*

X

5 tipos de ejercicio y sus distintos efectos en el cerebro (INFOGRÁFICO)

AlterCultura

Por: Pijamasurf - 09/06/2016

¿Cómo afectan el cerebro hacer yoga, levantar pesas, aeróbics, etcétera?

El sitio Prevent Disease ha compilado una serie de estudios sobre cinco tipos distintos de ejercicio y cómo cada uno afecta diferentes regiones del cerebro. Teóricamente, realizar todos estos ejercicios abarcaría la mayor parte de las funciones cerebrales, proveyendo una excelente salud mental. Esto después de que hace algunas décadas neurocientíficos encontraran que el ejercicio no sólo ayuda al cuerpo, quizás su beneficio principal es que mantiene al cerebro sano y mejora el desempeño cognitivo. 

Levantar pesas tiene beneficios para la función ejecutiva del cerebro, ubicada en el córtex prefrontal. Esto se traduce en mejoras en el pensamiento complejo, en la solución de problemas, identificación de patrones y el razonamiento. 

Las rutinas de ejercicio (como hacer sprints, series de abdominales, sentadillas, etcétera) tienen su rango de afectación en el córtex prefrontal (igual que levantar pesas), en el lóbulo parietal y en el cerebelo. Presentan efectos positivos en la atención, en el procesamiento del espacio visual y también el cambiar de tareas sin perder la atención.

Los ejercicios de alta intensidad por intervalo afectan el hipotálamo y regulan el apetito y las adicciones; son especialmente valiosos para personas que tienen adicciones ya que producen descargas de dopamina que pueden sustituir algunas adicciones al menos temporalmente.

El ejercicio aeróbico tiene su campo de acción en el hipocampo y mejora especialmente la memoria. 

El yoga, afecta el lóbulo frontal, la ínsula (lo que permite integrar pensamientos y emociones, favorece un pensamiento holístico) y la amígdala, el también llamado cerebro reptiliano (aparentemente el efecto de relajación reduce el miedo y la ansiedad).

Te podría interesar:
El extraño fenómeno se registró en los campos de Noruega, donde apareció una manada de renos fulminada

La naturaleza tiene, y por fortuna mantendrá siempre, incontables misterios para el entendimiento humano, conductas que a nuestro limitado juicio parecen atípicas o inexplicables pero que seguramente, si pudiésemos entenderlas, sólo lustrarían la perfección de su lenguaje. Por ejemplo, difícilmente comprendemos cómo es que súbitamente pueden aparecer 323 renos fulminados en un campo en Noruega. 

Lo anterior ocurrió este 29 de agosto en la región de Hardangervidda, al sur del país. La Agencia Medioambiental de Noruega emitió un comunicado en el que informaba que este extraño evento podría tratarse del más letal episodio en la historia relacionado a una tormenta eléctrica. También se confesó que no se explica del todo cuáles fueron las fuerzas involucradas, en sincronía, para justificar la muerte de una gran manada de renos. 

La naturaleza es preciosa aunque a veces no podamos entenderla (o quizá justamente por eso).