*

X

Ser espontáneo: lo mejor que puedes hacer para transformar tu vida, según Erich Fromm

Buena Vida

Por: pijamasurf - 05/19/2018

Una de las cualidades más preciosas del ser humano, su espontaneidad, indica el camino a la realización auténtica del yo, según Fromm

Una de las paradojas de la condición humana moderna es cierta lucha constante entre aquello que el individuo busca ser, aquello que la sociedad le pide ser y aquello que puede ser bajo circunstancias determinadas. 

Muchas personas en nuestra época viven frustradas porque no dejan que sus deseos más auténticos surjan y florezcan; otros más viven “aplastados” por la demanda constante de éxito, productividad o rendimiento que la sociedad les impone; y por último, hay quienes se estrellan continuamente con la realidad porque no se han dado cuenta de que ciertas cosas simplemente no son posibles en sus condiciones de vida, o no en ese momento, o no de la manera en que la que las están buscando.

¿Cómo encontrar el equilibrio? ¿Existe un punto en donde el ser humano realice su deseo de tal modo que se sienta pleno personalmente, valorado socialmente y satisfecho en la medida de sus circunstancias?

La pregunta quizá no es sencilla, pero la respuesta sí lo es. En breve, dicho punto de equilibrio sí existe. Sí es posible alcanzar ese estado de la existencia al que a veces se le llama “realización” propia, una palabra que evoca esa puesta en marcha del potencial personal bajo la orientación pura y simple del deseo. ¿Pero cómo? El método, en efecto, es el quid de este asunto. El equilibrio existe, ¿pero cómo encontrarlo?

En El miedo a la libertad (1941), el psicólogo Erich Fromm ofreció una valiosa lección al respecto y, especialmente, una argumentación de por qué en el fondo la llamada realización del yo no es otra cosa más que la consecución de la libertad.

De entrada, Fromm nos llama a por un momento dejar de conceder tanta primacía al pensamiento racional, voluntarioso, y vernos a nosotros mismos como lo que somos: seres contradictorios, en cierta forma inestables o conflictivos, ignorantes de nosotros mismos y de todo aquello que bulle en nuestro interior. Pero no se trata de reconocer esto como un reproche, sino sólo para darnos cuenta de que en muchos casos no dimensionamos el enorme potencial de lo que somos y que, de momento, se encuentra encauzado en otras tareas de las que no siempre estamos al tanto. Nos dice Fromm:

[…] la realización del yo se alcanza no solamente por el pensamiento, sino por la personalidad total del hombre, por la expresión activa de sus potencialidades emocionales e intelectuales. Éstas se hallan presentes en todos, pero se actualizan sólo en la medida en que lleguen a expresarse. En otras palabras, la libertad positiva consiste en la actividad espontánea de la personalidad total integrada.

En el párrafo al que pertenece este fragmento, Fromm hace una crítica al acercamiento racionalista de la personalidad que supone que basta con plantearse algo para obtenerlo, esto es, como si la realización del yo fuera un proceso lineal de causa y efecto, de decisión y acto. 

¿Pero cuántos de nosotros cuántas veces no hemos abandonado un propósito que de inicio nos planteamos con claridad y hasta con voluntad? Hacer ejercicio, cumplir con una dieta, incluso tareas sencillas como dedicar una tarde a estudiar… ¿Por qué si somos capaces de proponernos racionalmente hacer algo, no lo hacemos? Si seguimos a Fromm podemos responder que dicha intención se malogra porque aunque tomamos en cuenta nuestro potencial intelectual o racional, no hacemos lo mismo con todo aquello emocional que de todos modos está presente en nuestra vida, tomando parte en todo momento de nuestros actos y nuestras decisiones.

Para Fromm, parte de ese proceso de integración de todas las partes que somos –lo intelectual y lo emocional, lo racional y lo irracional– descansa en una toma de conciencia sobre una de nuestras cualidades más preciosas: la espontaneidad. Cuando pensamos de pronto y de la nada en algo, cuando se nos ocurre una idea, cuando surge en nuestro interior el deseo de hacer algo… esa es nuestra propia espontaneidad manifestándose. Fromm lo describe en estos términos:

Muchos de nosotros podemos percibir en nosotros mismos por lo menos algún momento de espontaneidad, momentos que, al propio tiempo, lo son de genuina felicidad. Que se trate de la percepción fresca y espontánea de un paisaje o del nacimiento de alguna verdad como consecuencia de nuestro pensar, o bien de algún placer sensual no estereotipado, o del nacimiento del amor hacia alguien: en todos estos momentos sabemos lo que es un acto espontáneo y logramos así una visión de lo que podría ser la vida si tales experiencias no fueran acontecimientos tan raros y tan poco cultivados.

En efecto, conocemos nuestra propia espontaneidad y en cierta forma tenemos ahí un atisbo de nuestro potencial, de lo que somos capaces… pero somos nosotros mismos quienes con frecuencia “matamos” esa espontaneidad, quienes no la dejamos surgir y manifestarse plenamente. Quizá porque crecimos en un ambiente severo donde no se nos permitió expresarnos, quizá porque la sociedad en que crecimos no valora ni la imaginación ni la creatividad, quizá porque…

¿Pero qué pasaría si quitáramos todas las barreras y obstáculos, y dejáramos la vía libre a nuestra espontaneidad? En parte, ocurriría que toda ese energía que se encuentra en nuestro interior se liberaría y pasaría al exterior, operaría directamente sobre el mundo y, dado que el acto espontáneo surgió de algo que queremos realmente, transformaría la realidad en concordancia con nuestro deseo. Al respecto, nos dice Fromm:

[En la espontaneidad] el individuo abraza el mundo. No solamente su yo individual permanece intacto, sino que se vuelve más fuerte y recio. Porque el yo es fuerte en la medida en que es activo. No hay fuerza genuina en la posesión como tal, ni en las propiedades materiales ni en aquella de cualidades espirituales, como las emociones o los pensamientos. Tampoco la hay en el uso y manipulación de los objetos; lo que usamos no es nuestro por el simple hecho de usarlo. Lo nuestro es solamente aquello con lo que estamos genuinamente relacionados por medio de nuestra actividad creadora, sea el objeto de la relación una persona o una cosa inanimada. Solamente aquellas cualidades que surgen de nuestra actividad espontánea dan fuerza al yo y constituyen, por lo tanto, la base de su integridad. La incapacidad para obrar con espontaneidad, para expresar lo que verdaderamente uno siente y piensa, y la necesidad consecuente de mostrar a los otros y a uno mismo un seudoyó, constituyen la raíz de los sentimientos de inferioridad y debilidad. Seamos o no conscientes de ello, no hay nada que nos avergüence más que el no ser nosotros mismos y, recíprocamente, no existe ninguna cosa que nos proporcione más orgullo y felicidad que pensar, sentir y decir lo que es realmente nuestro.

Parece magia, ¿no es cierto? Que algo tan aparentemente sencillo como escucharnos a nosotros mismos sea capaz de transformar el mundo. Pero increíble como suena, así es. Ese es el “modesto” poder de la espontaneidad. 

Parece que vale la pena hacernos caso más seguido, ¿no es cierto?

 

También en Pijama Surf: La dificultad de vivir: una entrevista a Jacques Lacan

En este enlace, una versión digitalizada de El miedo a la libertad, de Erich Fromm

Te podría interesar:

4 estrategias de inspiración zen para combatir la procrastinación

Buena Vida

Por: pijamasurf - 05/19/2018

4 acciones sencillas que puedes emprender para dejar esa forma de autosabotaje llamada procrastinación

La procrastinación es uno de los grandes vicios de nuestra época y, a juzgar por nuestra historia, también de épocas pasadas. Algo hay en el ser humano que nos predispone a preferir la distracción y el aplazamiento frente al esfuerzo sostenido y constante. 

Con todo, la desventaja de la procrastinación no es únicamente que al final sólo retrase lo inevitable sino, sobre todo, que nos aleja de aquello que sí queremos hacer. En este sentido, bien puede considerarse una forma del autosabotaje en el que a veces incurrimos cuando intentamos seguir nuestras intenciones más sinceras pero, por distintas razones, no nos atrevemos a continuar sobre ese camino.

Joseph Campbell, el gran estudioso de los mitos, escribió alguna vez que la cueva a donde más tememos entrar es la que resguarda el tesoro que más apreciaremos. En ese espíritu compartimos ahora estos consejos, que quizá alguien encuentre útiles para dejar de escuchar la voz de la duda y opte, mejor, por el camino de la acción.

 

1. Toma conciencia de tu cuerpo

“Mente sana en cuerpo sano”. El poeta Juvenal no se equivocó cuando escribió estas palabras: la mente y el cuerpo son dos elementos de un mismo sistema y, por lo mismo, el estado de uno repercute en el otro. 

Alimentarse equilibradamente, dormir las horas necesarias para descansar, ejercitarse o reconocer los momentos en que es necesario interrumpir el trabajo, son algunas de las situaciones en las que el cuerpo incide directamente en la capacidad mental y de conciencia.

En tu alimentación diaria privilegia el consumo de leguminosas y de otras fuentes de proteína vegetal, que te darán la energía suficiente para continuar tu trabajo, saciarán tu hambre y no tendrás esa sensación de pesadez que sobreviene con otro tipo de alimentos (como la carne o los carbohidratos refinados). 

Para asegurar una buena oxigenación de la sangre que llega a tu cerebro, procura consumir verduras de hojas verdes (espinacas, acelgas, etc.) pero también realizar algún tipo de ejercicio físico.

Entre los consejos que alguna vez dio Margaret Atwood para las personas que escriben se encuentra uno muy peculiar y pocas veces dicho: hacer ejercicios para fortalecer la espalda, pues el dolor que puede sobrevenir por pasar mucho tiempo sentado no hace más que distraer.

El yoga es en ese aspecto muy similar, pues aunque podría pensarse que se trata únicamente de una disciplina física, en realidad su práctica es indisociable de la meditación, pues el fin del yoga es preparar al cuerpo para permanecer en una postura cómoda para meditar por tanto tiempo como sea posible sin que el cansancio o el dolor sean una distracción.

Sal a caminar cuando te sientas tenso o abrumado. Bebe agua. Si algo en el trabajo que realizas no fluye, permite que tu mente divague. Si es necesario, toma una siesta. Contempla, respira.

En pocas palabras: cuídate, cuidando tu cuerpo.

 

2. Haz un compromiso sencillo (pero consciente)

Como aseguraban los estoicos, la mayoría de nosotros es más fuerte de lo que cree. Es sólo el temor, el miedo al fracaso, las dudas y demás voces contrarias las que nos hacen pensar que no somos capaces de algo. Por ejemplo: el compromiso, que es otra forma de la concentración. 

Haz esta prueba: elige algo sencillo que siempre has querido hacer. No necesariamente las “grandes” tareas que con frecuencia se abandonan, pero sí quizá algo orientado hacia ese objetivo. Por ejemplo, en vez de comprometerte a ir todos los días al gimnasio, empieza por llegar caminando a tu trabajo; en vez de comprometerte a dejar de fumar, quizá puedas pensar en un día no fumar por la mañana; en vez de cambiar radicalmente tu dieta de un día a otro, piensa en alguna modificación sencilla y factible: beber tu café sin azúcar, aumentar tu consumo de frutas y verduras, etcétera.

Una vez que hayas elegido tu objetivo, comprométete a cumplirlo, pero no sólo eso. Observa sin juzgarte los momentos en que sientes que no puedes hacerlo, que dudas, que te inclinas por hacer lo que siempre has hecho. Más que un ejercicio de voluntad, se trata sobre todo de poner a funcionar tu conciencia, es decir, ejercer tu capacidad de decisión y acción conscientemente. ¿De veras es muy grave que esa mañana no fumes? ¿Es muy difícil caminar tres o cuatro calles adicionales a las de tu ruta cotidiana? Si crees que no puedes lograrlo, ¿por qué piensas así?

Otro elemento de utilidad puede ser que pienses en el motivo ulterior por el cual te fijaste dicho objetivo: tu salud, tu bienestar, tal vez tu imagen personal, un viaje para el cual estás ahorrando, etc. Si tu voluntad flaquea, recordar ese deseo te puede ayudar a concentrarte de nuevo.

Finalmente, después de varios días en que hayas proseguido en tu propósito, date cuenta también de esto: eres perfectamente capaz de cumplir con un compromiso, de establecer un objetivo y cumplirlo, de concentrarte y de aplicar todos tus recursos en algo que quieres. Todo es cuestión de conciencia.

 

3. Cuida tu espacio

Los espacios que habitamos tienen un gran efecto en nuestra mente y, al mismo tiempo, sus cualidades suelen depender tanto de la tarea que ahí se realiza como de las inclinaciones personales de quien ahí se encuentra. 

En la medida de lo posible, crea un espacio que favorezca tu concentración, en donde te sientas a gusto y que además favorezca también la labor que piensas hacer. Quizá puedas improvisar en un rincón del lugar en donde vives, quizá quieras invertir en cierta decoración especial (plantas, afiches, etc.), quizá lleves ahí tu silla favorita o lo único que necesites sea luz y ventilación. No importa qué elijas, sólo recuerda tener en mente que evitar la procrastinación es el fin principal.

Un consejo muy específico, pero que vale la pena mencionar: si crees que Internet es para ti una gran fuente de distracción, puedes considerar desconectarte mientras te concentras en tu trabajo, o al menos no llevar contigo un dispositivo para navegar.

 

4. Trabaja por placer

Al trabajo se le asocia comúnmente con el deber, la obligación y a veces incluso el castigo y el tormento. Cuando partimos de eso, la procrastinación es totalmente comprensible, pues se presenta como un escape un tanto inconsciente frente a algo que no sentimos ningún deseo auténtico de realizar.

¿Pero por qué llevar a ese mismo lugar mental una tarea que sí quieres hacer? ¿Por qué no intentar separar el trabajo que, efectivamente, se hace por obligación, de un posible trabajo que haces por gusto? Y aun en eso que hacemos por obligación, ¿por qué no encontrar también cierto placer? 

Encontrar el gusto en lo que hacemos es probablemente la mejor manera de combatir la procrastinación y, por otro lado, favorecer la concentración, pues toda nuestra energía está puesta en ello. 

De inicio esto puede no parecer sencillo, pues en nuestra formación lo más usual es que aprendamos a trabajar, como decíamos, únicamente instigados por el deber y la obligación, o porque creemos que el fruto de nuestro trabajo complacerá a otros. 

Desaprender dichos patrones también puede ser necesario para no escapar del deber no por la puerta falsa de la distracción sino, más bien, por la resolución auténtica que se encuentra en el placer.

 

¿Qué te parece? ¿Tú has probado otra estrategia que te ha resultado útil? Te invitamos a compartir tu experiencia en la sección de comentarios de esta nota o a través de nuestras redes sociales.

 

También en Pijama Surf: El desapego es el camino para cumplir tus propósitos y lograr un cambio efectivo en tu vida

 

Ilustración de portada: Dániel Taylor