*

X
Te presentamos las 10 grandes corporaciones que controlan prácticamente todo el mercado de alimentos, cosméticos, y demás productos que consumimos cotidianamente.

10 marcas que controlan todo el mercado

(clic en la imagen para verla con mayor detalle)

Vivimos en una época en la que se nos invita a definir nuestra identidad a partir de los productos que elegimos consumir. Lo que ridiculamente nos venden como un ejercicio existencial de libre albedrío, dentro del cual tenemos la radiante autonomía para decidir si vamos a lavar nuestro cabello con un producto de L'Oreal o con uno de Pantene, si vamos a comenzar nuestro día alimentándonos con unas hojuelas azucaradas de Nestle o con un Corn Pops de Kelloggs, o incluso para elegir si celebraremos nuestra decadencia gastronómica asistiendo al KFC o al Pizza Hut, lo cierto es que esta virtual libertad está acotada a la colosal gama de productos que derraman en el mercado solo diez grandes compañías. 

De acuerdo a lo anterior hay dos fenómenos particularmente significativos en la construcción de la sociedad contemporánea. Por un lado el hecho de que el mercado, o mejor dicho la mercadotecnia, ha logrado penetrar el grado más íntimo de nuestra existencia, la auto-percepción. El que la mayoría de personas, ya sea consciente o inconscientemente, asuma como principal diferenciador el grupo de objetos de los cuales se rodea, y en consecuencia de las marcas que respaldan a estos productos, nos indica que al momento de concebirnos, de percibir nuestra propia identidad, dificilmente desasociamos nuestra escénica de nuestros hábitos de consumo. El siguiente fenómeno se refiere a esta libertad simulada que nos sugieren las grandes corporaciones, un escenario repleto de logos, paletas de colores, slogans, y construcciones colectivas en torno a las marcas. Y si lo analizamos objetivamente, no solo no estamos gozando de una libertad –pues el margen de una identidad social más allá de lo que consumimos es mínimo– sino que ni siquiera es que exista una diversidad real, pues aquellas pequeñas marcas que pretendían ofrecer 'algo diferente', fueron ya absorbidas por los grandes conglomerados comerciales.

Este infográfico que ilustra esta nota, y el cual se puede consultar en un formato mucho mayor dentro de este enlace o dando clic sobre la imagen, nos sugiere que Coca Cola, Pepsico, Kelloggs, Nestle, Johnson & Johnson, P&G, Mars, Unilever y General Mills, poseen decenas de marcas que impregnan la cotidianidad de millones de personas alrededor del mundo. 

Curiosamente este mismo fenómeno, el acaparamiento de prácticamente todas las 'opciones' dentro del mercado por parte de monumentales corporaciones, se replica en otros rubros, por ejemplo el de los medios de comunicación, o en el caso de los bancos, un sector que en los últimos treinta años ha visto reducirse en un 30% las empresas que los controlan tras múltiples fusiones en las que las mayores entidades corporativas terminan por absorber a los más pequeños.

Espero que tras analizar este infográfico la próxima ocasión que vayas al supermercado no te rindas ante el espectacular despliegue de marcas y productos que buscan consagrarte como un ser pseudolibre. Pero que sobre todo recuerdes que tu identidad no está definida por las bifurcaciones virtuales que protagonizan Mac-Microsoft, CocaCola-Pepsi, o Colgate-Crest, sino que esta va configurándose por la manera en que recibes, procesas y compartes información que resulta de tus experiencias personales. 

Twitter del autor: @paradoxeparadis

 

Te podría interesar:
Una nueva cascada de inspiración digital, vía Jason SIlva. La evolución biológica puede ser hackeada por la mente humana y su esparcimiento viral; las ideas están vivas y quieren liberarnos

 

Para el desayuno galáctico del día, algunas ideas compartidas por Jason Silva, el siempre entusiasta cazador de epifanías. 

En su video "Radical Openess", recientemente presentado en la Conferencia TED Global, Silva regresa a la fórmula subversiva de poco más de dos minutos de incesante ataque psicoactivo, bombardeando nuestra mente con citas e imágenes que, en sus mejores momentos, detonan resonancias mórficas en nuestras nueronas de una inteligencia global que despierta, o que coquetea con materializar el espíritu. Son ciertamente los bríos acelerados del optimismo, pero en su incercia se abren puertas de intercambio, de discusión a través de la telepatía electrónica, donde las "ideas pueden tener sexo" y de esta cópula memética surgen los futuros espacios de evolución y éxtasis.

Básicamente Jason Silva nos recuerda que la evolución humana ya no sólo está alimentada por los impulsos  de la biología, está siendo moldeada por la mente a través de sus partículas. "Las ideas son tan reales como las neuronas que habitan... las ideas tienen las propiedades de los organismos, son infecciosas, se esparcen... son los nuevos replicantes". Una idea de Mckenna, vía Silva: "Desde el momento en el que los humanos inventaron el lenguaje la evolución biologica pasó a ser un fenómeno cultural epigenético, ahora tomamos la materia de organización primitiva bajo nuestros flitros mentales y la extrudimos como iPhones y naves espaciales".

Podemos advertir una radical confianza en la tecnología (una pelgriosa enajenación ante su poder prometeico), pero Silva nos recuerda que la tecnología es totalmente natural. El silicio y el cuarzo que componen la computadora a través de la cual tus neuronas leen estas palabras, también proviene  íntegramente de la matriz de la Tierra. Y aunque los materiales que usamos en nuestros gadgets o en nuestros alimentos han sido procesados y se encuentran, bajo cierto purismo, más lejos del estado virginal de la materia, de una mítica comunión original, su transformación en herramientas y máquinas es justamente aquello que nos hace humanos, que nos permite concretar nuestra imaginación. El hombre, siendo tanto mimético como memético, imita a la divinidad o a la biología misma que lo origina. Dice Sir Thomas Browne:

Ahora bien, la naturaleza no es una desviación del arte ni el arte de la naturaleza, pues ambos son solo los sirvientes de la providencia: el arte es el perfeccionamiento de la naturaleza; si el mundo estuviera como estuvo en el sexto día de la creación, aun habría un caos: la naturaleza ha producido un mundo y el arte otro. En resumen, todas las cosas son artificiales, pues la naturaleza es el arte de Dios

En el futuro el alma será una máquina Xerox. No hay forma de saciar la sed de crear --es el código embebido de la expansión del universo en las células. Creamos copiando y transformando la naturaleza.  Silva cita a Freeman Dyson: "En el futuro una nueva generacion de artistas escribirán genomas con la fluidez que Byron y Blakes escribieron versos". ¿El matrimonio del Cielo y la Tierra es el matrimonio del arte y la tecnología? ¿Nos convertiremos en poemas genéticos que se elevan a las estrellas, reescribiendo nuestro código en constelaciones?  Son sólo ideas, pero las ideas son lo único que no puede ser destruido: una vez que existen, aunque se aniquile el vehículo, son parte de la mente colectiva, de la noósfera naciente.

La poligamía y la promiscuidad ideológica son fértiles; de la misma forma que fue y es necesaria una liberación sexual, una exploración corporal y una resignificación de lo sagrado intímamente ligada al sexo, es vital una liberación de las ideas. Ideas que son también superconductores de energía psíquica. Quizás no una orgía, la desmesura sin dirección o intención, mejor: experimentos de sexo memético en pareja y en grupos. La diversidad de la mentes que se interpenetran. Recordemos que el secreto de la alquimia es la conjunción de los opuestos --cotejar ideas, revolverlas, destilarlas y transmutarlas como si fueran metales-- para lograr la Gran Obra, materializar el sueño dirigido de la humanidad, operar sobre la materia para que se convierte en una sustancia volitiva, simple interfaz entre la mente y su deseo de divinidad.

Queremos nuevos mundos: dejemos entonces que nuestras ideas tengan sexo libremente.

Twitter de Jason Silva: @jason_silva

Twitter del autor: @alepholo

Audioentrevista con Jason Silva