*

X
Jodorowsky te dice cómo aliviar la ansiedad y trascender el miedo con su mezcla de shock y psicomagia: el método probado para dejar que tu inconsciente se autorregule

angustia

Cuando uno examina a Jodorowsky surgen sentimientos encontrados, dispares. Por una parte su valentía es innegable: como artista de su inconsciente, como médium e histrión, ha superado su miedo cientos de veces, lo ha pulverizado en innumerable excremento de oro. Esto es admirable; Jodorowsky produce sin miedo de que su obra tenga exabruptos diarréicos, de tener lances desafortunados: la vergüenza es una pequeñez, es tener el espíritu chico. Esto hace que Jodorowsky oscile en ocasiones entre el esperpento estético, la cursilería del corazón como axis creativo, y por supuesto el cielo fragoroso de actuar instintivamente como veleta del dios que es siempre posible (el viento de Horus y la posesión fluorescente de Dionisio). A fin de cuentas, me parece, lo importante en Jodorowsky es la explosividad, son los momentos en los que se ha desatado y ha sanado traumas personales y colectivos --no tanto una obra congelada ante la mirada de los críticos pudorosos con su lupas afectadas. Y, más allá de altas y bajas y de su etapa final como maestro de autosuperación dando tips en Twitter --quien fuera punta de lanza de la vanguardia y la subversión--, Jodorowsky ha legado un método efectivo combinando la magia con el psicoanálisis y la pirueta circense.

Uno de los miedos que atormentan a los artistas que se creen artistas en el sentido clásico --enfrentados a una tradición elitista-- es el ser considerados accesibles y vulgares. Muchos artistas no se rebajan a un lenguaje que pueda ser utilizado por el pueblo para transformar sus vidas --y ciertamente hay lugares para todos, tampoco me parece indispensable que el arte busque ser entendido por todos. Pero en Jodorowsky --ya sea por el ego de la fama, la über-ubre de la cual se alimenta, o en su reverso por la disolución del ego de la individuación-- hay una falta de pena que le permite codearse con los redactores de horóscopos o las columnistas de notas rosas, y hacer llegar su filosofía a las masas modernas. Tuiteando vorazmente, contestando mensajes del corazón, inspirando con energía irrepresa, Jodorowsky es un gurú new age al cual no debemos avergonzarnos de escuchar, ni de poner en práctica sus consejos. Dentro de la espiritualidad de bolsillo y de las melosas frases, hay algo todavía del susurro pánico demencial del bosque mágico que nos llama. 

En su sitio Plano sin fin, Jodorowsky ha compilado una lista de consejos para liquidar la ansiedad y el medio, reunidos a partir de su consulta itinerante en el diván de Twitter. "La mejor manera de alcanzar la conciencia suprema es perder el miedo a la vida. Perder el miedo a que nos falte. Salirse del terror económico. Perder el miedo a la locura. Etc. ¿Cómo se pierde el miedo? Diciéndote 'Siempre que tengo que elegir entre hacer y no hacer, debo elegir hacer, aunque me equivoque'. Si no hago me frustro. Si hago y me equivoco, por lo menos me queda la experiencia". Vemos aquí un profundo entrenamiento del inconsciente, ese ser mucho más grande que somos, que en nosotros mantiene toda la historia del hombre y el cosmos y quizás la chispa divina de la creación. Es decir (: es hacer), hay un aspecto prístino en el que la volición (el decir) es equivalente a la realización o materialización (el hacer); la frustración nos desempodera de esa frecuencia volitiva automágica de: decir-hacer. Hay que reentrenar a nuestro organismo a encumbrarse sobre la realidad y ejecutar sus ocurrencias con la espontaneidad plenipotente del río que rompe la presa. A fin de cuentas es sólo una cuestión de hábito; estamos habituados a que lo que decimos y pensamos no sucede, porque no lo actuamos. Es necesario shockear a nuestra máquina para volver a arrancarla.

A continuación, las respuestas de Jodorowsky:

 

-Siento mucha ansiedad y angustia de repente, ¿algún acto que no necesite de clonazepam?

-Compra pintura y telas. Cada vez que te angusties ponte a pintar un retrato de tu verdadera personalidad (es su respuesta).

*

-Tengo ataques de ansiedad y pánico. ¿Algún consejo para sacar de mi cabeza la sensacion de muerte inminente?

-Los ataques de ansiedad y pánicos son miedos fetales de ser abortado. Haz un ritual de nacimiento.

*

-Un acto de psicomagia para calmar mi ansiedad y dejar de andar comiendo golosinas …por favor!

-Pon todas las golosinas dentro de un cráneo humano.

*

-Dime qué hago con mi ansiedad por favor!!! como dato te digo que mi abuela sufría lo mismo… ya no puedo mas, ayúdame pliss.

-Borracha, ve a acostarte sobre la tumba de tu abuela y dando carcajadas, mastúrbate ahí.

*

Mi novia me axfisia con su ansiedad. La quiero pero no puedo más. Sus inseguridades me estrangulan

-Introduce tu miembro en su vagina y no lo saques durante 48 horas. Así encajados coman, duerman y piensen. Le darás la seguridad.

*

Sigue leyendo en Plano sin fin.

Twitter del autor: @alepholo

 

 

Te podría interesar:

El vehemente proceso de creación literaria de Bukowski en una estupenda animación (VIDEO)

Arte

Por: pijamasurf - 08/06/2014

Charles Bukowski es una especie de héroe bohemio, admirado por su estilo "no-bullshit", sin concesiones, sin mediastintas y por su capacidad de navegar lo sórdido con enorme fuerza medular. A la gente le encanta hasta la dura fonética de su nombre ("Bukowski"), su apariencia desaliñada, su bestialidad y por supuesto, los temas en los que se revuelve su escritura. Uno de esos temas es la misma escritura. Bukowski es, entre los muchos escritores que escriben sobre escribir, uno de los que más ha romantizado este arte, llenándolo de un aura de película independiente (una B-movie) que glorifica su visión personal y su desparpajo alejado de lo que los demás piensan (avatar poético del "Canto a mí mismo").

"Sólo me interesa la siguiente línea, lo que voy a escribir en el siguiente momento, lo que pasó pasó, no quiero merodear en ello. Si no puedes escribir la siguiente línea, estás muerto", dice Bukowski en la animación realizada por Drew Christie a partir de una conversación casual que tuvieron el escritor, su esposa y su productor en 1993 para Run With the Hunted.