*

X
El sueño infantil de muchos podría haber sido avalado por la ciencia: desayunar helado

Muchas veces el placer está peleado con la salud; lo que es saludable no siempre es placentero y algunas de las cosas más exquisitas suelen pagarse caro a nivel de salud. Por eso, cuando nos encontramos con un estudio como este, vale la pena celebrarlo. ¿Alguna vez, quizá cuando niño, soñaste con erradicar los huevos, la fruta y hasta el cereal del planeta y cambiarlo todo por un gigantesco helado durante el desayuno?

El investigador Yoshihiko Koga, de la Universidad de Kyorin, recién descubrió que si al desayunar intercambias cereal por helado, entonces estarás más alerta a lo largo del día y tu desempeño mental mejorará. Para concluir lo anterior Koga comparó la actividad cerebral de personas a quienes se les dosificó una porción de helado tras despertarse y otras a las que no (para lo cual, tuvieron que encarar diversos ejercicios mentales). Aquellos que comieron helado procesaron mejor la información, tuvieron reacciones mentales más ágiles e incluso reportaron niveles más altos de ondas cerebrales alpha (relacionadas con un estado de alerta y lucidez).

Así que entre la selva de consejos para ser más saludables este estudio parece una bocanada de aire fresco, casi helado.

Y tú, ¿qué vas a desayunar mañana?

Te podría interesar:

Científicos perplejos por la caída en la calidad del esperma de los hombres occidentales

Salud

Por: pijamasurf - 08/29/2017

En los últimos 40 años la calidad del esperma de los hombres en países occidentales ha caído más del 50%, algo que presenta un problema para el embarazo en parejas de más de 30 años de edad

Estudios recientes muestran que en los últimos 40 años la calidad del esperma de los hombres occidentales se ha reducido en poco más del 50%, sin que se tenga una explicación satisfactoria. La calidad del esperma se mide por la cantidad de células espermáticas por mililitro de semen (o eyaculado).

Según lo encontrado por investigadores de la Universidad Hebrea de Jerusalén, de 1973 al 2011 se presentó una pérdida de 1.4% al año. Hagai Levin, investigador de esta universidad, mantiene que esto podría significar que los hombres tienen peor salud y posiblemente sugerir un problema de salud mundial que no se está detectando. El estudio en cuestión tomó en cuenta 185 invesitgaciones y a más de 42 mil hombres. Se encontró que la concentración de 99 millones por mililitro en 1973 cayó a 47.1 millones por mililitro en el 2011. Se han mencionado posibles causas: quizás tiene que ver con el incremento en obesidad en países occidentales, una falta de actividad física (el creciente sedentarismo), tabaquismo o la exposición a toxinas y sustancias químicas que perturban el sistema endócrino. Paralelamente, en muchos países occidentales han bajado las tasas de natalidad, aunque esto no es algo que necesariamente esté correlacionado (ya que también se han desarrollado técnicas de embarazo asistido). En países orientales esto no se ha encontrado, pero también es cierto que no se han realizado los estudios necesarios para comprobar que la calidad del semen en estos países se ha mantenido.

Generalmente, cuando se tratan problemas de fertilidad se pone énfasis en las mujeres y socialmente se habla de que las mujeres pierden fertilidad con la edad (algo que es cierto), pero poco se estudia en torno al papel del hombre (que también pierde calidad de esperma con la edad, aunque un poco más tarde que las mujeres). Los investigadores advierten que los hombres jóvenes no notarán este problema, pero si se quiere tener un hijo con una mujer de 35 años o más, por ejemplo, entonces un hombre con baja calidad de esperma va a tener muchos problemas para embarazarla. Así que los hombres también deben estar pendientes del reloj biológico si quieren tener hijos, y posiblemente tomar precauciones, aunque en este sentido no se sabe muy bien qué factores contribuyen a que se pierda la calidad del esperma. Posiblemente evitar fumar, no usar ropa demasiado ajustada y hacer ejercicio son formas de cuidar la calidad del esperma.