*

La historia del racismo en el mundo necesita ser contada de nuevo

Sociedad

Por: pijamasurf - 07/01/2020

Las protestas del movimiento 'Black Lives Matter' han echado a andar la discusión sobre el racismo

Después del homicidio de George Floyd a manos de un policía, las protestas del movimiento "Black Lives Matter" ("Las vidas negras importan") crecieron en Estados Unidos y tuvieron impacto en muchos países europeos. 

A la protesta se sumaron las demandas del reconocimiento histórico del colonialismo y la esclavitud. A raíz de las protestas antirracistas, muchas estatuas han sido dañadas, derribadas o retiradas en varias ciudades alrededor del mundo. 

En Minnesota se derribó una estatua de Cristóbal Colón, en Boston se decapitó a la estatua del famoso conquistador; en Houston el monumento a Colón y la estatua de Juan Ponce de León no fueron derribadas, pero sus caras fueron pintadas con aerosol rojo. 

La líder del Partido Demócrata en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, pidió que se retiraran once monumentos de personajes confederados, mientras que el gobernador de Virginia, el también demócrata Ralph Northam, anunció que quitará la estatua del general Robert E. Lee. También en Richmond, Virginia, la estatua del presidente de la Confederación, Jefferson Davis, fue derribada por un grupo de manifestantes antirracistas. 

La historia no son los personajes individuales, la historia se configura por un conjunto de procesos de larga duración que se condensan en figuras individuales de manera simbólica. Estas figuras expresan el sentimiento de toda una época: la indignación por la esclavitud y las injusticias cometidas durante siglos contra las personas negras. Las estatuas de los personajes de la historia, además de representarlo, glorifican este pasado. 

Las protestas antirracistas no son nuevas, no surgieron sólo como respuesta al homicidio de George Floyd. Las protestas son condensaciones de años de hartazgo y abusos policiales. 

Las distintas protestas antirracistas no sólo han sido demostraciones del hartazgo, sino que con ellas vienen propuestas para comenzar a eliminar el racismo en diferentes niveles. Desde usar las redes sociales para promover marcas con dueños negros, hasta la petición “Defund the police”, para retirar el financiamiento que la policía recibe.

Para un gran sector de la sociedad estadounidense, la solución a la brutalidad policial y a las desigualdades raciales en la policía es simple: deshacerse de la policía (defund the police). 

La propuesta es bastante sencilla. En lugar de financiar los departamentos policiales, una parte considerable de los presupuestos de las ciudades se invierte en las comunidades, especialmente las marginadas, donde ocurre gran parte del trabajo y el abuso policial.

El acto de derribar las estatuas de ciertos personajes es el punto de partida para la conversación y el debate sobre la historia del racismo alrededor del mundo. Además, nos invita a reflexionar cómo la historia nos ha moldeado y ha configurado nuestro presente.  

 

También en Pijama Surf: Días de furia y solidaridad: imágenes de las protestas por el homicidio de George Floyd

 

Imagen de portada: Evan Fros