*

X

Una alberca, un bosque y otros proyectos excéntricos para el techo de Notre-Dame

Arte

Por: pijamasurf - 05/18/2019

La polémica sobre la reconstrucción de la catedral de Notre-Dame ha dado lugar a algunas singulares propuestas de arquitectura

Como sabemos, en abril pasado un incendio consumió buena parte del techo de la catedral de Notre-Dame, uno de los edificios más emblemáticos de París y de la arquitectura gótica en general. 

El suceso llamó la atención internacional y en Francia se tomó como una suerte de catástrofe nacional. En ese sentido, hubo también una polémica pública por la respuesta que algunos consideraron desmesurada en comparación con otros hechos también contemporáneos, desde cierta perspectiva más graves, que sin embargo no provocan el mismo interés internacional que tuvo el incendio de Notre-Dame.

Sea como fuere, es difícil negar o dejar de ver el valor histórico y artístico de la catedral de Notre-Dame, fruto de un proceso cuya riqueza y complejidad social vale la pena tener presente, pues nos ayuda a entender la importancia y el significado del edificio. Así podemos entender también que eventualmente el techo se repare y el esplendor de la catedral se restituya.

¿Pero de qué manera? Esta pregunta es menos sencilla de lo que podría parecer, pues para responderla justamente es necesario evaluar todo lo que implica reparar una iglesia con casi 700 años de historia y que, a lo largo de todo ese tiempo, en cierto sentido no fue nunca la misma. Como ha sucedido en otros casos, en parte la pregunta frente a las reparaciones abre al menos dos caminos: ¿hay que apegarse a una supuesta originalidad (que probablemente no exista tal cual), o aceptar que toda modificación será necesariamente un cambio? Y si es un cambio, ¿en qué sentido puede ser éste? ¿Un cambio radical o uno conservador?

Entre las propuestas de reparación, una de las más excéntricas es la del estudio de arquitectura Ulf Mejergren Architects (UMA) que tiene su sede en Estocolmo, Suecia, el cual sugiere que el techo de la catedral de Notre-Dame sea reemplazado por una enorme alberca pública, custodiada solemnemente por las estatuas de los 12 apóstoles del credo católico, mismas que se salvaron del incendio porque habían sido desmontadas y llevadas a un taller de restauración.

El proyecto podría parecer una broma, pero para el estudio, tiene una justificación. Según los arquitectos de UMA, “una catedral no es una isla aislada en medio de una fábrica humana, sino que pertenece a la ciudad y a la gente”. 

Otra propuesta igualmente excéntrica es la de Clément Willemin, arquitecto paisajista y miembro de la agencia BASE, para quien el techo de Notre-Dame bien podría albergar un pequeño bosque, igualmente accesible al público. A su juicio, esta idea es mucho menos costosa de implementar y, en consecuencia, podría liberar el dinero recaudado y no utilizado para construir viviendas sociales.

El proyecto de Francisco Gómez Tejada, del estudio NAB, es parecido, aunque quizá más cercano a un invernadero.

Quizá uno de los puntos más discutidos sobre las reparaciones de Notre-Dame sea el que se refiere a la flèche que se agregó en el techo de la catedral en el siglo XIX a instancias de las modificaciones propuestas por el arquitecto Viollet-le-Duc, la cual se volvió emblemática tanto para el edificio en sí como para la línea del horizonte de la ciudad de París. De entre todos los que consumió el fuego, la flèche fue quizá el elemento arquitectónico más importante de la catedral. No son pocos los arquitectos que dudan entre restituir la flèche de Viollet-le-Duc tal cual era, hecha de roble macizo, o reconstruirla según las circunstancias de nuestra época, con nuevos materiales y una adaptación de su diseño.

A ese respecto, la propuesta más abstracta es la de reemplazar la flèche por nada más que un haz luminoso que se proyecte todas las noches hacia el cielo parisino. Una idea, dicho sea de paso, con ciertas evocaciones a las columnas de luz que reemplazaron a las Torres Gemelas de Nueva York después de los atentados de 2001. Esta imagen, del diseñador gráfico Anthony Séjourné, muestra cómo luciría la flèche luminosa de Notre-Dame.

Norman Foster, considerado por muchos un genio de la arquitectura, dijo con motivo de esta discusión que la nueva flèche tendría que ser “contemporánea y muy espiritual”. En ese sentido, su propuesta de reparación sugiere una espiga de cristal y acero inoxidable, en cuya base se encontraría una plataforma de observación accesible al público y, para el techo de Notre-Dame, una estructura límpida hecha enteramente de cristal, la cual daría paso a nada más que la luz natural para iluminar el recinto. 

Excéntricas o no, todas estas ideas son sin duda atractivas, al menos por un solo aspecto: todas apuestan por lo nuevo. Con todo, justamente por esa razón no parece probable que el gobierno o la sociedad franceses estén preparados para aceptarlas.

 

También en Pijama Surf: Por qué la belleza es algo trascendente

Te podría interesar:

Arqueólogos chinos encuentran 'elixir de la inmortalidad' de 2 mil años

Arte

Por: pijamasurf - 05/18/2019

Un extraño descubrimiento

Dentro de la alquimia china, una disciplina que tenía tanto un aspecto interno similar al yoga como uno externo más parecido a la alquimia occidental, se tenía la costumbre de preparar ciertos elixires con metales raros como el mercurio o el cinabrio. Existía la llamada 'píldora de oro', una mítica sustancia que supuestamente confería la inmortalidad, la cual era tanto algo fabricado internamente como externamente.

Una noticia llamativa ha surgido en los últimos días. Una investigación arqueológica halló una vasija de bronce que contenía un líquido blanco-amarillento que primero se pensó que era algún tipo de vino de arroz, pero luego se descubrió que era un líquido probablemente ceremonial que contenía alunita y nitrato de potasio, dos sustancias usadas en la alquimia china.

Aparentemente la vasija, junto con una serie de objetos hechos de jade y de bronces, pertenecía a una persona de la alta nobleza. Se sabe que algunos emperadores experimentaron con la alquimia, justamente en busca del elixir de la inmortalidad. Esta es la primera vez que se encuentra una "medicina de la inmortalidad" conservada en líquido.

La ciencia moderna no considera que estas sustancias tengan propiedades medicinales significativas; en cambio, el nitrato de potasio puede causar daños, e incluso la muerte, si se consume en altas cantidades. Claro que para refutar la supuestas propiedades del elixir, alguien tendría que beberlo.