*

¿El fin de los antidepresivos? Estudio refuta que la depresión es causada por un desequilibrio químico

Ciencia

Por: Luis Alberto Hara - 07/25/2022

El estudio más importante hasta la fecha muestra que no estás deprimido por un desbalance químico en tu cerebro. Y la solución, aunque no les guste a las grandes farmacéuticas, no es una pastilla que debes tomar todos los días
El mejor cotizador de autos en línea

Desde el supuesto descubrimiento, hace más de tres décadas, de que la depresión tenía un origen químico (fundamentalmente una falta de producción de serotonina en el cerebro), se ha producido un boom de prescripciones de antidepresivos. Países como Estados Unidos se han vuelto "naciones Prozac" y los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina se han convertido en algunos de los medicamentos más rentables económicamente en la historia de la industria farmacéutica.

La campaña de estas sustancias de primera y segunda generación incluyó comerciales pasivo-agresivos que inundaron las ondas radioeléctricas en Estados Unidos, difundiendo la idea de que la depresión se debía a un desorden neuroquímico

Pero después de treinta años de estos tratamientos, la realidad es que no se ha avanzado mucho en la "cura" de la depresión (aunque actualmente los psicodélicos parecen abrir una nueva era en los tratamientos contra la depresión) y países como Estados Unidos o Gran Bretaña han reportado cifras cada vez más altas en cuanto al número de personas deprimidas, particularmente jóvenes. La explicación para esto es múltiple, pero el metanálisis más importante hasta la fecha  puede iluminar un poco el asunto: el tratamiento preferido por los psiquiatras es poco efectivo porque parte de un error en la etiología de la depresión.

La investigadora Joanna Moncrieff, del University College de Londres, explica: "Muchas personas han tomado antidepresivos porque han sido convencidos de que la depresión tiene una causa bioquímica; sin embargo, la nueva investigación sugiere que esta creencia no está basada en evidencia". Moncrieff cita "una vasta cantidad de investigaciones" que muestran que "no hay evidencia concluyente de que la depresión es causada por anormalidades de la serotonina"

A la par, mientras que no hay evidencia sobre la causa bioquímica de la depresión, la evidencia sobre los efectos secundarios de los antidepresivos sí es abundante. La misma investigadora señala: "Miles de personas sufren de efectos colaterales por los antidepresivos, incluyendo severos efectos por abstinencia". Entre estos efectos, el más conocido y recurrente es la pérdida del deseo sexual y sus funciones asociadas. Asimismo, los autores de este estudio sugieren que existe la posibilidad de que, de hecho, los antidepresivos promuevan a la larga una baja producción de serotonina. 

En un estudio publicado en la revista Molecular Psychiatry se analizaron los casos de miles de personas. No se encontró diferencia en los niveles de serotonina en la sangre entre personas diagnosticadas y personas sanas. Incluso se observó que, en cientos de individuos, bajar los niveles de serotonina artificialmente no condujo a un estado de depresión.

La evidencia apunta más bien a que ciertos eventos en la vida, aquellos que son muy estresantes, se correlacionan con la depresión. El sentido común ofrece mayor claridad para un tratamiento que la ciencia psiquiátrica. 

Algunos críticos señalan que los antidepresivos han sido una forma fácil para que los psiquiatras puedan lidiar con problema sumamente complejos, que requieren antes que nada una gran atención, sin involucrarse demasiado. Como ocurre muy a menudo en la medicina moderna, la promesa es que tragarse una pastilla lo resolverá todo. Esto se ha incrementado en la pandemia, con el crecimiento de las consultas en línea. En Estados Unidos, uno de cada seis adultos toma antidepresivos.

El hecho de que no exista evidencia para concluir que la anormalidad de serotonina en el cerebro no es la causa de esta enfermedad no significa que los antidepresivos no puedan funcionar y, de hecho, en algunos casos funcionan. Puede ser que tengan efectos placebo, que sean cofactores de otros aspectos en un tratamiento o que funcionen simplemente al "apagar" las emociones. Por lo mismo, no se recomienda cortarlos de tajo sin la asistencia de un médico. No obstante, el hecho de que sirvan en algunos casos no implica que la depresión tenga una causa bioquímica o que los antidepresivos sean el mejor tratamiento 

El escritor Justin Garson, autor del libro Madness: A philosophical exploration (Oxford, 2022), ha hecho una serie de comentarios al respecto que merecen rescatarse. Según Garson, decir que la depresión es provocada por falta de serotonina es como "decir que mi dolor en la columna vertebral es por falta de cortisona". Es un reduccionismo absurdo, propio del materialismo rampante, pensar que "la depresión se debe a la falta de un químico". O, podríamos decir ahora, con la reciente aprobación de sustancias psicodélicas: "la depresión es una falta de psilocibina en el cerebro" (pues el cerebro produce naturalmente sustancias análogas a la psilocibina). Pero esto es obviamente absurdo. Más razonable sería decir que "la depresión es una falta de significado y conexión en la vida" (pero esto no tiene sentido para el reduccionismo materialista).

Más importante aún: aunque una condición no sea causada por un déficit químico, ello no significa que una sustancia no pueda ayudar. Por ejemplo, el ibuprofeno puede servir para aliviar un dolor de cabeza, sin que la falta de este sea el origen del dolor. 

El mismo Garson se pregunta si un mito más o menos similar podría también existir en relación con otras psicopatologías y la supuesta falta de dopamina (lo cual, de nuevo, no quiere decir que la dopamina no pueda usarse como tratamiento). Y agrega que la noción del "desbalance químico" del cerebro ha promovido la idea de que existe "una simple solución química" y, con esto, interpretaciones dominantes sobre "qué tipo de terapias podrían funcionar y en las cuales deberíamos concentrar todos los recursos". Se produce entonces el mito de que "lo que importa es la química de tu cerebro".

En este contexto, en diversos países anglosajones un 85% de las personas creen que la depresión es sólo un desbalance químico del cerebro, lo que en algunos casos las puede estar alejando de encontrar una solución.

La profesora Coleen Aldous argumenta que esta percepción no es casual: el llamado "Big Pharma" es responsable de esta creencia. Las compañías farmacéuticas, señala, han contribuido a promover la idea de que la depresión tiene como causa un desbalance químico, pese a que nunca existió evidencia contundente al respecto. La firma Lily promovía en 2008 el Prozac diciendo que "muchos científicos creen que un desequilibrio en la serotonina puede ser un importante factor en la seriedad de la depresión. El Prozac puede ayudar a corregir este desequilibrio aumentando la producción de serotonina en el cerebro".

Otras reacciones dentro de la comunidad científica han sido más cautas, no sin confirmar lo mismo. Por ejemplo, el Dr. Phil Cowen de la Universidad de Oxford notó que: "Ningún profesional de la salud actualmente sostendría el punto de vista de que una condición compleja como la depresión se origina de la deficiencia de un único neurotransmisor". Muchos psiquiatras defienden ahora la teoría biopsicosocial de la depresión. Apuntan, además, que Moncrieff no es la primera en refutar la teoría bioquímica, pues ya había sido abandonada desde hace mucho tiempo.


También en Pijama Surf: Esta es la poderosa razón por la cual la depresión puede ser lo mejor que te ha pasado

 

Imagen de portada: Biznews