*

X

Alter-instructivo: cómo hacer una taza de café como un experto (VIDEO)

Por: pijamasurf - 02/25/2014

La taza de café perfecta es sólo la que más se disfruta (y no necesariamente cuesta una fortuna en equipo o en la cuenta de un café).

Algunas cafeterías y baristas nos hacen creer que hacer una taza de café se parece a una operación riesgosa en el laboratorio de un científico loco. Las múltiples variables —desde la mezcla de café, la forma de preparación y el tipo de cafetera, hasta la temperatura del agua, el tostado, el molido y todas sus pequeñas supersticiones— tienden a reforzar el mito de que hacer café es difícil, y más parecido a una ciencia que a una forma de deleite. Nada más lejano de la verdad.

En este video, Corby Kummer, autor de The Joy of Coffee, nos enseña un sencillo método para preparar café que sólo requiere de práctica y paciencia, pero que al final no es tan difícil como desarmar una bomba. Los pasos, en una forma simple de describir, son los siguientes: 

1. Mojar el café durante 30 segundos permite que el grano libere sus aromas y esencias. Lo mismo aplica para prensa francesa: humedecer los granos es el equivalente a despertarlos. Usa tu sentido del olfato para detectar cómo el aroma se va desprendiendo suavemente del grano.

2. Vacía el resto del agua caliente (nunca hirviendo) de forma firme y sostenida, en un chorro que no ahogue la mezcla, sino que la moje de modo parejo.

3. Espera un par de minutos y luego remueve un poco el café con una espátula u otro instrumento a la mano: este pequeño secreto hará que toda la mezcla reciba el calor del agua más o menos a la misma temperatura, resultando en una taza más homogénea. 

4. Deja reposar el café por dos minutos más. No se trata de cronometrar el tiempo de espera (es por ello que hacer café no es una ciencia exacta), sino de permitir que los sabores contenidos en el grano dejen su impronta en el agua tibia. La práctica y el gusto personal (además de un conocimiento adecuado de tus instrumentos) son las únicas reglas infalibles: nadie sabe mejor que tú cómo te gusta beber tu café.

5. Disfrútalo.

 

Te podría interesar:

Optogenética: ¿la ciencia del control mental?

Por: pijamasurf - 02/25/2014

La fusión de la óptica y la genética podría encerrar las claves del control neuronal, abriendo un campo sin duda interesante que nos despierta, no obstante, un poco de paranoia.

Peromyscus maniculatus

La física (especialmente la óptica) parece ser el nuevo aliado de los genetistas, y especialmente de los neurólogos. Aunque en el pasado los estudios al interior del cerebro dependieran completamente de electrodos conectados a cerebros de ratas o conejos para evaluar funciones motoras, procesos de aprendizaje, etc., el método tiene una limitación: los médicos son observadores pasivos de patrones neuronales, los que tal vez puedieran excitar con algún tipo de estímulo, pero en los que no influyen directamente. Hasta ahora.

La óptica combinada con la genética da lugar a la optogenética, según Tom Harsfield, doctorando de la Universidad de Texas. La optogenética, según Harsfield, "permite a los investigadores controlar directamente funciones cerebrales con extrema precisión en lugar de meramente observarla."

El método es el siguiente: un virus, como si fuese un caballo de Troya, se introduce en el cerebro del animal. En su interior se ha colocado un gen que estimula una proteína que vuelve al cerebro más sensible a la luz, y luego se libera en un grupo de neuronas de interés. Un flash de luz en el ojo del animal activa el implante de fibra óptica y abre los canales ionizadores de proteínas cargados en el virus, lo que activa el funcionamiento de la neurona. De esta manera, las células cerebrales "pueden ser literalmente encendidas y apagadas".

Hasta ahora, la investigación ha hecho posible restaurar la vista después de que el animal ha sufrido daño retinal al activar las neuronas de visión en el cerebro; activar o apagar las rutas neuronales del hambre, o entrenar al cerebro para suprimir el comportamiento obsesivo-compulsivo.

Sin embargo, el uso de la optogenética en humanos aún no ha sido probado. ¿Qué conclusiones, qué sospechas podríamos extraer de que un neurólogo pudiera controlar un cerebro desde un panel de control, como un avatar en SimCity? ¿Se trata de un pequeño —pero decisivo— paso para la neurología o de un gran salto para los mecanismos de control mental? Tal vez estas dudas puedan parecer paranoicas, pero probablemente la idea de controlar un cerebro mediante implantes de genes también parecían paranoicas en los albores de la investigación con electrodos.