*

X

Artistas palestinos crean y bailan en las ruinas (FOTOS y VIDEO)

Por: pijamasurf - 11/08/2014

Las ruinas, materia en tránsito, se vuelven un laboratorio de resistencia para los artistas y atletas palestinos
raed_issa_house_10

Raed Issa (via Electronic Intifada)

 

El arte es la actividad omnívora por excelencia: para persistir, la belleza buscará alguna forma de prevalecer, incluso en las cenizas: y es que desde el recrudecimiento de las acciones militares contra Gaza desde el año pasado, miles de palestinos se ven forzados a representarse una cotidianidad que no conocen, y ante la imposibilidad, algunas muestras artísticas logran articular una vida plantada en el horror.

Grupos de jóvenes hacen parkour entre las ruinas de su ciudad:

El parkour es un deporte urbano que promueve una ideología de "pasar a través de los obstáculos", de la vida o de la destrucción. A través de acrobacia artística y gimnasia casi ninja, el parkour comienza a ser visto como símbolo de resiliencia, resistencia y fuerza.

Raed Issa, artista plástico, también contribuye a esta narrativa de reconstrucción y renacimiento con una exposición de ruinas. La muestra tuvo lugar en su casa, la cual quedó destruida durante la última ofensiva, al igual que muchas de sus pinturas.

raed_issa_house_5

 

raed_issa_house_2

Te podría interesar:

Estás consciente sólo 5% del día: hoy es buen momento para reprogramar tu mente (VIDEO)

Por: pijamasurf - 11/08/2014

Somos el resultado de nuestros primeros 7 años de educación, pero no tenemos que pasar el resto de nuestra vida siendo rehenes de ideas ajenas

El doctor Bruce H. Lipton es un importante divulgador de la experiencia consciente. Puede parecer una obviedad, excepto cuando tomamos en cuenta el hecho de que pasamos sólo 5% de nuestro día a día en la mente consciente; el otro 95% lo pasamos en "la programación", en el contenido automatizado de la mente, o por decirlo así, en piloto automático.

En su intervención de UPLIFT 2014 (cuyo extracto puede verse en inglés en el video anterior), Lipton se encarga de decirnos de manera convincente que la principal función de nuestra mente es hacer que nuestras creencias y preconceptos se transformen en "realidad" coherente.

Si pensamos que la realidad es un constructo complejo del que participamos solamente 5% del tiempo es más fácil comprender por qué la educación, la ideología y los valores familiares y sociales juegan un papel tan preponderante en nuestra vida; en realidad pasamos la mayor parte de nuestra vida ejecutando un "software espiritual" que no nos pertenece o que no hemos hecho nuestro, que no hemos cuestionado.

Esta introducción es una buena oportunidad para pensar cuántos aspectos de nuestras vidas en realidad pasan a través de nosotros sin que nos demos cuenta: nuestros gustos, nuestras aversiones, nuestras "ideas", nuestras ocurrencias, en fin, nuestra experiencia subjetiva de vida, en realidad es parte del programa educativo y sociocultural en el que fuimos formados. Pero si pensamos por un momento que nuestra mente tiene la capacidad de aprender y reprogramarse, podemos comenzar a borrar de nuestro sistema operativo todo aquello que no nos pertenece, que no nos beneficia, y que no ayuda a la evolución individual y colectiva de la que somos parte.