*

X

Así se transforma la realidad cuando se toman buenas fotografías

Arte

Por: pijamasurf - 08/09/2017

Vivir rodeados de fotografías nos ha hecho olvidar la grandeza de ese arte

Hasta cierto punto, para muchos de nosotros la fotografía es una actividad más o menos cotidiana o familiar. Podría decirse que vivimos rodeados de fotografías, en buena medida porque las cámaras se encuentran como nunca antes a nuestro alcance.

Por otro lado, es posible que esta popularización nos haga olvidar que la fotografía es también un arte. Que, en efecto, cualquiera de nosotros puede capturar un momento, una “instantánea”, pero ello no significa necesariamente que se trate de una imagen de calidad, que inspire o sorprenda, que recoja la emoción del momento o cualquier otra cualidad que distingue a una fotografía que es también una pieza de creatividad.

Prueba de ello es este comparativo que compartimos ahora, de imágenes tomadas con una técnica apenas elemental y otras en las que se ha vertido todo el talento del que es capaz el fotógrafo.

El trabajo pertenece a Phillip Haumesser, quien cuenta en el sitio Bored Panda su evolución detrás de la lente: luego de tomar una cámara para retratar la vida cotidiana de sus hijos pequeños, comenzó a experimentar con las posibilidades de la misma y a interesarse mucho más en los recursos de la fotografía hasta que, un par de años después, se sorprendió a sí mismo tomando fotografías que cualquiera de nosotros atribuiría a un profesional.

Y más allá de su progreso como fotógrafo, vale la pena destacar también una profunda lección que Haumesser aprendió en este proceso:

Todo en el mundo parece que se esfuerza por contarnos una historia de la forma más bella y con los mejores colores. Es como ver una película, pero que nos rodea y la cual estamos viviendo. Después de volverme fotógrafo bajé la velocidad a ese ritmo desaforado del mundo y comencé a apreciar las obras maestras que ocurrían frente a mis ojos.

Fue Nietzsche quien nos aconsejó “aprender a ver: habituar el ojo a la calma, a la paciencia, a dejar que las cosas se nos acerquen”. Y quizá eso debería ser, incluso ahora, la fotografía: una práctica para aprender a mirar el mundo.

 

Haumesser elaboró un pequeño curso en línea gratuito sobre fotografía, el cual se encuentra disponible en este enlace.

Tambien en Pijama Surf: 20 técnicas de composición que mejorarán sustancialmente todas tus fotografías

Te podría interesar:

Las 3 reglas de Lou Reed y Laurie Anderson para tener una buena vida

Arte

Por: pijamasurf - 08/09/2017

Tres reglas fruto de la experiencia y la inteligencia que permiten llevar una buena vida de esta gran pareja del rock

Lou Reed y Laurie Anderson son sin duda una de las grandes parejas en la historia del rock. Lou Reed es ampliamente conocido por ser el líder de la banda The Velvet Underground y por su trabajo como solista dentro de lo que se conoce como el glam rock; el trabajo de Laurie es menos conocido, pero sin duda merece explorarse, ya que no sólo es una excelente interprete y performer, sino inventora de aparatos musicales, artista avant garde y en general una personalidad enormemente creativa.

Lou y Laurie estuvieron juntos desde 1992 hasta el 2013 (a la muerte de Lou) y entre otras cosas formaron una familia alrededor de su perro Lolabelle, quien aparentemente tenía capacidades prodigiosas, entre ellas, según esta pareja un tanto excéntrica, la de tocar el piano (e incluso produjo un álbum y Laurie le dedicó un documental). Durante el discurso de aceptación de Lou Reed al Salón de la Fama del Rock and Roll, Laurie Anderson compartió estas perlas de sabiduría que podemos tomar como representativas de esta peculiar y altamente talentosa pareja:

Me recuerda las tres reglas que pensamos entre los dos, reglas para vivir. Y las voy a decir porque puede que sean útiles. Ya que las cosas pasan tan rápido, es bueno tener una pocos axiomas a los cuales recurrir.

1. No le temas a nadie. ¿Puedes imaginarte lo que es vivir sin tener miedo de nadie?

2. Obtén un buen detector de mierda (bullshit detector).

3. Sé realmente tierno.

 

Tal vez con sólo estos tres principios ideados por Lou y Laurie, uno puede andar por la vida con seguridad e integridad. El punto de obtener un detector de mierda hace referencia a aprender a detectar la falsedad y el engaño que podemos encontrar en las personas y quizás también dentro de nosotros mismos. Así que la clave está en la autenticidad, la ternura y en la valentía.