*

X

Un sencillo hack para tomar decisiones más sabias (tu vida te lo agradecerá)

Por: pijamasurf - 04/26/2016

Si aplicamos un poco de sabiduría a nuestras decisiones sin duda nuestra vida mejorará pero, ¿cómo hacerlo?

Sabiduría es un término complejo de definir y aún más complicado al momento de practicar. Tal vez esto se deba a que responde a un cúmulo de cualidades –por ejemplo prudencia, visión y coherencia– armonizadas entre sí, que terminan proveyendo una panorámica muy clara respecto a un asunto en particular. Y a partir de este nítido filtro, las cosas se revelan con mucho más claridad y sentido.

Por otro lado, sobra decir que la vida de una persona es en buena medida ese camino que resulta de la suma de decisiones de una persona, ya sea "libres" o en respuesta a las circunstancias a las cuales va siendo expuesta. Así que si fuéramos capaces de aplicar un poco de sabiduría a nuestra toma de decisiones, entonces todo apunta a que podríamos vivir una vida más grata.

Obviamente uno de los ingredientes más comunes en las aguas de la sabiduría es la experiencia. Sin embargo, en lo que llegan las canas, las arrugas y esa mirada penetrante que sólo los años pueden forjar, existe un simple hack, una especie de juego mental, que podría ayudarte mucho para tomar decisiones acertadas.

¿Alguna vez has notado que tu capacidad para desentrañar los problemas de otras personas es mucho más alta que cuando se trata de hallar las respuestas a tus propios retos? ¿Te ocurre con frecuencia que eres bueno para dar consejos a tus amistades sobre cómo enfrentar ciertas situaciones pero que al momento de descifrar tu propio escenario pareces mucho menos sabio?

Bueno, pues ahí está precisamente el hack que necesitas. Un estudio reciente de las universidades de Waterloo y Michigan, publicado en la revista Psychological Science, concluyó que las personas tendemos a tener mucho más claridad y a ser más "sabias" cuando despersonalizamos una situación. Los participantes debieron imaginar un escenario en el que su pareja les era infiel y luego en el que la pareja de un amigo cometía una infidelidad. Posteriormente se les solicitó llenar un cuestionario para medir qué tan sabias serían las reacciones en uno y otro caso.

Casi sin excepción los participantes calificaron mejor en el caso del escenario ajeno, por lo que la Association for Psychological Science Observations concluyó:

El estudio confirmó que las personas son más sabias cuando razonan el problema de alguien más que cuando razonan sobre sus propios retos [...] Tomar distancia con sus propios problemas, en términos psicológicos, los llevó a razonar más sabiamente –visualizarlo como si estuvieran dando un consejo a un amigo.  

Aunque pueda ser algo lógico o que ya hayamos notado antes, el hecho de que sea comprobado metódicamente reafirma esta premisa. Ahora sólo queda probarlo la próxima vez que tengamos que tomar una decisión importante o encarar un problema puntual en nuestras vidas. 

Te podría interesar:

100 años de cine en los 100 cuadros más artísticos y emblemáticos de su historia (VIDEO)

Por: pijamasurf - 04/26/2016

¿Cuántas de estas escenas están inscritas en tu memoria? Además de mostrarnos la evolución del cine como medio de expresión artística, este video también nos hace ver su importancia en nuestra formación emocional colectiva

La invención del cine es sin duda uno de los momentos estelares de la humanidad, pues abrió la puerta a un territorio vasto de exploración, expresión, imaginación y creatividad que aun ahora, casi 100 años después de ocurrida, continúa generando obras capaces de asombrarnos, conmovernos, tocar alguna de nuestras fibras.

Asimismo, en otro efecto cultural que vale la pena tomar en cuenta, después de todos estos años es posible afirmar que el cine se ha convertido en una especie de memoria suplementaria de la humanidad. Alguna vez Carl Sagan escribió que los libros fueron ese recurso que nos permitió “acumular enormes cantidades de información fuera de nuestros cuerpos”, de ahí su importancia civilizatoria, pues sin ellos, dice Sagan, “qué poco sabríamos sobre nuestro pasado, qué lento sería nuestro progreso”.

Una analogía similar podría trazarse para el cine, pero no en el campo del conocimiento sino en el de las emociones. Parece admisible afirmar que el cine es nuestra gran memoria colectiva emotiva, un repositorio de recuerdos que funciona en dos vías, pues al tiempo que vaciamos ahí parte de nuestra subjetividad emotiva, en otro sentido el cine también nos ha formado sentimentalmente.

Un buen ejemplo de ello es el video que ahora compartimos y en el cual el editor Jacob T. Swinney ha reunido 100 tomas que bien podrían caber en varias clasificaciones: las más emblemáticas, las más artísticas, las más reconocibles, etcétera.

Y quizá lo más interesante de esta compilación es notar cómo, en efecto, muchas de estas escenas están inscritas en nuestra memoria, a veces incluso sin haber visto la película, al igual que en esa combinación azarosa de recuerdos propios y ajenos que llevamos en nuestra propia mente.

 

También en Pijama Surf: Este es uno de los mejores canales en YouTube para aprender a ver cine (VIDEO)