*

X
Llega la malandra adictiva de "Ritmo Especial", comida electrónica para pegarla desde Monterrey vía Barcelona

e776e5f985

El nuevo disco de Comeme Records "Ritmo Especial" destaca el track del mismo nombre de Daniel Maloso, un productor de música electrónica nacido en Monterrey que fica desde hace algunos años en Barcelona.

Dani sin duda es uno de los más grandes talentos de la música electrónica nacional. Tuve la oportunidad de verlo trabajar en Barcelona hace un par de años con sus juguetes, sus sintetizadores y vocales (vocoders que poco a poco se vuelven un sello de distinción) y se veía que tenía un ritmo muy especial y que no tardaría en pegarla en grande, como se dice.

En ese entonces se oía mucho Black Devil Disco, Pantha Du Prince estaba debutando y los temazos del verano corrían por Digitalism, un verano de retroglam, siempre flirteando la noche con su electrolúdicos toques, pero también ibamos a ver a los DJ's de Kompakt, a Superpitcher, a Tobias Thomas y a Michael Mayers. No es casualidad que este sello de fino tech-house alemán, una leyenda en la escena, haya incluido entre sus filas a Daniel Maloso, en la nueva disquera Comeme, de Matias Aguayo y Gary Pimiento, sudacas que la rompen, con una larga relación con la disquera de Colonia.

"House, calle, sexo, sudamérica, amistad, swing, cúmbia, magia, cintura, feeling, tecno, kwaito, noche, áfrica, amor, baile, viajes (y viejas), fiestas... son algunos de los detonantes que nos motivan a trabajar en lo que llamamos Cómeme".

El track Ritmo Especial como parte del sonido de Dani se mueve en una carretera glam, con coqueteos erótico-norteños: el sabor eléctrico del dancefloor, sin desbordarse en tensión libidinal, verano-diversión.

El vinil tiene tracks de Rebolledo, Matías Aguayo y Christian S.

Aca un track del año pasado de Daniel Maloso y Rebolledo:

Comprenlo, comanselo.

Vía Kompakt Fm

Ritmo Especial Beatport

MySpace Daniel Maloso

Te podría interesar:

'Fringe': el mundo es más raro de lo que puedes imaginar

Arte

Por: pijamasurf - 03/21/2010

"Fringe" expande su conciencia cada vez más y se coloca entre las mejores series de TV de la historia.

Las conspiraciones, la ciencia ficción, las drogas psicodélicas, pueden abrir la mente a otras realidades en las cuales la conciencia descubre que el mundo que comunmente experimentamos es apenas una región limitada en un espectro de frecuencias de enorme amplitud, y que no existe una razón fundamental para preferir una realidad sobre otra. El mundo es siempre mucho más raro de lo que puedes imaginar; más que la reducción a lo simple, una dosis de rareza cósmica, una navaja de Anti-Occam para liberar fantasmas y, como Hamlet, cuestionar la existencia (mientras vemos el infinto en una cáscara de nuez).

Esto es lo que explora la serie de TV "Fringe", como su nombre indica, las fronteras de la conciencia humana, en un universo que también es conciente, como un enigmático animal de plasma.

Sin ningún pudor Fringe toma de todos los referentes de la cultura del sci-fi, pop y underground, de series como "X-Files", de "Alias" y "Lost" (del mismo escritor que "Fringe" J.J. Abrams), de "The Twilight Zone", y no se detiene ahí, remezcla a Cronenberg con Stephen King con Phillip K. Dick... Todo se vale, con la mente abierta todos los universos son posibles, en cualquier lugar puedes encontrar información que se sincroniza, tomar un poco de aquí, un poco de allá, de este gran holograma. La clave es saber unir los pedazos de rompecabezas cósmico, saber tejer giros en la gran madeja, y re-presentarlos de una forma atractiva, que ahonde aún más las propuestas iniciales, que haga que el espectador se entretenga mientras su mente considera la posibilidad de lo imposible.

Los fanáticos de las teorías de conspiración tienen un día de campo con "Fringe", una gran cantidad de estas teorías periféricas de la realidad desfilan alteradas, a convenciencia o enfrascadas en una trama de ciencia ficción especulativa, con "twists" aún más extraños que lo que generalmente sostienen y con una subtrama de humor.

STORYLINE

"Fringe" es la historia de la bella, pero hermética, agente del FBI: Ana Torv como Olivia Dunham (una "military brat" resultado de programas índigo secretos), la cual se ve involucrada en una serie de casos que giran en torno a fenómenos paranormales y a primera vista inexplicables; estos fenómenos, en un universo sincromístico, no sólo son parte de los casos que investiga sino generalmente tienen que ver con ella misma, como un imán en el centro de la bizarria cuántica.

En su esfuerzo por desentrañar los misterios de estos casos psíquicamente pululando a su alrededor, Dunham tiene que acudir al brillante y fraudulento "Peter" (Joshua Jackson), que se mueve en las arenas movedizas de Irak y cuyo padre, el psicocientífico Walter Bishop (un excelente John Noble), guarda la mayoría de los secretos de estos sucesos. El Dr. Bishop es relevado de un hospital mental y víctima de una complicada mezcla de horribles recuerdos traumáticos y una programación mental al estilo del Proyecto Monarch de la CIA, programa que aparece conspicuamente en un epsiodio donde un ejecutivo es asesinado por mariposas monarcas virtuales.

Entre ellos tres y el agente Broyles, del departamento de Homeland Security, forman la división Fringe del FBI, inspirada sin duda en los "black ops" del gobierno de Estados Unidos, que tratan con tecnología secreta, extraterrestres, fenómenos paranormales, y en general todo lo que trasciende las frontera de lo "normal".

Aunque la primera temporada no es tan buena como la segunda (que es buenísima), ésta construye el enigmático misterio que en la segunda temporada se revelará como una guerra interdimensional donde las teorías más radicales de la física cuántica son habituales: como para los miembro de la división "Fringe" nuestro paradigma cambia y la realidad se muestra infinitamente maleable. La poesía de la cosmología abunda en ventanas y portales hacia otro universo, postulados de filosofía cuántica cósmica: "There is more than one of anything", cada uno de nosotros tiene dobles en otros universos; un extraterrestre obervador que decide cambiar el plan cósmico para proteger a una chica, que, pese a no poder sentir en su condición normal, lo ha hecho enamorarse; un hombre que viaja en el tiempo con su cuerpo como nave electromagnética para salvar a su novia de un accidente; los patrones de la singularidad tecnológica que empiezan a brotar con una inteligencia secreta apuntando a que el universo está por transformarse; una droga que permite ver el aura de las personas y objetos que son de otro universo; un hombre que se vuelve adicto a los sueños de sus pacientes los cuales hackea y retransmite en HD onírico conectado a su "dreampod"...

Entre las conspiraciones que hemos detectado que "Fringe" remediatiza están HAARP, en el capítulo "Johari Window", donde una antena que emite frecuencias electromagnéticas afecta la percepción de todas personas en su campo de acción, mostrando una realidad diseñada. Esto es algo que el mismo Tesla había planteado.

El famoso chip en un capítulo en el que es usado para robar los sueños de las personas a los que se les inserta esta tecnología, la cual los conspiracionistas llaman la marca del diablo y el plan maestro del Nuevo Orden Mundial.

La influenza y los virus como armas biológicas del gobierno secreto aparecen enmascarados en un par de capítulos.

El control mental, desde la experimentación con drogas, a través del Cortexifan, resonante de programas de la CIA como Paper Clip y MK-Ultra. También el control mental a través de la activación cerebral por palabras claves o códigos, similar al que se plantea se utiliza con los asesino programados y el libro"Catcher in the Rye".

Los "shape-shifters" o seres que pueden tomar la forma humana, en este caso soldados de un universo paralelo trabajando en una misión secreta, que se materializan a través de una especie de animal plásmico ( sci-fi gore similar a los Pods de "Existenz", de Cronenberg). Una evidente referencia a la teoría de los extraterrestre reptilianos de David Icke que supuestamente cambian de forma a voluntad y toman el cuerpo de nuestro líderes. Estos "shape-shifters" tienen sangre de mercurio, un eco de "Terminator 2".

Los observadores, un grupo carismático de seres que viven miles de años y se dedican a registrar los acontecimientos más importantes de la humanidad, manteniendo también un orden cósmico. Les encanta comer picante, posiblemnte porque al ser de otro planeta no tienen la capacidad de sentir, el don precioso de la humanidad. Visten de negro como los famosos "Men in Black", pero su aspecto casi albino, lampiños, los relaciona con los llamados "Hiperboreos".

La Corporatocracia, encarnada en la compañía Massive Dynamics del genio científico, el interdimensional William Bell, ex socio de Walter Bishop. Este gigante tecnológico es responsable muchas de los sucesos extraños que ocurren en el universo, pero crípticamente oculta información y a al vez parece ayudar a esclarecer los misterios de los que es también responable. Esta entidad se comporta como un moderno castillo de Kafka. Su fundador William Bell nos hace pensar en John Bell, el físico que propusó el teorema que llevá a descubrir el entrelazamineto cuántico: la inseparabilidad de las partículas y su conexión superlumínica instantánea, en otras palabras la naturaleza del universo es telepática: literalmente todo está conectado sin cables. La Corporatocracia nos remite al mundo "real" donde las grandes compañías son más poderosas a veces que los gobiernos y controlan nuestro destino exentas de la moral.

Entre las teorías científicas de frontera que aparecen en "Fringe" tenemos desde el primer capítulo la animación suspendida. El novio de la protagonista Olivia Dunham, un doble agente, muere, pero Massive Dynamics lo mantiene en animación suspendida para extraer información de su memoria. Esto es algo que aparece en la novela "Ubik" de Phillip K. Dick, donde una compañía suiza mantiene a los seres queridos suspensos y ofrece la posibilidad de comunicarse con ellos en una inmersión psíquica.

La agente Dunham, con la ayuda del Dr. Bishop, también se sumerje en la mente de su novio para extraer información, algo que le cuesta compartir fantasmagóricamente su mente con él por algún tiempo y sufrir alucinaciones. Este proceso se realiza a través de una inmersión en un tanque de aislamiento o flotario, una alta dosis de LSD y programación neurolingüística. La referencia no podría ser más clara a John Lilly, quien inventara los tanques de aislamiento y reprogramara su cerebro con LSD y ketamina. El personaje de Walter Bishop está basado en Lilly, quien ya fuera representado en el film "Estados Alterados"; en este caso se mezcla su personalidad con la de un Nikola Tesa de la neurociencia, víctima del oscuro karma de particpar en proyecto secretos y "jugar a ser dios".

"Fringe" suscribe la teoría de Everett de los muchos universos que se dividen en el colapso de la función de onda, en el acto de conciencia, de observar, decidir. Aunque particularmente por razones dramáticas se concentra en dos y en su interacción. Un deja-vu, le dice W-alter (realidades) a Olivia, es una especie de glitch en el que percibimos algo que hemos visto en otro universo, con otro yo.

"They are calling these events a pattern, because if someone is experimenting only the whole world is a lab." Agent Phillip Broyles

Por otra parte "Fringe", auque no siempre, juega con la idea de que en realidad la conspiración más que provenir de un oscuro lord plenipotente, es la naturaleza del universo, que está vivo. Lo paranormal y lo raro son las manifestación de habitar dentro de un universo (cuya materia esta de hecha de-mente) que en su constitución fundamental es conciente y conecta sus pensamientos de una forma insondable para nosotros que apenas percibimos como un "patron" o una serie de sincronicidades. De la misma forma el universo, como una compleja máquina orgánica, se autorregula y equilibra, lo cual produce fenómenos extraños para nuestra percepción. La conspiración nace al tratar de entender un texto del que no conocemos todo su lenguaje.

En la película "Alphaville", anticipación de Matrix, una Supercomputadora le pregunta al detective intergaláctico Lemmy Caution: "¿Crees en Dios?", el detective le contesta: "Creo en los elementos de la conciencia". Esto podría ser una buena forma de explicar lo que sucede en el universo vivo de "Fringe".

Destacamos el episodio final de la primera temporada donde Olivia tiene un encuentro muy especial que recuerda al momento en el que Neo conoce al Programador en "Matrix". O el episodio elíptico donde W-alter cruza a otro universo con especial mención para los créditos del intro retro juego de video en un momento apoteósico.

Uno de los mejores episodios en la historia de la ciencia ficción TV ( sólo superado, subjetivamente, por "Twin Peaks" y "The Twilight Zone"), es "White Tulip", donde entramos sutilmente a un loop transtemporal y el viajero en el tiempo juega con nuestra mente. Curiosamente tomando de la filosofía del viaje en el tiempo que se le revela a Donnie Darko: también un cuerpo humano puede ser una nave, con la suficiente energía, para viajar en el tiempo y salvar a su novia de la muerte (hemos notado otro par de guiños de esta genial película de melancolía cósmica que define nuestra generación). El viajero con implacable y lúdica lucidez discute con Walter Bishop su próposito de alterar el pasado. Walter en esa intimidad le dice que él ya ha alterado el curso del universo y sigue pagando ls que eso implica; le dice que le ha pedido a Dios que le envíe un tulipán blanco en señal de su perdón, el viajero le dice que el hombre de ciencia no necesita de Dios. Esta conversación ocurre en una línea de tiempo que luego el viajero borra y Walter no la recuerda. En el continuum tiempo espacial que perdura, Walter recibe un tulipán blanco por correo como señal incuestionable de su perdón y de la existencia de Dios; el tulipán es envíado por el viajero, en su rol de "trickster" creando una paradoja epistemológica muy interesante. Samuel Taylor Cooleridge escribío alguna vez sobre un hombre que visitó el cielo en sus sueños y tomó una rosa blanca como prueba de que había estado ahí. ¿Cuando despertó estaba la flor blanca?

Otro episodio destacabale por su liviandad es "Brown Betty", en el que W-alter fábrica una marihuana híbrida en el laboratorio mezclando cronic supernova con kush áfgana: "Brown Betty". Como el nombre indica Walter toma una excursión hilando una historia detectivesca retro con los personajes de la serie, un poco a la Keiser Sose en "The Usual Suspects". Curiosamente en este escape onírico situado en un híbrido de los 30's con alta tecnología, la detective Dunham revive a Peter, algo que ocurre tanto en "Alphaville" como en "Matrix" y debe ser un nuevo arquetipo del amor cósmico entre llamas gemelas.

"Fringe" ha firmado con Fox una tercera temporada, lo cual nos asegura que sus escritores nos tendrán nuevos y expansivos thrills. Seguramente tienen uno de los mejores trabajos: buscar raras teorías en la frontera de la ciencia, leer buen sci-fi e ingerir sustancias psicodélicas para ver que se les ocurre, cómo combinan los memes y remezlan las teorías de conspiración. A juzgar por la evolución de la serie, los escritores liderados por J.J. Abrams cada vez fuman mejor ganja, cada vez expanden más su mente y contribuyen a que nos demos cuenta que la realidad es completamente manipulable. Que el mundo siempre es más raro de lo que piensas, pero eso es bueno, como le dijera su novia a Donnie Darko.

Puedes ver las dos temporadas de Fringe en streaming gratis aquí y aquí.

Monarch in Fringe

El código de los glifos de Fringe