*

X
En esta breve edición de DECÁLOGO, citamos 10 curiosidades fácticas de los Premios de la Academia

La entrega número 90 de los premios Óscar dejó un aroma de triunfo latinoamericano con la victoria de Chile en la categoría de Mejor Película Extranjera con Una mujer fantástica de Sebastián Lelio, y más aún con los sendos premios recibidos por Coco, película animada, basada en la festividad mexicana del Día de Muertos, y por la coronación de La forma del agua, escrita, dirigida y producida por Guillermo del Toro, quien sumó sus primeras dos estatuillas.

Antes de iniciar el DECÁLOGO, es preciso señalar que además de Guillermo del Toro, Alejandro González Iñárritu también recibió un Premio de la Academia en la presente entrega, la cual hizo mención del reconocimiento que el director mexicano recibiera previamente (su quinto Óscar) por su logro técnico en la realización de la cinta virtual Carne y arena. Aunado a las anteriores menciones, una serie de datos curiosos que podrían con creces rebasar la decena capitular de esta columna sucedieron a modo de anécdota, numeralia y aportación histórica. En esta breve edición de DECÁLOGO citamos 10 de esas curiosidades fácticas en heredad de una celebración que buscó ser consciente del entorno social y activista, inclusivo y plural, dejando el veredicto en la audiencia. El orden, como ha sido tradición en esta columna, no obedece al grado de importancia sino al filo del apego.

 

10. JAMES IVORY, enorme director de joyas como Un romance indiscreto (1985), El final del verano (1992), y Lo que queda del día (1993), recibió por fin una estatuilla, no a la Mejor Dirección, pero sí a Mejor Guión Adaptado por la espléndida Llámame por tu nombre, basada en la novela de André Aciman y dirigida por Luca Guadagnino. Este logro lo alcanzó a los 89 años, uno de los ganadores del Óscar más longevos de la historia.

 

9. LA FORMA DEL AGUA se convirtió en apenas la segunda película del género fantástico que gana la categoría principal. Su antecesora fue la extraordinaria tercera entrega de El señor de los anillos (2001-2003); El regreso del rey (2003) ganó las 11 estatuillas a las que estaba nominada, incluyendo director y película para Peter Jackson. La forma del agua se suma a las cintas que han llevado a este género de ficción al reconocimiento narrativo, ya que, normalmente, este tipo de cintas son premiadas en categorías técnicas.

 

8. ROGER DEAKINS, maestro de la fotografía, con 14 nominaciones previas al Óscar, había concluido las ceremonias con un serial de ovaciones suspendidas ante sus derrotas: 1984 (1984) de Michael Radford; Barton Fink (1991), de los hermanos Cohen; Sueños de fuga (1994), de Frank Darabont; Una mente brillante (2001), de Ron Howard; Sin lugar para los débiles, de los propios hermanos Cohen, o Skyfall (2012), la entrega de James Bond de Sam Mendes, son algunos de sus celebrados títulos. En esta entrega número 90, Deakins recibió finalmente el Premio de la Academia por su bello trabajo en Blade Runner 2049 de Denis Villeneuve.

 

7. JODIE FOSTER, JENNIFER LAWRENCE, HELLEN MIRREN y JANE FONDA, por vez primera, cuatro actrices ganadoras del Óscar a Mejor Actriz entregaron ambos reconocimientos actorales en papel principal. Regularmente, los ganadores del premio en el año anterior hacen la entrega a modo de estafeta, quien recibe Mejor Actor entrega a Mejor Actriz del año venidero y viceversa. En esta ocasión fueron cuatro actrices las que repartieron ambos premios, concedidos esta vez a Frances McDormand por Tres anuncios por un crimen, de Martin McDonagh, y Gary Oldman por Las horas más oscuras, de John Wrigth. De los ganadores del año pasado, Emma Stone entregó el premio a Mejor Director para Guillermo del Toro, mientras que Cassey Affleck, quien ganase en polémica referencia por fuertes acusaciones de abuso sexual, en esta ocasión, con total razón, no fue convocado.

 

6. JORDAN PEELE. Por vez primera, dos guionistas afromaericanos reciben el premio Óscar de forma consecutiva; Barry Jenkins logró el cometido con su guión adaptado de la obra de Tarell Alvin, Luz de luna (2016), además de consagrarse como productor al recibir el merecido aunque curiosamente polémico premio a Mejor Película. A la par, Peele obtuvo el Premio de la Academia en la categoría de Mejor Guión Original con su ópera prima ¡Huye!. Cabe señalar que ambos guionistas fueron directores de sus respectivas cintas.

 

5. UNA MUJER FANTÁSTICA se convierte en la primera película chilena que recibe el premio Óscar en la categoría de Mejor Película Extranjera; es la sexta cinta hablada en español que recibe el galardón, la tercera latinoamericana y la primera desde que la argentina El secreto de sus ojos (2009), de Juan José Campanella, lo recibiera en el 2010. Una mujer fantástica, dirigida por Sebastián Lelio, está protagonizada por Daniela Vega, quien acaparó reflectores, atención y la admiración de la audiencia durante la entrega. A la fecha, sólo Argentina y Chile han recibido la estatuilla; México, aunque ha protagonizado las recientes entregas en categorías principales por parte de sus representantes en Fotografía y Dirección, no ha obtenido el codiciado premio, a pesar de haber sido ya nominada en varias ocasiones, desde Macario (1959), de Roberto Gavaldón, hasta Biutiful, de Alejandro González Iñárritu, en el 2010.

 

4. RITA MORENO asistió a la ceremonia número 90 con el mismo vestido que utilizó en la ceremonia de 1962, cuando Amor sin barreras (1961), de Robert Wise y Jerome Robins, arrasó la entrega número 34 con 10 premios incluyendo Mejor Película, y que le otorgó a la célebre actriz puertorriqueña el premio a Mejor Actriz de Reparto.

 

3. JOHN WILLIAMS, sinónimo sonoro de la cinematografía mundial, creador de varias de las más reconocibles, populares e importantes partituras musicales que han ataviado al séptimo arte, alcanzó su nominación número 50. Un número por demás significativo que lo sitúa como una de las personas con mayores nominaciones al Premio de la Academia, a la altura de Walt Disney. Williams, ganador de cinco Premios de la Academia y artífice de las instantáneas y generacionales piezas antológicas de Tiburón (1975) de Steven Spielberg, Star Wars de George Lucas, o Indiana Jones, del binomio productor-director Lucas/Spielberg, fue nominado una vez más por una entrega de la saga Star Wars: La guerra de las galaxias: El último Jedi de Rian Johnson, fue el colofón para sumar media centena de referencias nominales en la más mediática de las premiaciones cinematográficas. El premio finalmente correspondió a Alexandre Desplat, quien sumó su segunda estatuilla por La forma del agua.

 

2. FRANCES MCDORMAND recibe su segundo Óscar a Mejor Actriz, tras más de 2 décadas de haber recibido su primero en 1997 por la obra maestra de los hermanos Cohen, Fargo, secuestro involuntario (1996). McDormand corona una temporada de reconocimientos que sucedieron al estreno de Tres anuncios por un crimen que, en sintonía con Fargo, implican la fortaleza, perspicacia y valentía de un personaje femenino envuelto en una trama policial de misterio y crimen. Si algún momento resultó por demás emotivo durante la ceremonia número 90, ese fue sin duda la coronación de McDormand, más que por su alabada interpretación, por su llamado al reconocimiento, homenaje y autoafirmación de todas las mujeres nominadas en las distintas categorías, levantándose de pie y esgrimiendo sonoros aplausos para una citación acorde a los tiempos y contextos de la industria hollywoodense. Merecido premio, merecidos aplausos, el momento de la entrega.

 

1. GUILLERMO DEL TORO se convirtió en el tercer director mexicano que recibe el galardón a Mejor Director, y el segundo que logra la hazaña de la mano del premio a Mejor Película, tal como lo hiciera Alejandro González Iñárritu con Birdman (2014). Guillermo del Toro se suma así al ya citado Iñárritu, quien recibiera la estatuilla por Mejor Director también en el 2016 por El renacido (2015), y a Alfonso Cuarón por Gravedad (2013).

Con este galardón, Del Toro sumó el cuarto premio Óscar a Mejor Director para realizadores mexicanos, hito alcanzado en la presente década, por lo que de siete entregas en la categoría llevadas a cabo hasta la fecha, en cuatro los mexicanos han salido airosos tras la nominación. Lo anterior se viste aún más de gran gesta si sumamos los tres Óscares ganados por el fotógrafo Emmanuel Lubezki por las ya mencionadas cintas dirigidas por Iñárritu y Cuarón, que además fueron otorgados de forma consecutiva.

En las entregas mencionadas, los autollamados “compadres” ganaron al menos dos premios. En el 2013, Cuarón ganó Mejor Edición y Dirección; en el 2014 Iñárritu recibió Mejor Director, Mejor Guión, Mejor Película; y en el 2015, Mejor Director. Con La forma del agua, Guillermo del Toro recibió Mejor Director y Mejor Película, celebrando así la gran noche de su cinta fantástica que explora el amor desde los sentidos, y que hace de su trama un viaje hacia la otredad que nos confronta, atrae e invita al amor cuando se ama.

 

* Iván Uriel Atanacio Medellín. Escritor y documentalista. Considerado uno de los principales exponentes de la literatura testimonial en lengua hispana. Sus novelas El surco y El Ítamo (Universidad Veracruzana, 2015), que abordan la migración universal, han sido estudiadas en diversas universidades a nivel internacional. Dirigió los documentales La voz humana y Día de descanso. Es Director Editorial de Filmakersmovie.com.

Te podría interesar:

La soberbia como vehículo del talento: Reflexión sobre la película ‘Steve Jobs’ (Danny Boyle, 2015)

Arte

Por: Psicanzuelo - 03/06/2018

La cinta de Danny Boyle explora en tiempo real los rituales de un hombre que conquisto al mundo volviéndose el sacerdote de su propia iglesia

La cinta Steve Jobs (Danny Boyle, 2015) es una agradable sorpresa; narrada en tiempo real, reflexiona sobre las obsesiones de un hombre que ganó la batalla de las computadoras personales sólo por diseño, marketing y conceptos. Toda la cinta esta narrada en tiempo real, en tres tiempos. Cuando salió la primera Mac (1984), cuando salió su proyecto NeXT (1988) después de su separación con Apple, y cuando presenta la primera Imac (1998). Los momentos son las tras bambalinas de los inicios de esas famosas presentaciones de los productos que mas adelante se volvieron de culto, casi una religión. Jobs encontró su vestuario de sacerdote, cuello de tortuga negro y pantalones de mezclilla en el clímax de la cinta, practicando estos rituales que le dieron todo el poder del mundo. En el proceso entre los tres tiempos vemos una evolución interna; Jobs aprende a ser buen padre, y a ser una persona más empática. Jobs es interpretado magistralmente por Michael Fassbender, sin dejar de recordar a Joe MacMillan de la serie Halt and Catch Fire (Christopher Cantwell y Christopher C. Rogers, 2014-2017), interpretado por Lee Pace, que de alguna manera era Steve Jobs. Pero Fassbender no sólo brinda la soberbia necesaria al rol mientras lo va dotando de una coreografía con la cámara que es muy atractiva al ojo, sino que va haciendo una propuesta de abstracción del personaje que sirve para reflexionar sobre la manera de ser líder en tiempos pasados y la necesidad de evolucionar en ese sentido. No cansa su narrativa, sino todo lo contrario, se van construyendo puentes emocionales con otros personajes como lo fueron el genio amigo y competencia, Steve Woziak (Seth Rogen), y su paciente asistente personal, Joanna Hoffman (Kate Winslet).

Danny Boyle dirigiendo siempre ha sido un explorador de la narrativa a base de tomas y montajes ahora ya clásicos. Pensemos en los montajes musicales de Trainspotting, que retaban de varias maneras al realismo, como las mismas drogas de las que hablaba su adaptación literaria de la novela de Irvine Welsh. O las ráfagas de recuerdos montados contra la realidad de lo bollywood en otra adaptación de un libro, Quisiera ser milllonario, filmada en la India. Un cine basado en formas cinematográficas que van construyendo al personaje, estructuras narrativas visuales, con las que nos vamos enganchando. No es excepción Steve Jobs; por ejemplo, las escenas dobles en presente y pasado donde vemos montajes paralelos en discusiones que sucedieron y que están sucediendo, por ejemplo, en la relación con el empresario John Sculley (Jeff Daniels), responsable de que Jobs fuera despedido de Apple, para volver a regresar años después y ganar la batalla.

Cabe mencionar que el excelente guión en tiempo real esta a cargo de Aaron Sorkin, quien también fue responsable del guión de la cinta Red social (David Fincher, 2010), hasta quizás por eso fue contratado ahora para adaptar el libro de Walter Isaacson, biografía autorizada de Steve Jobs. El libro esta basado en más de 40 entrevistas de Jobs y otras varias de gente que lo rodeaba; imagínense el reto de volver todo eso un guión de 120 páginas. El resultado es genial, encontrando el ritual que orquestó todo su éxito, y la teatralidad que hizo que cada vez se vendieran más productos. Jobs tenía muy claro desde el principio un concepto que se volvió su pedestal, que ni siquiera pudo entender IBM en su momento ni el más genial de sus colaboradores. Jobs quería un ordenador completamente cerrado que no brindara al usuario la opción de conectarle más cosas, ni siquiera poder abrirlo para moverle algo, que no fuera compatible con ningún otro ordenador que no fuera Apple. Esa decisión casi lo lleva al fracaso, pero al final del día tenía razón y conquistó el mundo; la cúspide de ese pensamiento es el celular iPhone. Jobs entendió, y la cinta lo deja muy claro, que la gente no quería, como decn la gente buscaba control. ular Iphone, la gente no queriera pudo entender IBM en su momento ni el mían todos a su alrededor, compatibilidad y expansión para explorar el mundo; la gente buscaba control y seguridad.

 

Twitter del autor: @psicanzuelo