*

Chía, el superalimento legado por nuestros ancestros: qué es, cómo consumirlo y cuáles son sus beneficios

Buena Vida

Por: Patricia Ruiz - 06/23/2022

Los beneficios de la chía son cada vez más reconocidos
El mejor cotizador de autos en línea

Hoy en día se pone más atención al cuerpo, a la salud y al bienestar físico y emocional. Cada vez más personas están acercándose a estilos de vida mucho más saludables y a una alimentación mucho más limpia y natural. En ese sentido, cada vez se conocen más alimentos con altos contenidos nutricionales y se aprovechan sus cualidades para mejorar la salud de muchas personas.

Uno de esos grandes alimentos que concentran grandes propiedades nutricionales son las semillas de chía. Estas son las semillas comestibles de la Salvia hispanica, una planta con flores de la familia de la menta y la albahaca. Es originaria del centro y sur de México. Hay pruebas de que las culturas mesoamericanas la cultivaban en grandes cantidades durante la época prehispánica. La chía era un alimento básico para la mayoría de las culturas prehispánicas.

Las semillas de la chía son higroscópicas, lo que significa que tienen la capacidad de absorber la humedad de su alrededor; pueden absorber hasta doce veces su peso en líquido. 

La chía es muy sencilla de incorporar en platillos y bebidas. Lo único que tienes que hacer es agregar un puñado en licuados, agua de frutas, yogur o ensaladas. También puedes usarla en postres como gelatinas, pasteles, panqués y galletas. 

La cantidad recomendada es de una a tres cucharadas; se remueven y se dejan reposar aproximadamente quince minutos hasta que forman un gel que se puede añadir a cualquier platillo.

La chía tiene muchas propiedades y beneficios nutricionales que la convierten en un superalimento:

  • Contiene altos niveles de vitaminas, minerales, y antioxidantes, como los ácidos grasos omega 3 y 6. Esto la hace el vegetal con mayor contenido en omega 3, en especial ácido alfa linolénico. 
  • Contribuye a la protección cardiovascular. El omega 3 tiene propiedades antinflamatorias, vasodilatadoras y antitrombóticas. Esto significa que la chía ayuda a prevenir la presión arterial alta, la hipercolesterolemia y la hipertrigliceridemia. 
  • Tan sólo dos cucharadas de esta semilla contienen 10 g de fibra, 5 g de proteína, 9 g de grasa y 180 mg de calcio. Las cantidades de calcio cubren el 63% de las cantidades diarias recomendadas y las de magnesio el 95%. 
  • La chía tiene la capacidad de ampliar su tamaño cuando entra en contacto con el agua, lo que genera una consistencia gelatinosa que da una sensación de saciedad. 
  • Puede ayudar a controlar los niveles de azúcar y colesterol en la sangre. La fibra de la chía evita la absorción de grasa y azúcar en la sangre, por lo que contribuye a reducir el colesterol y la hipoglucemia.
  • La chía puede ayudar a conciliar el sueño, gracias a que contiene el aminoácido triptófano, un inductor del sueño que está involucrado en la producción de melatonina y serotonina.
  • Mejora el tránsito intestinal, debido a su alto contenido de fibra. Gracias al alto contenido de mucílagos (fibra soluble que aumenta de volumen en contacto con el agua) estimula el movimiento intestinal, mejorando la actividad digestiva. Además, la viscosidad de las semillas húmedas hidrata y lubrica el tubo gastrointestinal.

Mejorar nuestra alimentación no significa que tengamos que recurrir a alimentos o ingredientes caros. Es importante tomar en cuenta que los ingredientes más saludables están al alcance de nuestras manos y, además, han formado parte de la dieta de cientos de generaciones.

 


También en Pijama Surf: 15 alimentos que México le regaló a la gastronomía mundial

Imagen de portada: Karyna Panchenko / Unsplash