*

X

Espíritu que experimenta la naturaleza del cosmos: Osho sobre cómo hacer el amor

Salud

Por: pijamasurf - 11/05/2019

Osho recomienda un método de éxtasis erótico meditativo.

Rajneesh, mejor conocido como Osho, alguna vez se definió como un "playboy espiritual", un hombre que no negaba en ninguna medida el sentido del placer en la vida espiritual. Más allá de la personalidad enormemente controversial de Osho, es indudable que fue una persona magnética, por momentos brillante, y con un profundo –y a veces oscuro… sentido del humor.

Osho parece ser, por muchas razones, la persona indicada para hablar sobre el erotismo y su dimensión espiritual o extática. En una de sus famosas sesiones de pregunta/respuesta, contestó a una periodista italiana que le pidió que hablara "sobre un método meditativo para amantes latinos". Esto fue lo que dijo el polémico maestro indio.

Osho explica que el acto sexual debe hacerse manera sagrada, eliminando todo atavismo de culpa y pecado. Generalmente las personas hacen el amor con premura y de manera mecánica, pero Osho asevera que el acto amoroso debe hacerse como se hacen los actos religiosos de adoración. En un lugar aparte que la pareja separe en su casa, donde haya flores, velas o luz suave; donde se estimulen los sentidos, como si se tratara de un templo para el erotismo. Idealmente, la pareja debe bañarse antes y prepararse como se prepararía para recibir a una divinidad. Fundamental a esta práctica de amor extático es el coqueteo previo, las caricias y exploración del cuerpo, que deben durar mucho tiempo y hacerse sin ninguna prisa. 

El maestro indio añade que este acto debe hacerse con un reconocimiento de que es un canal de energía divina, un regalo inmenso de la naturaleza, sin ninguna mácula o asomo de culpa. Asimismo, es fundamental hacerlo sin una identificación personal, sin pensamiento discursivo. La pareja debe simplemente observar lo que sucede sin identificarse, siendo la pura conciencia de testigo, como el purusha (el espíritu) que experimenta la prakriti (la naturaleza del cosmos). Pura conciencia atenta y relajada. 

Osho recomienda practicar el acto con la mujer arriba e incluso condena como algo bestial la posición del "misionero", sugiriendo que esta posición no permite a la mujer "jugar" o explorar. La pareja debe reconocer, después del largo coqueteo previo, el momento indicado para la penetración, sintiendo la bioelectricidad del cuerpo.  Durante el acto, particularmente la mujer, cuyo cuerpo de placer es más amplio y no centralizado al área genital, debe vibrar enteramente en la profunda alegría erótica. Después del orgasmo, la pareja no debe dormirse o separarse, pues Osho sugiere que entonces inicia un segundo orgasmo. Después del orgasmo del pico, llega "el orgasmo del valle", un orgasmo contemplativo, del "posjuego", "con una diferente belleza, otra profundidad"... el orgasmo del valle, que es también el orgasmo del vientre, de los vientres unidos, contemplándose en la eternidad después de la creación y destrucción del universo. El orgasmo físico en ese momento se mueve hacia un orgasmo interior en el que se repite lo vivido pero ya sin que haya el intercambio físico. Este orgasmo libera todas las trabas y traumas que impiden expresar la compasión e inteligencia del ser, según Osho.

A continuación compartimos un video en que Osho abunda sobre el tema.

 

También en Pijama Surf: Atención sexual plena: una meditación para realizar durante el sexo