*

X

Consumo de Ritalin y Adderall ha aumentado 1000% entre las tropas estadounidenses

Política

Por: pijamasurf - 04/23/2012

En 5 años las prescripciones médicas de Ritalin y Adderall se han incrementado desmesuradamente entre soldados de EEUU descatacados en Irak y Afganistán, una tendencia cuyas causas y consecuencias no se conocen todavía del todo.

Dadas las circunstancias en que se encuentran los soldados estadounidenses destacados en Irak y Afganistán es de cierto modo previsible que un trastorno como el llamado “desorden de estrés postraumático” (PTSD, por sus siglas en inglés) tenga una alta incidencia entre ellos. Estudios recientes confirman que entre los miembros del ejército que sirvieron en dichos países, aquellos diagnosticados con PTSD pasaron de un 0.2% en 2002 a 22% en 2008.

Sin embargo, al estado constante de peligro y amenaza en que la tropa se encuentra podría agregarse otro sorpresivo factor que explicaría también porqué se han incrementado tanto dichos índices.

Se trata de la prescripción indiscriminada de estimulantes como el Ritalin y Adderall entre el ejército estadounidense, consumo que según algunas estimaciones ha aumentado hasta en un 1000% en cinco años, pasando de 3,000 recetas médicas extendidas a 32,000 en dicho lapso.

Estos medicamentos, como sabemos, se destinan sobre todo al tratamiento del llamado “déficit de hiperactividad” porque supuestamente potencian la capacidad de concentración. La pregunta, claro, es entonces por qué se utilizan entre la milicia estadounidense.

Y la respuesta parece también obvia: porque permite a los soldados mantenerse alertas y despiertos, provocando una liberación inmediata de norepinefrina que fortalece también la memorización. Paralelamente, por la similitud que este químico guarda con la adrenalina, los efectos corporales son también similares a los de un estado de ansiedad sostenido.

Y si bien todavía no se conocen a profundidad las consecuencias reales de esta tendencia farmocológica-castrense, de entrada llama la atención este consumo desmesurado de drogas en un contexto totalmente distinto (y además oficial y ligado al ámbito público) para el que fueron pensadas.

[NYT]

Te podría interesar:

Genial video realizado por Corea del Norte explora la propaganda y la manipulación cultural de Estados Unidos

Política

Por: pijamasurf - 04/23/2012

Video norcoreano expone los mecanismos propagandísticos de la cultura hipermediatizada de Estados Unidos, la ilusión de la democracia y el poder corporativo que hace de los ciudadanos consumidores empedernidos.

 Una joya de comunicación política realizada por Corea del Norte expone la propaganda habitual que inunda la atmósfera electrónica de una cultura como la de Estados Unidos. En inglés se dice  "it takes one to know one", algo que se traduce vagamante "sólo uno de se condición puede reconocer a otro". Esto aplica perfectamente a este caso: un estado como el norcoreano que atiborra de propaganda  a sus ciudadanos es capaz de identificar con gran claridad los mecanismos con los que opera la democracia propaganda en Estados Unidos. Difícilmente los estadounidenses reconocerían, dentro del acuario de la mediósfera, que los fashion shows de Victoria's Secret o los partidos de la NFL son parte de un aparato propagandístico, pero estas imágenes --y los comportamientos que provocan-- vistos desde una óptica foránea  se revelan inequívocamente como los signos de una sofisticada manipulación --que hace del público programado una masa primitiva.

"La misión de la propaganda es mantener a las personas enfrente de sus televisiones, leyendo revistas de chisme, comiendo vastas cantidades de comida tóxica y siempre  de shopping en búsquedas de las últimas modas y tendencias... cualquier cosa que impida que las masas se autoorganicen y se hagan preguntas sobre lo que en realidad maquinan sus amos", dice la voz en off del documental.

Desde la óptica norcoreana el siglo 20 ha visto el surgimiento de tres grandes fuerzas: "la democracia, el poder corporativo, y la propaganda corporativa como forma de proteger al poder corporativo de la democracia". Nótese que al mismo tiempo que se promueve la democracia se usa la propaganda para proteger a las corporaciones de la verdadera democracia, permitiendo que operen al margen de la ley y exploten a las masas.

"El 1% ha amaestrado el uso de la propaganda convirtiendo en esclavos consumistas que trabajan duro para comprar cosas que no necesitan y pagan impuestos que son usados para desarrollar y comprar armas que son usadas para invasiones perniciosas. Incluso se les convence de que envien a sus hijos a absurdas guerras", dice el documental sobre los engranajes de la máquina bélica estadounidense. Desde 1945 Estados Unidos ha intentado derrocar más de 50 gobiernos,  muchos de ellos "demcoracias", en el procesos más de 30 países han sido atacados.

Especialmente sobresaliente es el minuto 7:45 en el que la narrador se mistifica por la euforia enajenada que generan una serie de premios en el público del programa de Oprah, dice perpleja: "esto no es porque han encontrado a Dios, sino porque han recibido unas zapatillas".

El video es especialmente intersante (y extraño) por lo paradójico que resulta: el ser producido en  Corea del Norte, un país que consideraba a su líder supremo una deidad y que en sus funerales televisó una especie de ascención ritual al cielo de  Kim Jong-il,  entre las lágrimas irrestañabales de sus ciudadanos, uno de los momentos cumbres en la historia de la propaganda. Incluso empieza con una clara propaganda ensalzando la virtud eterna de su líder. ¿Pero anula esto el contenido del video? Sólo un mente muy limitada y dogmática descalificaría el contenido por provenir de esta fuente. Ciertamente habría que tomar en cuenta la fuente y notar que el video en sí mismo es propaganda anti-estadounidense, pero que dentro de esta taimada intención logra, por momentos, articular con gran claridad lo que sucede dentro del espacio mediático de Estados Unidos (y en buena parte del mundo occidental). La tesis que expone de que la democracia es una plutocracia disfrazada, es difícil de rebatir. Que el entretenimiento funciona como un mecanismo de estupor y apaciguamiento que se traduce en la práctica como una forma encubierta de control mental, más allá de que exista o no una conspiración o un plan maquiavélico, tampoco es fácil de refutar.