*

X

100 años de Alan Watts: la lucidez del pop zen

Arte

Por: pijamasurf - 01/08/2015

Un poco del satori de Alan Watts a 100 años de su nacimiento

 

alanwatts4

El pasado 6 de enero, el Día de los Reyes Magos, se cumplieron 100 años del nacimiento de Alan Watts (1915-1973), el filósofo y teólogo británico que popularizó en Occidente antiguas ideas espirituales encontradas en las tradiciones del budismo zen o del taoísmo. Aunque a veces clasificado dentro de la literatura de autosuperación y new age (y es que el acto de forzosamente tener que encasillar crea estos predicamentos), Watts escribió sobre temas diversos --incluyendo la tecnología, los psicodélicos y por supuesto todo tipo de religiones-- y siempre con una enorme lucidez --quizás su capacidad de hacer las cosas sencillas y quitarles su aparatosidad es lo que hace que algunas personas piensen que la filosofía pop de Watts no tiene el nivel de otros filósofos más abstrusos. De cualquier manera, Watts legó una serie de libros, platicas, conferencias y conversaciones que siguen contribuyendo a enriquecer el alma del mundo --podemos ver en Watts a una especie de Carl Sagan de la filosofía y de la religión, una persona que nos enseñó a disfrutar del conocimiento y maravillarnos del misterio de la existencia. Sus palabras tienen ese efecto de "galvanizar mentes", altamente contagioso, pero sin exigirnos una fe o un dogma.

Compartimos aquí algunas citas (satori en bits) y algunos links a manera de introducción al pensamiento de Watts:

La mayor parte de la actividad humana está diseñada para hacer permanente aquellas experiencias y alegrías que sólo son deseables porque son cambiantes.

El zen no intenta confundir la espiritualidad con pensar sobre Dios mientras se pelan las patatas. La espiritualidad zen es sólo pelar las patatas.

Si te das cuenta que el "Yo", en el sentido de la persona, el frente, el ego, realmente no existe. Entonces... no se te subirá a la cabeza demasiado cuando te despiertes y descubras que eres Dios.

Una persona que piensa todo el tiempo no tiene otra cosa en qué pensar más que pensamientos. Por eso pierde la noción de la realidad, vive en un mundo ilusorio.

Eres una función de lo que el universo está haciendo.

Tratar de definirte  a ti mismo es como tratar de morder tus propios dientes.

Para descubrir a Dios es necesario dejar de pensar completamente.

Dios también gusta de jugar a las escondidillas, pero como no hay nada fuera de Dios, no tiene nadie con quien jugar más que él mismo. Pero supera esta dificultad fingiendo que no es él mismo. Esta es una forma de esconderse de sí mismo. Finge que es tú y yo y todas las personas del mundo, todos los animales, todas las plantas, todas las piedras y todas las estrellas. De esta forma vive extrañas y maravillosas aventuras, algunas de las cuales son terribles y atemorizantes. Pero estas son sólo como pesadillas, porque cuando se despierta desaparecen.

La sabiduría zen de Alan Watts ilustrada por los creadores de South Park

El juego de escondidillas cósmico 

Alan Watts predice en 1966 el internet, la supervigilancia y el transhumanismo

Si el dinero no fuera importante, ¿buscarías lo que realmente deseas?

Te podría interesar:

La épica intención del compositor Robert Ashley de captar el paisaje sonoro del avant-garde estadounidense post-John Cage, post-silencio como el espacio fundamental de la música es hoy un extraño documento que, aunque resulta casi imposible de ver en su totalidad, mueve hacia la reflexión y hacia la contemplación más profunda.

Music with Roots in the Aether es una "obra de teatro musical para la TV" que consiste en videoretratos de los compositores David Behrman, Philip Glass, Alvin Lucier, Gordon Mumma, Pauline Oliveros, Terry Riley  y Robert Ashley, la constelación más notable de la música culta estadounidense de vanguardia según la selección del mismo Ashley. En total son 14 horas de entrevistas intercaladas con performances en vivo de algunas de sus piezas más representativas (la mayoría, de alto grado experimental). 

La misma imagen que evoca el título tiene una herencia de John Cage --es altamente sugestiva: no necesariamente música celeste anclada en las esferas astrales; más bien música enraizada en el espacio y en el vacío, música abstracta, música cuya fuente es el silencio y la ubicuidad del flogisto, música que cuelga de los diáfanos peldaños de akasha. 

Algunos de los momentos son parte de una especie de relajada eternidad surrealista, como Terry Riley en su rancho Moonshine cándidamente hablando de su cabra y compartiendo un poco de yogurt. 

Puedes ver las 14 horas de este invaluable material en el formidable UbuWeb, el wunderkammer del avant-garde.

mwrite01