*

X

Astrónomos encuentran evidencia de planetas desconocidos en el Sistema Solar

Por: pijamasurf - 11/22/2014

La posibilidad de dos planetas desconocidos orbitando nuestro sistema solar está latente, y científicos investigan su mecanismo

800px-EightTNOs

El Sistema Solar exterior, es decir, las órbitas más lejanas al Sol, pueden estar llenas de cosas interesantes e invisibles para nosotros. De hecho hace no mucho tiempo descubrieron objetos orbitando a distancias del Sol imposibles de imaginar, y ello ha llevado a estudios cuidadosos al respecto.

La búsqueda del Planeta X más allá de Neptuno, ha estado ahí por siglos. Recientemente dos planetas enanos, Senda y 2102 VP113 han sido identificados con órbitas que se extienden a distancias cientos de veces más lejanas del Sol que la nuestra. Pero por más distantes que estén, están demasiado cerca para ser parte de la colección de cometas que orbitan a distancias más allá de 5000 AU.  

La teoría de estos planetas aún es problemática, porque no se sabe cómo es que estos objetos llegaron a orbitar a tales distancias o como llegaron dos planetas allí, pero los científicos consideran que puede haber un planeta grande que es el que influencia sus órbitas (en lugar del Sol). Por lo tanto, la cuestión sólo puede ser resuelta en el momento en que encuentren al gran planeta vagando en el espacio, y en ello están. Senda y 2102 VP113 podrían estar acompañándonos en nuestro eterno viaje circular por el Sistema Solar.

Te podría interesar:

Visualizando la música de las esferas con luz (VIDEO)

Por: pijamasurf - 11/22/2014

La idea pitagórica que heredó Platón de un universo rítmico en el que todo tiene una vibración y está agrupado conforme a una armonía cósmica ha influido enormemente en el arte, la música y las matemáticas. En el caso de la música el concepto de la "música de las esferas", el sistema de cuerpos celestes cada uno con una octava, una quinta, una cuarta y un tono influyó también en Copérnico y Kepler, quienes creyeron encontrar en la física reflejos de este orden perfecto. El tiempo mismo era visto como una emanación de la geometría cósmica (una imagen proyectada de la eternidad).

Pitágoras había dicho: "Hay geometría en el zumbido de las cuerdas, hay música en el espaciado de las esferas". Esta poderosa idea que es también una imagen (idea e imagen son en el origen lo mismo: aquello que vemos es también aquello que nos hace ver), es ejecutada en la obra de instalación platónica Timée, de Guillaume Marmin, con la música de Philippe Gordiani, para el Centro de Investigación Astrofísica de Lyon.

En la oscuridad el espectador se enfrenta "a las revolución de las órbitas celestes", a la luz como cuerdas sutiles de una secreta armonía. El sonido y la luz, las estrellas como máquinas musicales, son intercambiables, vibración pura que se hace visible, geometría que se escucha.