*

X

Los retratos de escritores de Gisèle Freund, un album precioso

Arte

Por: pijamasurf - 08/19/2014

La fotógrafa Gisèle Freund retrató a las figuras intectuales más importantes de mitades del siglo XX y logró capturar su esencia como ningún otro retratista lo hizo. Es en gran medida gracias a ella que conocemos sus rostros y, a través de ellos, algo de su carácter

“Nacida en Berlín en 1908, Gisèle Freund fue una de las fotógrafas más prominentes de Europa y un pilar entre intelectuales feministas franceses después de haber huido de la Alemania nazi para residir en París en la década de los treinta y estudiar un doctorado en la Sorbona”, escribe la Dra. Marita Ruiter para el sitio de la galería Clairefontaine, que contiene la colección de sus retratos de escritores y artistas.

Freund viajó por el mundo tomando fotos para las revistas Life y Time, pero es mejor conocida por ser una de las mejores retratistas de la historia. Pudo capturar el carácter y quizá la esencia de las personas que retrató, que además eran varios de los escritores y artistas más prominentes que ha tenido el mundo. Tomó los primeros retratos a color de Simone de Beauvoir, Paul Valéry, Colette, André Breton, Virginia Woolf y muchísimos más y, en gran parte gracias a ella, podemos imaginar su mirada y sus rostros. Estos son algunos de ellos.

Hermann Hesse, 1950

Hermann Hesse, 1950

 

Andre Breton, 1939

André Breton, 1939

 

Marquerite Duras, 1935

Marquerite Duras, 1935

 

Paul Celan, 1970

Paul Celan, 1970

 

Jean Cocteau, 1939

Jean Cocteau, 1939

 

George Bernard  Shaw, 1939

George Bernard Shaw, 1939

 

TS Eliot, 1939

T. S. Eliot, 1939

 

Victoria Ocampo, 1939

Victoria Ocampo, 1939

 

Stefan Zweig, 1939

Stefan Zweig, 1939

 

Walter Benjamin, 1938

Walter Benjamin, 1938

 

Paul Valery, 1938

Paul Valéry, 1938

 

Colette, 1939

Colette, 1939

 

Simone de Bauvoir, 1952

Simone de Beauvoir, 1952

 

Virginia Woolf, 1939

Virginia Woolf, 1939

 

Simone de Bauvoir y Jean-Paul Sartre, 1965

Simone de Beauvoir y Jean-Paul Sartre, 1965

 

Virginia Woolf, 1939

Virginia Woolf, 1939

 

James Joyce, 1939

James Joyce, 1939

 

Samuel Beckett, 1964

Samuel Beckett, 1964

 

El escritorio de Virginia Woolf

El escritorio de Virginia Woolf

 

James Joyce con su nieto

James Joyce con su nieto

 

Te podría interesar:

50 años de que Dylan conoció a Los Beatles, les dio a probar mariguana y cambió la historia de la música

Arte

Por: pijamasurf - 08/19/2014

El viernes 28 de agosto de 1964, Dylan y Los Beatles se conocieron en una habitación del Hotel Delmonico en Nueva York. Esto fue lo que ocurrió

beatbob

El viernes 28 de agosto de 2014 se cumplen 50 años del mítico encuentro entre Dylan y Los Beatles en el Hotel Delmonico en Nueva York. Medio siglo desde que Bob Dylan les diera mariguana a los integrantes del grupo de pop (presuntamente) por primera vez, y cambiara el rumbo de la historia de la música.

El encuentro fue arreglado por el nada despistado periodista Al Aronowitz, quien estaba cubriendo las actividades de Dylan y le pareció un perfecto acontecimiento con futuro en una historia. Del encuentro, John Lennon reportó:

Bob Dylan creía que el coro de “I Want to Hold Your Hand” que dice “I can’t hide” ("No puedo esconderme") en realidad decía “I get high” ("Me 'elevo'”). Vino y nos dijo: “Bueno, muchachos, traigo muy buena yerba”. ¿Cómo podía caerte mal un tipo así? Creía que usábamos drogas. Fumamos y nos reímos toda la noche. Bob se la pasó contestando el teléfono con la frase: “Aquí está la Beatlemanía al habla”. Era ridículo. No recuerdo muy bien de qué hablamos; sólo estábamos ahí siendo rocanroleros, fumando marihuana, bebiendo vino y pasando un buen rato; algo surreal. Recuerdo un momento en que Dylan traía demos de sus canciones y nos puso algo y me decía: “Hey John, escucha la letra” y yo le dije: “¿La letra? ¿A quién le importa la letra? Estamos fuera de nosotros mismos ¿y tenemos que poner atención a letras? ¡Escucha el ritmo! ¡Eso es todo!".

El análisis del encuentro fue que, a partir de ese momento, Los Beatles dejaron atrás sus canciones infantiles (i. e. “I Want to Hold Your Hand”) y cruzaron las puertas de la percepción. Por su parte, Bob Dylan se encaminó a crear folk-rock e importar la conciencia social de la música tradicional norteamericana hacia la escena del rock proporcionando, según The Guardian, lo que serían himnos nacionales para la contracultura.

beatles-with-manager_big_1311867724.49-e1409212550465

El mítico encuentro fue inmediatamente concebido como emblemático, como un suceso decisivo y definitorio en la cultura del rock. Aronowitz mismo luego declararía que: “Hasta el advenimiento del rap, la música pop estuvo en gran medida derivada de esa noche en el Delmonico. Esa noche no sólo cambió la música pop; cambió los tiempos”.

Pero como apunta The Guardian, la verdad es más prosaica. El encuentro de Dylan y Los Beatles estaba destinado a ocurrir en algún momento (como sucedió posteriormente con Elvis), ya que eran los personajes más importantes del planeta en ese entonces y cruzaban caminos todo el tiempo.

Sin embargo, la humanidad necesita fechas y parteaguas precisos; “momentos Zarathustra” en donde todo parece cambiar. La experiencia, como apunta John, no fue tanto un intercambio de ideas y puntos de vista, sino una buena juerga entre colegas. Una juerga que, no obstante, tuvo consecuencias importantes en la música y en lo que sería de las reflexiones de los escuchas.

A partir de ese encuentro en el Delmonico –el más moderno y meta de todos los eventos pop–, Los Beatles empezarían a cocinar álbumes como Rubber Soul y luego el Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band, y Dylan su tan criticada etapa de “electrificación” en Bringing It All Back Home.

Pero dejemos hablar a Los Beatles acerca de su encuentro con el espantapájaros-profeta cantante de folk: