*

X
En la pandemia la gente trabaja más y gana menos

Uno de los principales motivos que incentivaron la revolución tecnológica era la premisa de que la tecnología permitiría que el ser humano tuviera más tiempo de ocio o más tiempo libre, una idea que se tenía ya en la época de la revolución industrial, en el siglo XIX, y que más recientemente se revivió en el florecimiento de la tecnología digital.

En el caso de la informática y sus tecnologías derivadas (Internet, inteligencia artificial, automatización de los procesos, etc.), desde hace décadas hemos visto que todo ese desarrollo no se ha traducido en más tiempo libre, pues las personas, en vez de aprovechar la supuesta eficiencia de los medios de comunicación y producción para hacer otro tipo de actividades, ahora pasan más tiempo conectadas, recibiendo y respondiendo correos electrónicos o consumiendo noticias y entretenimiento.

Hay dos razones principales para esto. Una es que las plataformas tecnológicas están diseñadas de tal manera que se vuelven "adictivas" y penetran todos los aspectos de nuestras vidas. La segunda es el mandamiento capitalista de ser más productivos y de desarrollar nuestro "sí mismo" a toda costa.   

Ahora vemos una nueva fase de esta tendencia que, incluso podría decirse, es ya un habito, en el caso del modelo de trabajo que se ha instalado con la pandemia. 

Un estudio publicado por la Oficina Nacional de Investigación Económica de Estados Unidos mostró que la pandemia ha generado que las personas ahora trabajan 48 minutos más todos los días, el número de reuniones se ha incrementado un 13% y, en total, las personas envían 1.4 más correos por día. El estudio tomó en cuenta a veintiún mil compañías de dieciséis ciudades de diversas partes del mundo.

El sitio Bloomberg reseña otra investigación según la cual, en algunas ciudades de Estados Unidos, el incremento en el tiempo dedicado a trabajar ha llegado a tres horas diarias más.

Más estudios son necesarios para determinar cómo estos nuevos modelos de trabajo afectan la salud, el estado de ánimo y la productividad, entre otras cosas. Debe considerarse el hecho de que no sólo el trabajo sino también las relaciones se han tornado más "online", lo cual puede producir diferentes trastornos emocionales y cognitivos debidos a un exceso de tiempo pantalla. Si a esto le sumamos la "depresión económica", el panorama actual y en el futuro inmediato es sin duda aciago. 

 

También en Pijama Surf: Debemos abandonar la producción y optar por una ecología política: Bruno Latour