*

Carlos abdicará pronto y alguien que nadie esperaba se convertirá en rey de Inglaterra, según Nostradamus

Sociedad

Por: Mateo León - 09/14/2022

La separación de la princesa Diana y el resentimiento popular que esto provocó podría costarle a Carlos el trono de Inglaterra, según esta interpretación de una profecía de Nostradamus
El mejor cotizador de autos en línea

Durante casi quinientos años, las profecías de Nostradamus han suscitado el interés aun de los más escépticos, en buena medida por la necesidad a veces entendible de conocer con anticipación qué nos depara el futuro. Publicadas originalmente en 1555, los textos crípticos de sus cuartetas y sextetas han desvelado a decenas o quizá centenares de intérpretes, quienes han querido encontrar ahí los signos claros de acontecimientos históricos por venir, tales como guerras, fallecimientos de líderes mundiales, epidemias y otros.

Ahora, tras el fallecimiento de Isabel II, la reina más longeva de Inglaterra, y el consecuente ascenso de su hijo Carlos como rey del Reino Unido, con el nombre de Carlos III, ha resurgido una predicción del médico francés según la cual Carlos abdicará del trono, al parecer relativamente pronto y, por si esto no fuera suficiente, su abdicación dará lugar a un sucesor inesperado, “un hombre que nunca esperó convertirse en rey”, según dice el texto.

La profecía ha sido interpreta de esa manera por Mario Reading, quien ha consagrado una buena parte de su vida al estudio de Nostradamus y su legado. De acuerdo con Reading, la causa de la abdicación de Carlos podría ser una fuerte desaprobación popular, resentimiento incluso, derivado de su divorcio de la princesa Diana, ocurrido en 1992.

En cuanto al heredero inesperado, algunas especulaciones suponen que podría tratarse del príncipe Harry, que actualmente ocupa la quinta posición en la línea de sucesión, sin embargo, también se ha mencionado a Simon Dorante-Day, un hombre nacido en Inglaterra que asegura ser un hijo no reconocido de Carlos y Camila (actualmente la reina consorte), actualmente de 56 años de edad y residente en Queensland, Australia.

La precisión de Reading ha resurgido en estos últimos días porque en un libro publicado en 2005 aseguró que la reina Isabel moriría alrededor del año 2022, viviendo así aproximadamente cinco años menos que su madre (Isabel Bowes-Lyon, quien alcanzó los 101 años de edad).


También en Pijama Surf: ¿Deberían aprovechar los ingleses este momento para derrocar por fin la monarquía de su país? 

Imagen de portada: Indian Times