*

X
El WWF presenta su lista de las diez especies de animales que enfrentan mayor peligro de extinción en 2010; el listado incluye a los tigres, los gorilas, y el oso polar

Creek_20Crossing_20Bengal_20Tiger

Por lo general las especies en extinción suelen ser animales extravagantes que de algún modo resultan de poca relevancia para la cotidianeidad cultural de sus principales depredadores: nosotros. Sin embargo, la capacidad destructiva del ser humano frente a los ecosistemas naturales, y las especies que los habitan, actualmente amenaza a animales tan representativos dentro de la fauna pop como los tigres, los gorilas, y los osos polares.

El World Wildlife Fund, organización dedicada desde hace décadas a la preservación de los animales salvajes, ha publicado la lista de los animales en peligro de extinción a los que mayor atención deberíamos de prestar durante 2010:

1) Tigre (Panthera tigris)
Actualmente existen aproximadamente 3,200 tigres en el mundo (sin contar aquellos que están en cautiverio). Es decir, 40% menos que hace apenas una década. Cazadores que buscan sus pieles, huesos, o simplemente evitar que devoren sus ganados, sumados a la deforestación de regiones selváticas, han logrado colocar a este majestuoso felino como la especie en extinción más alarmante.

2

2) Oso Polar (Ursus maritimus)
Este animal, que se ha convertido en un símbolo icónico de los efectos del cambio climático, es una de las principales víctimas del calentamiento global (sea o no causado por el hombre) y además se ha enfrentado históricamente a la casería en busca de sus preciadas pieles.

0414walrus

3) León Marino del Pacífico (Odobenus rosmarus divergens)
Su habitat depende enteramente de los bloques de hielo que flotan sobre el mar. Ahí se resguardan de los posibles depredadores además de utilizarlos como nichos para dar a luz. El León Marino del Pacífico es una de los principales afectados frente al derretimiento de los polos.

magellanic-penguin-6_4369

4) Pingüino Magellanic (Spheniscus magellanicus)
Los peces, su principal alimento, han modificado sus rutas de tránsito por el calentamiento de las corrientes marinas. Esto ha obligado a que estos pingüinos tengan que nadar a lejanos destinos descontextualizados de sus habitats originales, lo que en muchas ocasiones les cuesta la vida.

leatherback-underwater

5) Tortuga Espalda de Cuero (Dermochelys coriaceathe)
La más grande de las tortugas y una de las especies más antiguas del planeta habitan principalmente las costas del Atlántico. Se calcula que actualmente sólo quedan 3,200 tortugas hembra adultas, lo que se traduce en preocupante volúmen de reproducción para los próximos años.

blue-fin-tuna

6) Atún de Cola Azul (Thunnus thynnus)
Uno de los consentidos de los comedores de sushi, su pesca desmedida ha orillado a esta especie a las cercanías del colapso.

3

7) Gorila de la Montaña (Gorilla beringei beringei)
Con sólo 772 ejemplares detectados que habitan en entornos salvajes, la presencia del mítico Gorila de la Montaña podría pronto consagrarse como una anécdota histórica.

monarcas_principal

8) Mariposa Monarca (Danaus plexippus)
A pesar de innovadores programas de conservación aplicados en México, Canadá, y Estados Unidos, parece que los esfuerzos no han sido suficientes para garantizar la perduración de esta especie.

rhino

9) Rinoceronte de Java (Rhinoceros sondaicus)
Se calcula que actualmente sólo existen dos pequeñas poblaciones de estos majestuosos habitantes de las selvas del sureste asiático, y juntas suman alrededor de 60 ejemplares.

800px-panda_cub_from_wolong_sichuan_china

10) Pandas Gigantes (Ailuropoda melanoleuca)
El WWF ha presionado intensamente al gobierno chino durante los últimos años para proteger con eficiencia los hábitats de estos animales que al día solo incluyen 1,600 ejemplares en contextos salvajes.

Te podría interesar:
La fotosíntesis es una de las revelaciones naturales que explícitamente se desdoblan en el plano de la magia; alquimia de luz: didáctico fotomalabar de la madre naturaleza

chlorophyll

Imagina una gran esfera de gas. Dentro de ella, pequeños micro-organismos y grandes extensiones de agua salada. Un gran laboratorio de vida en constante transformación y evolución. Más organismos. Más grandes y más complejos. Todos conviviendo en esa esfera de agua, tierra y gases. Ese fue el gran caldero donde se inició la vida en nuestro planeta hace 3,400 millones de años. Para que se desarrollaran miles, millones de formas de vida vegetal y animal en nuestra Tierra, surgió un fenómeno maravilloso de transformación de luz en energía: La fotosíntesis.

La fotosíntesis es un proceso bioquímico esencial para la existencia y la diversidad de la vida en la Tierra. Gracias a ella las plantas, algas y algunas bacterias utilizan la energía solar y su luz, para transformar, la materia inorgánica, en materia orgánica, que después utilizarán los diferentes seres vivos a través de la cadena alimenticia para su crecimiento y desarrollo. La clorofila, un pigmento de color verde, es la encargada de absorber la luz del Sol necesaria para que la fotosíntesis pueda ser llevada a cabo. El proceso comienza cuando los organismos que utilizan la fotosíntesis aprovechan de la luz solar para absorber agua y dióxido de carbono, formando sustancias orgánicas energéticas como la glucosa, de manera que la energía luminosa se transforma en energía química.

La fotosíntesis se realiza en dos fases principales: la reacción lumínica, y la reacción en la oscuridad, y ambas permiten que la transformación de la energía sea permanente. La reacción lumínica actúa en presencia de luz con independencia de la temperatura, mientras que la reacción en la oscuridad no depende de la luz, sino de la temperatura, aunque ésta debe mantenerse dentro de unos límites en ambos casos.

La finalidad de la fotosíntesis fue intuida a principios del siglo XVII, aunque los investigadores siguen publicando en la actualidad descubrimientos que abren diversas posibilidades científicas. Así, por ejemplo, un equipo de la Universidad de la Columbia Británica, en Canadá, descubría que una bacteria verde del azufre en la costa de México podía vivir sin luz solar. Los científicos creen que estas bacterias, que viven sumergidas a unos 2.400 metros, obtienen la luz de las fumarolas hidrotermales que tienen en sus proximidades. Este es un hecho que tiene implicaciones muy importantes para el estudio de las fronteras de la vida y la capacidad de supervivencia de ésta, tanto en la Tierra como en otros planetas. Sea la luz...