*

X

Archivos secretos del Vaticano, ¿la caja de Pandora de la Historia?

Por: pijamasurf - 04/04/2016

La secrecía es una manera que ha encontrado el poder para protegerse del alcance de las leyes, con lo que la "verdad histórica" se construye necesariamente con piezas faltantes

El Archivum Secretum Apostolicum Vaticanum fue creado por el papa Pablo V en 1612 para resguardar los documentos personales de los papas en turno. Muchos de estos documentos tienen valor histórico puesto que son evidencia directa del involucramiento de la Iglesia en cuestiones políticas en todo el mundo, desde la correspondencia con líderes mundiales y los tratados teológicos que han integrado la doctrina que profesan millones de seres humanos hasta curiosidades inclasificables para la ciencia y el arte.

Si quieres entrar a los archivos secretos del Vaticano, primero debes acreditarte como un investigador de primer orden con tremendas cartas de recomendación de publicaciones e instituciones educativas, lo cual te dará una credencial con vigencia de 6 meses (si tu investigación dura más, tendrás que volver a tramitarla). No se tramitan credenciales a periodistas, estudiantes ni historiadores amateurs. Este es el primer filtro.

Una vez con tu acreditación en mano, debes cruzar la Porta Sant'Anna y pasar frente a los guardias suizos hasta llegar al Cortile del Belvedere, donde deberás solicitar documentos específicos que, paradójicamente, podrían o no estar en las carpetas que te extiendan los archivistas. Si esto comienza a parecer una pesadilla kafkiana, es porque lo es: un investigador puede solicitar tres archivos cada día, utilizando catálogos escritos hace siglos en ocasiones, a mano, en su mayoría en latín o italiano. 

Si te encuentras con que el documento que necesitabas no está en el archivo solicitado tendrás que retirarte y volver al día siguiente, lo cual pone en aprietos a investigadores que viajan largas distancias. Puedes introducir computadoras, pero no cámaras fotográficas. Los documentos sólo pueden consultarse en el piso de lectura, y naturalmente no es posible hacer copias de nada. Y suerte tratando de encontrar algo: no es posible "curiosear" en el archivo, que por otra parte cubre una superficie de 85km de estanterías en varios niveles, a los cuales no todos tienen acceso.

Con motivo del 400 aniversario de su fundación, en 2012 se inauguró la exposición Lux in Arcana, que ofrecía un vistazo a 100 de los miles de documentos, entre ellos la última carta de María Antonieta antes de ser guillotinada, el proceso completo de Galileo Galilei y la bula papal Inter Caetera de Alejandro VI, que dividía el Nuevo Mundo entre España y Portugal, además de muchos otros.

La secrecía y celo con la que son custodiados estos documentos no debe sorprendernos; al contrario: el Vaticano es solamente el estándar en la industria del acceso a la información, así como un referente importante para entender el cambio de valor de cierto tipo de data. Muchas leyes y tratados de nuestros días son dejados fuera del escrutinio público por períodos de embargo caprichosos, desde 5 hasta 20 años, dependiendo de lo que se trate; la secrecía es una manera que ha encontrado el poder para protegerse del alcance de las leyes, con lo que la "verdad histórica" se construye necesariamente con piezas faltantes. Probablemente los archivos no tengan nada que no se conozca de una u otra forma, pero el hecho de su permanente secrecía es un indicador de cuán importante sigue siendo la Iglesia como cancerbero de la memoria histórica, cuyos últimos 12 siglos se encuentran en los sótanos del Vaticano.

 

(Imágenes vía Crux)

Te podría interesar:
Carta abierta a todos los ciudadanos de Oaxaca que tienen la intención de VOTAR en los próximos comicios electorales

La intención de estas palabras es para reflexionar juntos ante el proceso electoral que inició formalmente este fin de semana y del que recibiremos miles de mensajes por medio de la radio, los espectaculares, la televisión, los volantes y muchas formas más. Justo por eso estoy escribiendo esta carta ahora que inicia esta invasión publicitaria que romperá con nuestra normalidad como ciudadanos.

Hoy que circulaba por las calles de Oaxaca veía los espectaculares de todos los partidos con sus frases y caras “bonitas” de los que aspiran a ser gobernadores, al verlos las primeras palabras que se me venían a la mente eran poder, corrupción, ambición, indiferencia, abuso, dinero; qué contradicción esta, “a lo mejor no es lo que los candidatos ni sus publicistas querían que yo pensara”, ni tampoco lo que encarnaría un verdadero servidor público que debería reflejar servicio, conocimiento, humildad, capacidad, honestidad, transparencia; pero bueno, a lo mejor eso representaría estar soñando en un país como México, que tiene una profunda crisis de su sistema político.

Si tuviera a todos estos candidatos frente a mí quisiera hacerles las siguientes preguntas:


Pepe-Toño-Garfias

Pepe Toño Estefan Garfias (PAN-PRD), que su lema de campaña es “Firme hacia el futuro”: ¿Cuando mencionas futuro te refieres al tuyo o al del estado de Oaxaca? ¿Tienes alguna ideología o simplemente se mueve hacia el partido que te abre las puertas y va de acuerdo con tu ambición? Has tenido la oportunidad de vivir del erario público muchas décadas, ¿consideras que tu aportación a Oaxaca pasará a ser parte de la historia del estado o más bien de tu historia personal?

 

Alejandro-Murat

Alejandro Murat Hinojosa (PRI-PVEM), que su lema de campaña es “Es tiempo de crecer juntos”: ¿Cuando mencionas que es tiempo de crecer juntos es porque gran parte de tu vida has crecido fuera de la realidad que vive el pueblo oaxaqueño? ¿Consideras que tomarte fotos con los diferentes pueblos indígenas del estado te hace conocedor de la cultura? ¿Qué tanto estará metido tu padre, quien tienen una historia aquí en Oaxaca, en tu forma de gobernar?

 

Benjamin-Robles

Benjamín Robles Montoya (PT), que su lema es de campaña es “Ya basta de hambre”: ¿Cuándo has impulsando una iniciativa sustentable que combata el hambre en el estado de Oaxaca y no sólo por medio de programas asistencialistas? ¿Consideras que tienes la suficiente humildad para tratar a las personas sencillas y humildes de Oaxaca sin prepotencia? ¿Por qué se te vincula tanto con Ulises Ruiz, exgobernador de Oaxaca, cuál es tu relación actual con él?

 

Salomon-Jara

Salomón Jara Cruz (MORENA), que su lema de campaña es “Salvemos a Oaxaca”: ¿Realmente consideras que puedes salvar a Oaxaca cuando en el gobierno de Gabino Cué fuiste Secretario de Agricultura y no fuiste capaz de generar cambios profundos ni superficiales en el tema agrícola? ¿Cómo fue el proceso de selección para que te escogieran como candidato de MORENA, realmente AMLO sabe la reputación que tienes en el estado? ¿Consideras que has sido una persona que ha tomado decisiones democráticas a lo largo de su carrera política?

Estoy consciente de que sería muy complicado tenerlos frente a mí para hacerles estas preguntas, pero si existiera una remota posibilidad sinceramente no confiaría en sus respuestas, más bien confiaría en los cientos y probablemente miles de opiniones que las personas de Oaxaca tienen de cada uno de ellos.

Con esto no quiero que se desmotiven para VOTAR, más bien quiero generar esta reflexión ya que cada uno de ellos durante el tiempo de campaña buscarán convencerlos, pero la realidad es que no pueden borrar lo que ha sido su historia. Por tal razón quisiera que reflexionáramos en la decisión de cambiar las cosas desde nuestras acciones cotidianas. Si pensamos que cualquiera de los cuatro lo va a hacer, temo decirles que están equivocados, su perfil no da el ancho y el sistema político al que pertenecen necesitaría arrancar cosas de raíz, así que los invito a VOTAR diariamente por lo siguiente:

VOTAR por el respeto a la diferencia en un estado multicultural como Oaxaca.

VOTAR por nuestra capacidad para generar cambios desde la sociedad y ser congruentes con nuestro pensar como ciudadanos.

VOTAR para exigir que nuestras autoridades sean verdaderos servidores públicos y unirnos como sociedad para señalar los actos de corrupción.

VOTAR para fortalecer nuestra soberanía alimentaria produciendo y comprando productos locales que sean benéficos para nuestra salud y para impulsar la economía local.

VOTAR por la educación de nuestros hijos que les permitan enfrentar este mundo que cada vez representa nuevos retos, y no sólo por medio de la educación en la escuela sino en nuestras casas.

VOTAR por una mejor calidad de vida, que va más allá de la riqueza.

VOTAR para defender nuestros recursos naturales.

VOTAR por la cultura de Oaxaca que en muchos casos ha sido secuestrada por las promociones turísticas y gubernamentales, pero que se mantiene viva en la cotidianidad del tequio y la gueza.

VOTAR por las acciones ciudadanas que se realicen en otros estados de la República y que fortalezcan a México como país.

En fin… muchas veces he escuchado decir a las personas que las “acciones cotidianas ciudadanas” no tienen impacto en un país, creo que es un gran error y muchos políticos quieren que pensemos de esa forma, créanme que las “acciones cotidianas ciudadanas” SÍ tienen un impacto profundo, justo porque son cotidianas, no sólo tienen que ver con la fecha de la votación sino con las acciones diarias que se repiten y se repiten hasta que se crean hábitos que impactan primero en nuestra familia, luego en nuestra colonia, después en nuestro municipio, pasando por nuestro estado, fortaleciendo nuestro país y construyendo un mundo más justo.

Si el día de hoy me preguntaran por quién voy a VOTAR en OAXACA, mi respuesta es que no voy a esperar a la elección, que más bien decidí VOTAR por mis acciones cotidianas para dejar un mejor futuro a mis hijos y a los hijos del mundo!!!!

POR EL CARIÑO A ESTE GRAN ESTADO QUE ES OAXACA

 

* Imagen principal: Semanario La región