*

X

Esta imagen prueba la existencia de vida extraterrestre, según científico

Por: pijamasurf - 10/07/2014

Profesor de microbiología difunde imagen de "partícula dragón", la cual recolectó en la estratósfera y que, según sostiene, comprueba la existencia de vida extraplanetaria

dragon-particle

 

El profesor de microbiología de la Universidad de Sheffield, Milton Wainwright, sostiene que ha encontrado evidencia de vida extraterrestre. Wainwright recolectó partículas en el espacio con una serie de globos que lanzó a la estratósfera y ahora ha dado a conocer esta imagen en la que se puede ver lo que se ha llamado "la partícula dragón", supuestamente material biológico diatómico, compuesto de oxígeno y carbón, el cual sería un fundamento de la vida como la conocemos.

El trabajo de Wainwright es bastante polémico y buena parte del mainstream científico lo descarta; sin embargo, el caso que postula es digno de analizarse.

"El análisis científico de la estructura muestra que está hecha de carbono y oxígeno y no hay manera de que fuese una pieza cósmica o volcánica de otro tipo", señaló Wainwright al sitio británico Express: "Estos hallazgos podrían alterar para siempre nuestra percepción de la vida y la evolución en la Tierra. Será necesario reescribir nuestros libros de biología". Wainwright confía en que esta partícula no fue llevada a la estratósfera desde la Tierra, como algunos científicos creen que ocurrió en el reciente caso del material biológico encontrado por un astronauta ruso en la Estación Espacial Internacional.

En el sitio de la Universidad de Sheffield se señala que el trabajo de Wainwright está orientado a comprobar la neopanspermia, la teoría que sugiere que microbios están llegando a la Tierra constantemente.

La teoría de la panspermia, que señala que la vida se originó en el espacio y llegó a la tierra a través de bacterias resistentes a la condiciones del espacio, fue primero avanzada por Francis Crick, el codescubridor de la doble hélice del ADN. Sin embargo, hasta la fecha no se cuenta con pruebas materiales de que esto haya ocurrido o está ocurriendo aún; solamente es una fuerte hipótesis.

Al igual que Wainwright, el científico indio Chandra Wickramasinghe cree que continuamente hay una lluvia diatómica de microorganismos vivos, incluyendo algunas especies de algas o protoalgas, las cuales ha identificado durante lo que llamó la "lluvia roja". Wickramasinghe agrega que buena parte de nuestro ADN, el cual es bacterial y viral, proviene de estos organismos espaciales.

Por el momento lo único que queda claro es que la hipótesis de que la vida llegó a nuestro planeta viajando en el espacio es la más sólida que tenemos; sin embargo, de eso a creer que hemos probado la existencia de vida extraterrestre hay un importante trecho en el que deben participar numerosos científicos revisando la evidencia y el método de obtención de la misma.

 

Te podría interesar:

¿Seguirías usando tu smartphone aunque supieras que podría provocarte un tumor cerebral?

Por: pijamasurf - 10/07/2014

¿Dejarías de pasar tanto tiempo cerca de tu teléfono si supieras que Richard Branson (CEO del monstruo de las telecomunicaciones, Virgin) aconseja mantenerse lo más lejos posible del aparato "para que no te fría el cerebro"?

 

Vivimos en la era de los teléfonos inteligentes: el mundo de millones de personas, de diferentes estratos sociales y culturas locales, no puede comprenderse en términos de socialización sin prestar atención a la forma en la que se comunican. Pero las amenazas a la privacidad no son el único peligro del uso que hacemos hoy en día de la tecnología.

Por ejemplo, ¿qué pasaría si la leyenda urbana fuera cierta después de todo? ¿Si los teléfonos celulares fueran, en realidad, bombas de tiempo inteligentes cuyas consecuencias para la salud apenas comenzamos a apreciar, luego de que ha transcurrido una generación desde que su uso se volvió masivo (aproximadamente en 1985)?

Mobilize: A Film on Cell-Phone Radiation se presenta como un perturbador estudio no sólo de las consecuencias para la salud que tienen los teléfonos celulares (a través de entrevistas a sobrevivientes de tumor cerebral, así como a un nutrido cuerpo médico), sino del interés de las industrias de telecomunicaciones en no promover los estudios que atacan sus prácticas corporativas.

Al igual que ocurrió con el tabaco, la industria de las telecomunicaciones en Estados Unidos invierte millones de dólares en cabilderos y aportando dinero a campañas políticas con el fin de que los "supuestos" daños a la salud permanezcan entre comillas y el público ignorante.

El documental aún no se estrena, pero desde ahora podemos hacernos algunas preguntas. Documentales como este (donde se enfatizan los siniestros peligros de cosas que para muchos parecen cotidianas, como la carne, la leche, el vegetarianismo, los videojuegos, la explotación laboral, la desigualdad racial, de género, etc.) no sirven, por desgracia, para cambiar el estado de cosas. Sirven, si acaso, para informarnos y hacernos un poco más conscientes cada día de nuestra participación (colusión, complicidad) en dichas problemáticas.

Probablemente pocos de nosotros dejaremos de usar el teléfono celular a pesar de que se probara, más allá de toda incertidumbre, que su uso es dañino. El tabaco, el alcohol, la cocaína, la televisión, todas son formas de autodestrucción socialmente tolerada. Es en el usuario --no sobre el producto-- sobre quien recae la responsabilidad de sus acciones --primeramente, la de estar informado.