*

X

Los dioses borrosos de Google Street View

Arte

Por: pijamasurf - 10/13/2014

Google trata a todo rostro igual: como datos; dios o humano son lo mismo para el algoritmo

slide3-inline-i-1-the-anonymous-gods-of-google-street-view

Google, en su ya borrosa política de privacidad, hace que las imágenes que toma el carrito de Street View tengan un blur de los rostros de las personas que capta en su peregrinación mapeando las calles del mundo. Ya sea por la "imagen hecha en semejanza" o por la falta de habilidad tecnológica para distinguir, Google.

Hay cierto proceso democrático en el algoritmo: ya seas una celebridad en un espectacular, un rey, un simple trabajador pedestre o una estatua de un dios, aparecerás con el rostro borroso, en el anonimato.

Para la artista Marion Balac, del proyecto Anonymous Gods, esto es sintomático de la incipiente comunicación entre humanos y robots, donde ambos tienen problemas para reconocerse y diferenciarse. 

Google ha logrado identificar rostros-no-humanos emblemáticos, como el Monte Rushmore, pero la mayoría de las estatuas de dioses asiáticos siguen con la cara borrosa, porque su algoritmo trata a todo rostro como datos, lo cual por el momento significa que el gigante tecnológico puede ser engañado.

slide-s-2-the-anonymous-gods-of-google-street-view

 

Te podría interesar:

La belleza de la destrucción: fotos parcialmente devoradas por bacterias

Arte

Por: pijamasurf - 10/13/2014

El fotógrafo Seung-Hwan Oh ha estado preparando esta serie de fotografías por años, ya que esperó a que las bacterias se comieran los rostros de los retratos poco a poco

3037467-slide-s-3-mold-art-photos

Al igual que la exquisita y fantasmal naturaleza de los daguerrotipos, estas impresiones lentamente van a desaparecer. La última serie del fotógrafo Seung-Hwan Oh ha estado preparándose por años, pues las encargados de darles el toque decadente y efímero son las bacterias.

Impermanencia, como apropiadamente tituló a la serie, presenta fotografías que han sido remojadas en agua con bacterias que gradualmente rompen los haluros de plata (el elemento clave que captura la luz en las fotografías), hasta que el resultado es una estética combinación de creación y destrucción.

Todas las fotos desaparecerán por completo con el tiempo. Pero Oh digitalizó sus selecciones, que evocan remolinos efímeros o fantasmas tecnicolor, antes de que fueran consumidas por completo.

3037467-slide-s-6-mold-art-photos

 

3037467-slide-s-5-mold-art-photos

 

3037467-slide-s-4-mold-art-photos

 

3037467-slide-s-8-mold-art-photos

 

3037467-slide-s-7-mold-art-photos

 

3037467-slide-s-10-mold-art-photos

 

3037467-slide-s-9-mold-art-photos