*

X

Esta declaración de Michael Caine aclara el ambiguo final de 'Inception'

Arte

Por: pijamasurf - 08/14/2018

¿Sueño o realidad? Si tú también tienes duda sobre el sentido de la escena final de "Inception", esta declaración de Caine podría despejar tus dudas

Entre los éxitos de taquilla de los últimos años, quizá pocos comparten con Inception la doble aura del triunfo multitudinario y una indiscutible calidad cinematográfica. Como sabemos, estos dos criterios no siempre vienen acompañados y, más bien, lo común es que una buena película no sea vista por miles o millones de personas y que las cintas de éxito masivo no sean siempre las mejores exponentes del llamado séptimo arte. Inception es un buen ejemplo de que, con talento, es posible balancear ambas cualidades.

Parte de su éxito se debe sin duda a la ambigüedad que su director, Cristopher Nolan, utilizó deliberadamente en la construcción de la película, un elemento que sin duda se corresponde a la perfección con el motivo central de la misma –los sueños– y es llevado no sólo hasta su límite sino, literalmente, hasta el final de la cinta. Quien la haya visto recordará que la última secuencia muestra al protagonista Dom Cobb (Leonardo DiCaprio) reunido finalmente con sus hijos, después de lo cual la cámara enfoca la pequeña perinola que usaba para distinguir entre la realidad y el sueño: si ésta caía, eso significaba que se encontraba en la realidad; si continuaba girando infinitamente, entonces todo a su alrededor era un sueño. 

Pero en la última escena, la perinola nunca cae: la pantalla negra corta antes de que el público pueda distinguir si quizá el "tótem" contaba con fuerza suficiente para seguir girando con normalidad o si, más bien, nunca se detendría.

Recientemente, uno de los actores que participaron en el filme y que ha acompañado en otras cintas a Nolan, el inglés Michael Caine, declaró que al leer el guion él mismo se enfrentó a esta ambigüedad. Y como otros espectadores, quiso saber si Cobb seguía soñando al final de la película o había despertado a la realidad. 

Entonces se acercó al director para preguntarle por la solución del dilema. Y la respuesta de Nolan fue muy sencilla; de acuerdo con Caine, el director le dijo: "Mira, siempre que tú estás en la escena, es la realidad". En este sentido, Caine funge como una suerte de "discriminador" de la realidad (en un sentido matemático del término) a lo largo de toda la cinta. Como vemos en el video anterior (un extracto con el final de la película), en la secuencia participa Caine, así que el misterio está resuelto: Cobb se encuentra en la "realidad".

El actor realizó estas declaraciones en el marco del festival Film 4 Summer Screen, celebrado en Inglaterra, donde justamente se encargó de presentarle Inception a la audiencia.

La explicación es quizá menos poética que la que dio hace un par de años el propio Nolan sobre el final de su cinta, pero quizá a más de un espectador le funcionará para poner punto final a la polémica.

 

También en Pijama Surf: 25 películas difíciles de entender que son un gran estímulo para tu conciencia

Te podría interesar:

Esta es la clave para aprender un idioma nuevo (y ningún curso te la puede enseñar)

Arte

Por: pijamasurf - 08/14/2018

La clave para gozar de la delicia que es hablar otros idiomas (y expandir la mente) está en el amor

Aprender un idioma nuevo puede ser una de las mejores cosas que puedes hacer tanto para tu salud mental como para tu vida social y hasta espiritual. Diversos estudios muestran que hablar más de un idioma -y entre más, mejor- ayuda a proteger al cerebro de enfermedades neurodegenerativas, e incluso podría producir neurogénesis. 

Dicho eso, aprender un idioma nuevo puede ser muy difícil, especialmente si a uno no le gusta mucho la gramática y ya no es tan joven. Existen numerosos sitios y aplicaciones que prometen tener métodos efectivos e innovadores para lograrlo, pero aunque no hay duda de que algunos serán más efectivos que otros, lo cierto es que la mayoría de sus promesas son difíciles de cumplir. Nada te garantiza que aprenderás un idioma en 6 semanas -ni en 6 meses- o algo así. Sin embargo, hay una cosa fundamental que sirve mejor que cualquier técnica de estudio.

En el panel que se muestra en el video, el savant Daniel Tammet cuenta cómo aprendió islandés en apenas unos días. Ciertamente, esto parece imposible para la mayoría de nosotros. Tammet habla 10 idiomas y tiene una memoria fotográfica casi perfecta. Pero explica que también para él habría sido imposible aprender islandés si no se hubiera enamorado del idioma. "El islandés es un efecto secundario de haberme enamorado de Islandia... El francés es un efecto secundario de haberme enamorado de un francés", dice. Esta es la clave para realmente aprender un idioma (y en general, cualquier cosa difícil): debe haber una chispa de amor o alegría, un interés verdadero, y eso es lo que produce maravillas.

Así que quizá, como parte de tu aprendizaje, deberías dedicarle un tiempo, además del estudio, a enamorarte del idioma, una especie de coqueteo previo. Tal vez escuchar sus sonidos, leer sobre la cultura, impregnarte de sus escritores y poetas, pensar en las enormes posibilidades que te abre, etc. El enamoramiento te podría llevar muy lejos.

La genial Simone Weil, quien aprendió griego, latín y algo de sánscrito, y para quien la atención fija es una forma de amor, lo explica mejor:

Pero, contrariamente a lo que de ordinario se piensa [la voluntad] apenas cumple ninguna función en el estudio. La inteligencia no puede ser movida más que por el deseo. Para que haya deseo, es preciso que haya placer y alegría. La inteligencia crece y proporciona sus frutos solamente en la alegría. La alegría de aprender es tan indispensable para el estudio como lo es la respiración para el atleta.