reading
31. Alex Grey 65. Adyashanti 98. Andrew Harvey
32. Iyanla Vanzant 66. Jack Kornfield 99. Eben Alexander
33. Prem Rawat 67. Lee Carroll 100. Sharon Kleinbaum
34. Francis Chan