*

X

Este 7 y 8 de junio podrás ver la lluvia de estrellas Ariétidas

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 06/07/2018

2 de las jornadas más profusas del año en cuanto a lluvias de meteoros

Para aquellos aficionados a pasar la noche viendo lluvias de meteoros, el 7 y 8 de junio serán de las jornadas más profusas del año. Las Ariétidas diurnas llegan a alcanzar hasta 60 estrellas fugaces por hora, con el problema de que su pico ocurre en el día, algo que es relativamente raro en las lluvias de meteoros. De hecho, estas son las estrellas fugaces diurnas más abundantes del año, así que serían un gran espectáculo, si pudiéramos tener esa mítica visión que a veces es relatada en las historias de héroes que dicen poder ver las estrellas en el día.

Dicho eso, 1 hora antes del amanecer es posible atisbar algunas de ellas, lo cual tiene la ventaja de que no es necesario desvelarse o despertarse demasiado temprano. Por otro lado, estas estrellas tienen el extraño efecto de producir una "radio-lluvia" que se puede escuchar con un aparato de radio, según la NASA.

Las Ariétidas parecen surgir en el cielo de la constelación de Aries (de allí su nombre) y se mueven con una velocidad promedio de 42km/s.

Aunque junio no es uno de los meses más espectaculares en cuestión de lluvia de estrellas, el mes que sigue tendremos más meteoros y el eclipse lunar con mayor duración del siglo.

Te podría interesar:

Águila sorprende a zorro e intenta arrebatarle un conejo que había cazado (FOTOS)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 06/07/2018

¿Quién crees que triunfó en esta batalla de supervivencia?

La naturaleza no es ni desprendida, ni justa: simplemente, es. Si acaso, como pudo observar Charles Darwin y como han notado algunos científicos en otras épocas, parece existir cierta tendencia al equilibrio y la preservación, algunas cuantas “constantes” orientadas en ese sentido, pero fuera de eso, no es posible atribuirle algún propósito o valor ulterior a sus procesos. La vida en la naturaleza ocurre, y nada más.

Un ejemplo de ello fue atestiguado hace unos días en el Parque Nacional San Juan, localizado en el estado de Washington (EEUU), donde el fotógrafo Kevin Ebi pudo capturar el momento justo en que un águila intentó arrebatarle a un zorro el conejo que recién había cazado.

Ebi pudo tomar esta secuencia poque había fotografiado ya al zorro con un conejo (al que había atrapado poco antes) en el hocico. Para su sorpresa, de pronto un águila entró en el cuadro de su cámara. El ave fue de lleno en busca de la presa del zorro, tomándola con sus garras y remontando de inmediato su vuelo. 

Según se observa, el águila en cuestión fue un ejemplar de la especie Haliaeetus leucocephalus, conocida como águila calva y nativa de América del norte. Esta ave rapaz es especialmente poderosa: su cuerpo oscila entre los 70 y los 102cm de largo, con una envergadura de hasta 2m y un peso de entre 3 y 6kg. En las hembras, estas dimensiones son hasta un 25% mayores. Usualmente se alimentan de presas “pequeñas” (peces, otras aves, mamíferos), pero en caso de necesidad pueden recurrir a la caza de animales mayores. Se han documentado ocasiones en que un águila levanta y vuela con presas de entre 7 y 10kg. 

Por otro lado, se trata de una especie capaz de desplazar con facilidad a otros depredadores, tal y como quedó demostrado en esta serie fotográfica, en la cual la imagen final resume elocuentemente la manera en que se resuelven las cosas en la naturaleza.

 

También en Pijama Surf: ¿Y si la conciencia se desarrolló en nuestra especie para este fin?

 

Imágenes: Lost at E minor