*

X

Del piropo a los asaltos sexuales (el machismo mexicano en distintos niveles)

Por: Ana Paula de la Torre - 08/05/2014

¿Son inocentes los piropos en la calle? ¿Son la primera capa de un mundo oscuro de machismo y prepotencia?

piropo-en-la-calleCada vez que una mujer camina en la calle y es abordada con piropos, en particular de corte sexual, es hasta cierto punto turbada, por tratarse de un desconocido que se muestra atrevido y que, de algún modo, está  siendo intromisivo.

Muchos de los piropos y miradas acosadoras que se lanzan en la calle responden, en México, a una cultura masculina de altivez. Aunque muchos podrían parecer inofensivos e incluso simpáticos  en realidad, considerando los niveles de violencia a la mujer en este país, quizá son la punta de una arista más profunda y arraigada: un desdén cultural.

Hace unos años el metro del D. F. fue dividido. Los primeros tres vagones son para mujeres y niños, y el resto es mixto. Esto respondió a una protección justamente relacionada con el machismo. El acoso silencioso en el metro, los manoseos, las miradas abusivas y la intimidación se suceden persistentemente; la mujer es vista como un objeto de deleite, y ello enaltece al hombre atrevido, aquel que orgullosamente la perturba.

Recientemente una colaboradora de The Guardian, Nina Lakhani, radicada en el Distrito Federal, describió como incluso tuvo que cambiar su forma de vestir debido a la objetivación de la mujer en México, narrando cómo, en un día de calor, debe usar blusas con manga, por la intimidante sensación que le provoca viajar en transporte público con ropa de verano.

Lakhani asocia los feminicidios y las violaciones (se comete una cada cuatro minutos en este país) a una cultura machista manifestada en niveles cotidianos como el acoso sexual público que se hace, o con piropos, miradas o, en su caso más burdo, con manoseos.

Cuando la sociedad ha estado acostumbrada a tolerar los piropos en la calle como una manifestación simpática de espontaneidad, quizá también ha dejado que esa actitud acosadora alimente silenciosamente la misoginia y los feminicidios de Juárez, Aguascalientes, el Estado de México o Oaxaca. Hasta las acciones más pequeñas emiten un profundo trasfondo simbólico; ¿permitir que te piropeen es sano? Quizá no, si ampliamos la foto completa.

Como una campaña de concientización, hace unos días se publicó este video de mujeres que, con una cámara escondida, documentan el acoso sexual en la calle.

 

Twitter de la autora: @anapauladelatd

 Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.

Te podría interesar:

Así era tener cybersexo en 1997 (VIDEO)

Por: pijamasurf - 08/05/2014

¿Recuerdas 1997? El sexo virtual requería grandes esfuerzos de imaginación en ese entonces, pues no había forma de saber quién estaba realmente del otro lado de la pantalla

Aquí te presentamos un VHS recién desempolvado que documenta, paso a paso, todo lo que necesitabas saber en 1997 para iniciarte en las misteriosas artes del cybersexo. En una época sin streamings y con terribles velocidades de conexión, un chat era el mejor lugar para librarse del tedio y volcar toda la suciedad acumulada en tu imaginación durante el día.

Lo primero: ponerte cómod@, dejar saber a todos en la sala de chat que estás caliente, y esperar a que alguien tan caliente como tú muerda el anzuelo y responda al llamado. La vestimenta la dejamos a tu elección; son los noventa, así que seguramente tus pantalones serán lo suficientemente amplios para maniobrar mientras tecleas con una sola mano.

Por supuesto está la opción, para los más avanzados, de sentarse sin ropa frente al monitor; sólo recuerda que es 1997 y, para que alguien lo note, debes escribir en el chat que estás desnud@ y listo para la acción.

Más videos en: http://www.foundfootagefest.com