*

X

3 formas en que la creatividad está conectada con tu salud mental

Salud

Por: pijamasurf - 11/18/2020

Dar rienda suelta a tu creatividad podría ser el mejor camino para llevar bienestar a tu vida

En el marco del Checkerboard Day, en el que Vans celebra el poder de la expresión creativa alrededor del mundo, apostamos por el ejercicio de la creatividad como una de las maneras más efectivas de cultivar el bienestar mental. Como parte de esta fecha, Vans ofrece talleres digitales de expresión artística, los cuales puedes encontrar en este enlace.

Asimismo, puedes participar de esta celebración global de la creatividad a tu manera: cantando, bailando, dibujando, escribiendo, patinando, surfeando, maquillándote o como sea que tu impulso creativo lo dicte, y compartir tu actividad en redes sociales con el hashtag #VansCheckerboardDay. Usa tus checkers (ropa o tenis de cuadritos) favoritos y ármate un outfit que te represente.​

A este respecto, compartimos a continuación 3 maneras en que dar rienda suelta a la creatividad que cada cual trae consigo impacta directa y positivamente en la salud mental.

 

La creatividad conduce a la felicidad

La conexión entre creatividad y felicidad es intuitiva pero también ha sido examinada científicamente. Por un lado, muy probablemente todos hemos experimentado algún momento en que, haciendo algo que realmente nos gusta (cocinar, pintar, practicar algún deporte, escribir, incluso hablar con una persona con quien la conversación es interesante y estimulante), sentimos que todo en el mundo dejó de importar excepto dicha acción, nuestro ser está volcado por completo a lo que hacemos, cualquier otra preocupación cesa o pierde importancia y, en fin, todas nuestras capacidades están entregadas a la realización de esa actividad.

A un estado semejante se le conoce en inglés como flow y, entre otros, el psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi lo ha estudiado con detenimiento. En español el flow puede entenderse como “estado de fluidez”. Csikszentmihalyi piensa que el flujo es un estado de concentración o absorción completa:

el hecho de sentirse completamente comprometido con la actividad por sí misma. El ego desaparece. El tiempo vuela. Toda acción, movimiento o pensamiento surgen inevitablemente de la acción, del movimiento y del pensamiento previos, es como si estuviéramos tocando jazz. Todo tu ser está allí, y estás aplicando tus facultades al máximo.

Por otro lado, el neurocientífico Daniel Levitin describe el flow como la fusión de "la acción y la atención", un completo involucramiento en lo que se hace, hasta el punto de que "lo que piensas se convierte en lo que haces”.

Desde un punto de vista orgánico, el efecto de este estado es que inunda al cerebro de dopamina, el neurotransmisor responsable de la sensación de bienestar. La dopamina suele liberarse en actividades placenteras como tener un orgasmo, comer chocolate o ganar una apuesta, pero también en otras más civilizadas como aprender un nuevo idioma. 

En ese sentido, la dopamina es el antídoto ideal para estados como la ansiedad o la depresión, pues además de proveer felicidad, la dopamina también es la responsable de que nos sintamos motivados para continuar realizando una actividad.

 

La creatividad fortalece tu sistema inmune

Aunque a primera vista parezca que la creatividad sólo tiene que ver con nuestras capacidades intelectuales o cognitivas, lo cierto es que su efecto puede extenderse a todo el organismo y, en particular, a algo tan especifico como el sistema inmune.

Un estudio realizado entre pacientes con VIH demostró que escribir es una actividad capaz de incrementar el conteo de linfocitos CD4+, una de las células más importantes de nuestro sistema de defensas corporales. 

En el estudio, dirigido por el Keith J. Petrie de la Facultad de Ciencias Médicas y de la Salud de la Universidad de Auckland, en Nueva Zelanda, se observó que pacientes que escribieron a propósito de sus experiencias más traumáticas mostraban, después de un tiempo de sostener dicho hábito, una mejora sensible en distintos indicadores de salud, entre ellos el conteo de los linfocitos mencionados.

 

La creatividad te da energía

En nuestra época, la fatiga se ha convertido en un padecimiento discreto, al que quizá no prestamos mucha atención, pero que aqueja a millones de personas en el mundo. Y no hablamos de la fatiga genuina de jornadas verdaderamente extenuantes, sino esa fatiga más bien emocional, resultado del estado de ansiedad en que se vive, de prisa y de estrés.

Al respecto, la creatividad se nos ofrece también como una posible medicina para el alma y el cuerpo fatigados.

Un estudio realizado de 2007 encontró que personas asiduas a bailar hip-hop y a un tipo de baile aeróbico tenían un mejor ánimo que aquellas que no realizaban estas u otras actividades equivalentes. Pero no sólo eso. Además, contrario a lo que podría pensarse, esas personas activas reportaban una sensación de mayor vigor y entusiasmo, frente al grupo con quienes se les comparó, que se consideraban en un estado de cansancio continuo.

 

Erich Fromm sostuvo que la capacidad de ser espontáneo –es decir, de poder actuar libremente, de poder “expresar lo que verdaderamente uno siente y piensa”– es uno de los elementos más importantes para que una persona se considere a sí misma plena, realizada y hasta feliz. “No existe ninguna cosa que nos proporcione más orgullo y felicidad –dice Fromm– que pensar, sentir y decir lo que es realmente nuestro”.

En el año tan particular que hemos vivido, la creatividad puede ser para cualquiera de nosotros como un salvavidas donde se preserve lo que nos hace más auténticos, más originales y más humanos. Después de todo, como también señaló Fromm, es en la actividad espontánea, creativa y auténtica donde cada persona encuentra su fortaleza, aun en los tiempos más adversos.

 

Imagen de portada: Jr Korpa / Unsplash