*

X

Boleto sin retorno: Mihara, el volcán de los suicidios amorosos en Japón

AlterCultura

Por: pijamasurf - 02/27/2013

El Monte Mihara en la isla Izu Oshima en Japón fue escenario de múltiples suicidios amorosos desde que, en 1933, una pareja de mujeres se arrojara a su cráter.

En febrero de 1933 una estudiante japonesa de 21 años llamada Kiyoki Matsumoto se enamoró de una joven llamada Masako Tomita. Debido a la reprobación del amor lésbico que había en ese momento en Japón,  la pareja viajó a la isla Izu Oshima, en donde  Kiyoko Matsumoto se arrojó al cráter del Monte Mihara.

La historia de Matsumoto y su nota suicida fueron publicadas en los periódicos y se volvió una sensación mediática, incluso turística. La Compañía de Barcos de Vapor de la Bahía de Tokio abrió una ruta al Monte Mihara llamada “Punto de suicidio”. Algunos turistas iban a isla Izu Oshima para ver gente arrojarse al cráter.

Desde 1920 se habían registrado suicidios en el volcán Mihara, pero éstos incrementaron considerablemente a partir de la muerte de Matsumoto. El mismo año en el que la joven murió, se arrojaron 944 personas al cráter. Dos años más tarde se sumaron 350, y 1386 lo intentaron sin éxito. El suicido en ese entonces era legal en Japón, por lo que las autoridades no hicieron gran cosa por detener la ola.

Los medios polemizaron el suicidio de Matsumoto orientado la noticia hacia la preferencia sexual de la pareja. Hacia 1945, 45 parejas de mujeres se habían suicidado.

En 1956 Fumisuke Onodera y Chieko Numakura, de Tokio, intentaron suicidarse en el volcán Mihara tras enterarse de la tuberculosis de Numakura, pero cayeron en un borde a 10 metros de la lava y reconsideraron su decisión. Onodera intentó escalar con Chieko a cuestas, pero al ver que no podría llegar a la cima de esta manera, subió solo y logró salir, por lo que pudo conseguir rescate para Chieko. Ambos sobrevivieron, aunque gravemente quemados.

La ola de suicidios en este volcán terminó una vez que pusieron las medias de seguridad necesarias y se volvió ilegal comprar un boleto de ida sin regreso a la isla Izu Oshima.

[disinfo]

Te podría interesar:

Biblioteca Pijama Surf: utopías, distopías, ucronías y otros relatos contrafácticos (PDFs)

AlterCultura

Por: pijamasurf - 02/27/2013

Una selección de libros digitalizados y listos para descargar que tienen como rasgo común el fantaseo sobre la realidad social, si esta se encuentra condenada a ser peor de lo que es o si es posible mejorar la convivencia mutua.

La realidad es, pero también puede ser. La realidad es acto y es potencia, simultáneamente. Y nuestro entendimiento se da cuenta de eso. La realidad puede ser mejor de lo que es, pero también peor, y somos capaces de imaginarlo.

En cierta forma la literatura (y las artes en general) están sostenidas sobre ese descubrimiento de la mente humana, sobre la capacidad de imaginar lo que no es a partir de lo que es, ver lo que no existe ahí donde algo sí existe. La metáfora incesante de una realidad que, por fortuna, no termina de satisfacernos.

Desde la perspectiva social, esta inclinación o comportamiento se ha expresado en unos cuantos géneros hermanados entre sí por su proyección de las circunstancias de personas conviviendo e interactuando, los casi siempre arduos mecanismos del acuerdo y la colectividad que para algunos pueden perfeccionarse y redundar así en beneficio de todos o, para otros, no están más que condenados al fracaso y la decadencia, con la consecuente instauración de regímenes caóticos o autoritarios que ello implica.

En esta ocasión compartimos algunos de los títulos más emblemáticos de la literatura utópica, distópica y contrafáctica, relatos animados por la duda y la esperanza, la sospecha de que las sociedades humanas pueden ser peores de lo que son pero el deseo de que no sea así.

Exploraciones que al sondear la posibilidad futura nos descubren, también, nuestro territorio presente.

*Para descargar los libros haz clic en los enlaces que compartimos a continuación.

Tomás Moro, Utopía

Francis Bacon, La nueva Atlántida

Aldous Huxley, La isla

Aldous Huxley, Un mundo feliz

George Orwell, 1984

William Golding, Señor de las Moscas

Ray Bradbury, Farenheit 451

Philip K. Dick, El hombre en el castillo 

William Gibson, Neuromante

Kazuo Ishiguro, Nunca me abandones