*

X

Los peligros del escepticismo "profesional" y sus dogmas

Por: pijamasurf - 10/24/2014

No toda creencia irracional es estúpida, ni todo escepticismo es garantía de ciencia "bien hecha". Einstein mismo lo dijo: "La imaginación es más importante que el conocimiento"
inner life of a skeptic, de Joana Coccarelli

Inner life of a skeptic, de Joana Coccarelli

La postura escéptica hunde sus raíces en los orígenes de la filosofía griega: frente a la facilidad de dar por sentado lo que nuestros sentidos y nuestras construcciones sociales asumen como real, la postura escéptica se enfrenta a la credulidad de la masa, a la necesidad de pertenencia, y ha encarnado en los más grandes pensadores como un impulso genuino en la búsqueda de la verdad.

Sin embargo, el escepticismo puede tomar también la forma de un dogma si, en lugar de una actitud frente a la realidad, se vuelve una posición política. A pesar de sus importantes contribuciones para desenmascarar charlatanes, es peligrosa la postura de famosos investigadores y periodistas que, como Michael Shermer, navegan con bandera de "escépticos profesionales".

La duda "profesional" es fundamental en cualquier campo de la ciencia. Pero su "marketización" no hace sino cubrir un nicho de mercado. A todos nos gusta sentir que pisamos terreno firme, pero existen ámbitos de la vida en los que simplemente tenemos que creer; aunque el paradigma neuronal de nuestros días afirme que los sentimientos, emociones y sensaciones que experimentamos pueden ser explicados como reacciones químicas de nuestro cerebro (el cuerpo-máquina), es innegable que procesos tan básicos como el humor o la atracción, como la empatía o el amor, requieren un cese de la vigilancia fría de cierto escepticismo.

Es decir: el escéptico es también el portador de una verdad de tipo materialista frente a lo que asume como una amenaza, a saber, la posibilidad de creer.

El papel del escéptico es fundamental, sin duda: el que ha alojado en sí el escepticismo está en lucha militante contra la superstición, la credulidad y la pereza mental; pero existen escepticismos no militantes que asumen una postura tal vez más humilde: la de defender y apoyar la ciencia, no el fundamentalismo científico (es el caso de la estimulante página  Skeptical about Skeptics, que recuerda un poco aquello de "¿Quién vigila a los vigilantes?").

No toda creencia irracional es estúpida, ni todo escepticismo es garantía de ciencia "bien hecha". El físico de partículas que busca rastros de fulerenos incansablemente se ve forzado a creer que las evidencias de sus instrumentos son ciertas. Einstein mismo lo dijo: "La imaginación es más importante que el conocimiento".

Y es que, en cierto sentido, el científico necesita prever el resultado de su investigación para guiar su actuar. Todo pensador utópico sabe esto. Es necesario formarse imágenes, construirlas con rigor --y pasión-- para transformar la realidad. De otro modo, el escepticismo se vuelve un instrumento de evaluación efectivo pero inerte, que nos ayuda a develar la falsedad detrás de la credulidad y el fanatismo pero que no sabe construir ni crear.

Te podría interesar:

Las ruinas de las ciudades nucleares secretas de la URSS (FOTOS)

Por: pijamasurf - 10/24/2014

Durante años estas ciudades permanecieron ocultas al mundo, hasta que el fotógrafo Nadav Kander las rescató del olvido

Hace unos 4 años, Nadav Kander decidió emprender un viaje hacia las estepas de Kazajstán en busca de las “ciudades cerradas”, una red de ciudades que se encontraban en un área de pruebas nucleares soviéticas y que permanecieron inexistentes para los extranjeros hasta la llegada de Google Earth.  

La primera parada fue el pueblo de Kurchátov (llamado así en honor al físico que desarrolló la primera bomba nuclear soviética), donde encontró un guardia en la puerta. Después de lograr convencer al guardia, se dirigió a la única posada del lugar y se preparó para empezar a tomar fotografías.

Las ruinas fotografiadas nos atraen inmediatamente, hay algo oculto en ellas que sabemos que nunca podremos descifrar. Hay algo hermoso en ellas, aunque no es fácil decir qué.

Actualmente las fotos se exhiben en la Flowers Gallery de Londres, para posteriormente ser editadas en un libro que saldrá en noviembre.

El Semipalatinsk fue el lugar favorito de los soviéticos para realizar pruebas nucleares; más de 450 se llevaron a cabo entre 1949 y 1989, todas cerca de zonas habitadas. Poco fue investigado sobre el impacto de las pruebas en la gente o el ambiente hasta que el sitio fue cerrado en 1991, cuando un grupo de científicos trabajó para asegurar los restos de plutonio en el área.

Las imágenes de Kander parecen estar suspendidas en un espacio atemporal, imposible de ubicar con certeza en un mapa, el “área donde el zar expulsó a Dostoievski”. Esa desoladora falta de personas en las fotos parece paradójicamente hablarnos de lo que ha sido la humanidad. Nos habla de la decadencia, de la muerte, y de aquello que la sobrevive.