*

X

Este rasgo de personalidad asegura una vida larga (y posiblemente feliz)

Buena Vida

Por: pijamasurf - 10/22/2018

Esta capacidad está asociada con un estilo de vida saludable, en todos los aspectos de la existencia

¿Cuál es el secreto de la longevidad? ¿Es la dieta o el ejercicio físico? ¿El consumo de determinado tipo de alimentos o las relaciones personales significativas y duraderas? ¿O acaso la genética o habitar en determinados lugares, como han sugerido algunos?

De acuerdo con un estudio realizado por Margaret L. Kern y Howard S. Friedman (de las universidades de Melbourne y California en Riverside, respectivamente), el verdadero secreto de una vida larga y posiblemente feliz es un único rasgo de personalidad, esto es, un componente de la psicología y la conducta del individuo.

Dicho rasgo es la toma de conciencia. Dicho así parece escueto, pero en realidad se trata de una capacidad mucho más amplia de lo que solemos creer, y también muy poco desarrollada. 

Como han observado diversos pensadores e investigadores a lo largo de la historia, lo más común es que el ser humano viva sujeto a su inconsciente, esto es, a ideas sobre la realidad y la vida que nunca ha explorado o cuestionado pero que, aun así, utiliza sin darse cuenta para tomar o evitar decisiones y acciones en su existencia.

¿Por qué, por ejemplo, aunque muchas personas saben que una dieta saludable es fundamental para preservar la salud, parecen incapaces de comer más frutas y verduras, o de beber más agua? ¿Por qué las personas fuman, incluso a sabiendas de los daños que el tabaquismo ocasiona? ¿Por qué se bebe alcohol en exceso? ¿Por qué cuesta tanto abandonar un estilo sedentario de vida?

En buena medida, todas esas dificultades están asociadas con los aprendizajes subjetivos que cada persona acumuló a lo largo de sus primeros años de vida, mismos que se desarrollaron al hilo de al menos dos circunstancias específicas que los vuelven inconscientes: los recursos cognitivos todavía incompletos de la niñez y, por otro lado, la relación de dependencia hacia la figura que cuida del niño.

La toma de conciencia, en ese sentido, es un proceso que por definición va a contracorriente y que, por ello mismo, no todas las personas emprenden. Ir en contra de lo aprendido no es únicamente poner en duda ideas o suposiciones, lo cual es relativamente sencillo, sino también ir en contra de una cultura, un contexto social e histórico y, más difícil aún, en contra de personas a quienes nos unen lazos afectivos (como es el caso de los padres u otras figuras tutelares afines).

Sin embargo, como sugirieron Immanuel Kant y René Descartes (entre varios otros), la “mayoría de edad” se alcanza cuando el ser humano es capaz de usar verdaderamente su capacidad de razonar, esto es, cuando es capaz de distinguir entre las ideas heredadas y aquellas que se formó con su propio juicio (al respecto puede consultarse el ensayo ¿Qué es la Ilustración?, de Kant, y la primera parte del Discurso del método, de Descartes).

En el caso del estudio que reseñamos, los investigadores analizaron estadísticas y otras investigaciones relacionadas con el estilo de vida de 8 mil 900 personas alrededor del mundo, en relación con distintos indicadores de personalidad. 

En sus observaciones encontraron que el rasgo conceptualizado como la toma de conciencia se encuentra vinculado a una mayor certeza en la predicción de la esperanza de vida de una persona, así como hábitos de vida más saludables y, por último, a una inclinación de la persona a encontrarse en contextos personales y sociales positivos (por ejemplo, trabajos satisfactorios, relaciones de pareja estables, etcétera).

Los beneficios, sin duda, son mayúsculos, pero como señala Margaret Kern, uno de los principales desafíos que la toma de conciencia enfrenta, en tanto rasgo de personalidad, es que sus efectos no suelen ocurrir en lo inmediato. 

De ahí también que muchas personas se desalientan cuando emprenden el proceso de tomar sus propias elecciones, cometer sus propios errores y, en general, vivir de acuerdo a los principios elegidos. Ante la falta de resultados favorables, pareciera que es mejor vivir de acuerdo a lo que siempre se ha hecho que intentar cosas nuevas, poner a prueba nuevas premisas y arriesgarse a actuar de otro modo.

Sin embargo, como señala el estudio, a largo plazo los resultados de bienestar parecen encontrarse siempre entre quienes son capaces de encarar dicho proceso, que conduce a vivir como personas responsables de sí mismas.

 

También en Pijama Surf: Qué es un yo fuerte y por qué es tan difícil desarrollarlo, según Sigmund Freud

 

Imagen de portada: Un monje, de Abram Arkhipov (1891; detalle)

Te podría interesar:

El arte del hosting: curaduría de sensaciones, generosidad y exquisitez

Buena Vida

Por: pijamasurf - 10/22/2018

El arte de ser un gran host requiere de exquisitez y generosidad que no suelen ser apreciadas

El arte -y es que realmente es un arte- de ser host o anfitrión es uno de los menos apreciados, y por ello también, uno de los más generosos. A diferencia de otros "artistas", el host no produce obras duraderas, que puedan ser revisitadas y analizadas a posteriori; trafica en el arte de los instantes y las sensaciones, en el calor y el placer del momento.

Algunos podrían desestimar el hosting como algo efímero y superfluo, pues aparentemente no se ocupa de los grandes temas y las profundidades artísticas. Pero esto sería un error de apreciación, pues el host es el artista que permite que el arte suceda: el arte de la vida, que es siempre una especie de ágape o banquete. El host trabaja al servicio de la belleza y del placer; de los momentos memorables en los que se estrechan los lazos entre las personas y se logran las grandes epifanías, esos clics del espíritu. Pues, como contestó el gran etnobotánico Terence McKenna cuando le preguntaron cuál era el sentido de la evolución humana, "crear una buena fiesta" es la cumbre de la existencia terrenal. Una buena fiesta debe incorporar todos los ámbitos y aspectos de la existencia, todas las bellas artes, tanto lo apolíneo como lo dionisíaco (el orden y el caos energéticos), tanto el drama como la comedia de la vida y, en ocasiones, por lo menos permitir la posibilidad de lo trágico -la tragedia que logra encontrar cierta catarsis o, al menos, alguna poesía crepuscular-.

El buen host es un curador de sensaciones, de momentos, de atmósferas, de happenings. Se trata de que una cierta experiencia colectiva, de que algo que fue imaginado -pero que no se puede realizar más que en la conjunción y confluencia de innumerables factores contingentes- suceda. Y debe suceder como gratuitamente, con desenfado, como si nada. Ese es el arte de la elegancia: ante el más extremo apremio y presión, la ligereza. Para lograr todo esto, el host debe ser a la vez invisible y omnipresente. Debe crear el espacio para que los otros puedan ser y a la vez siempre estar disponible, listo para reconducir el evento o mantener el delicado equilibrio de la obra a flote.

El buen host debe tener sensibilidad estética y tacto humano; debe haber leído, pero sobre todo, saber leer a las personas. Más que saber hacer cócteles, debe saber cómo se mezclan ciertas personas, debe entender de reacciones químicas humanas. Debe haber cultivado el gusto, tanto de su paladar como de su mirada. Un buen host debe pensar en la obra como conjunto, en la realización de la idea general, y a la vez tener la más minuciosa atención al detalle. Debe tener una filosofía de la buena vida, una alegría, un amor a la abundancia, a la infinita circulación de la vida. Más que evitar el dolor, debe de afirmar el placer; no es estoico, es epicúreo. Debe creer en que todo se puede hacer en el nombre del deleite (de hecho, su religión es el deleite). Y debe ser magnánimo, capaz de donar su tiempo y su atención -a veces invirtiendo horas, e incluso días, para que sea posible un único momento-. Como los monjes budistas que construyen elaborados mandalas de arena durante días, sólo para luego contemplarlos y destruirlos, el buen host debe apreciar la belleza de lo impermanente, la poesía de lo inasible.  

Especialmente, el buen host debe ser generoso, pues esta es la esencia de la hospitalidad. Un host es quien abre un lugar, y para realmente abrirlo, debe abrir también su corazón. Que los que disfrutan de un buen anfitrión se regocijen y agradezcan. 

 

Lee también: Grandes anfitriones de la historia: el arte de crear atmósferas y reunir a las personas indicadas