*

X
En promedio, alguien puede pasar miles de horas esperando en una fila, tiempo suficiente para odiar esta manera de la organización multitudinaria

 

 

 Line004

Probablemente sea un lugar común decir que es desesperante hacer fila para todo: en el banco, en el supermercado, incluso para entrar a un baño. Hoy en día, hacer fila es algo que se acepta de forma tan natural que juzgamos a aquel impaciente o malhumorado como un potencial detonador de histeria colectiva.

Esperar en una fila puede volverse un suplicio dependiendo del objetivo que se espera cumplir, más que por el tiempo de espera. Estar parado en una fila más de 5 minutos podría representar una especie de tiempo perdido; por eso, algunos negocios han echado a andar diferentes tácticas para distraer a sus clientes, evitar impacientarlos y fomentar el consumo.

Así, sin importar nuestras experiencias personales de esperar mientras hacemos una fila, podemos concluir que hay dos cosas: la primera es que no importa cuánto tiempo lleves esperando, siempre te va a molestar si alguien decide saltarse la fila; la segunda es que no es lo mismo estar formado por unos boletos de concierto para tu banda favorita que hacer una fila para pagar un servicio.

Aunque por otro lado hacer fila, esperar, es en la mayoría de los casos un ejercicio de civilidad, también es un buen momento para estar a solas ordenando tus pensamientos, una oportunidad para cantar en tu cabeza tu canción favorita o simplemente desarrollar el tan afamado don de la paciencia.

Te podría interesar:

Artista de la modificación corporal romperá récord de más piercings

Sociedad

Por: pijamasurf - 12/07/2014

10 mil perforaciones quirúrgicas en una sesión de 9 horas bastarán a Russ Foxx (el artista) y a Matthew Mendzyk (el cuerpo) para pulverizar el récord Guinness
[caption id="attachment_88041" align="aligncenter" width="618"]russ-foxx-andrew-gerard-photography-e1418426403708 El artista Russ Foxx tiene un parecido con Philip K. Dick notable, como si Dick hubiera podido vivir en el género que creó: el cyberpunk. FOTO: Andrew Gerard.[/caption]

Sin ninguna consideración por el dolor físico, un artista de modificación corporal de Vancouver intentará romper el récord Guinness de más perforaciones con una aguja en una sola sesión. Russ Foxx planea insertar 10 mil piercings quirúrgicos con una aguja este domingo a su amigo Matthew Mendzyk, mejor conocido como Can Can.

La sesión de piercing durará alrededor de 9 horas, con un promedio de una perforación cada 3 segundos. Para poder realizar esta hazaña, la estrategia de Foxx irá en el sentido de colocar las agujas lo más cerca posible, empezando por las partes del cuerpo "en las que se siente menos dolor".

El sujeto que recibirá los 10 mil piercings no está muy preocupado por el dolor. Mendzyk tiene todo el cuerpo tatuado, incluido el blanco de los ojos y cuenta con un "cuello partido", una forma de escarificación popular en la modificación corporal. Mendzyk no tomará ningún tipo de analgésicos durante la sesión, por lo que quizás para que el récord se logré no sólo dependerá de la habilidad del artista, sino también de no desmayarse después de 9 horas de piquetes. Como aquellos legendarios faquires, Mendzyk mostrará que el dolor físico puede trascenderse como si fuera una creación de la mente.

La sesión que tiene también la dimensión de un performance aprovechará la atención generada para recabar víveres, especialmente artículos de higiene, en apoyo a los jóvenes de comunidades urbanas.