*

X

¿Quieres un cambio de vida pero no te atreves? Estas 3 preguntas resolverán tus dudas

Salud

Por: pijamasurf - 04/25/2016

Si de verdad deseas algo, mejor que no lo dudes, porque eso podría impedir que lo consigas

El cambio es inherente a la vida y, aunque suene paradójico, lo verdaderamente incomprensible es la resistencia que a veces podemos tener a ello. Sin embargo, sucede. En general parece que estamos habituados a querer la permanencia, a buscar que las cosas se mantengan como están, a que nada cambie. Pero al mismo tiempo otra fuerza se agita en nuestro interior, un impulso que nos dice al oído que no es cierto que las cosas están bien, que es necesario hacer algo al respecto, que en realidad queremos otra cosa.

¿Cómo salir de esa encrucijada? Lo más sencillo sería responder que haciendo caso a esa segunda voz, atendiendo a lo que deseas de verdad y haciendo lo necesario para materializarlo. Sólo que transitar ese camino tiene sus propias complicaciones. Según Jacques Lacan, de principio el sujeto no sabe qué desea porque aprendió a desear lo que cree que otros desean. Por ejemplo, (el que cree que es) el deseo de su madre, o el de su padre.

De cualquier modo, la única forma de descubrir ese deseo es poniéndose en marcha, moviéndose, probando alternativas, yendo al encuentro de eso que sabemos que deseamos pero fingimos saber que no lo sabemos.

A continuación compartimos tres preguntas elementales que no por dicha cualidad son menos reveladoras de nuestro propio deseo y lo que estamos dispuestos a hacer para volverlo realidad.

 

¿De verdad quieres hacer lo que dices que quieres hacer?

Para nadie es un secreto que muchos proponemos más de lo que hacemos. Decimos que, por ejemplo, queremos tener un negocio propio, estudiar algo en específico o cambiar de trabajo, pero en los hechos no hacemos nada por concretar dicho supuesto anhelo.

Sé sincero/a contigo mismo: ¿De verdad quieres hacer eso que dices que quieres hacer? ¿Realmente tienes la voluntad necesaria para acometerlo y realizarlo? ¿Estás dispuesto a sobrellevar sus implicaciones y consecuencias? Si la respuesta es sí, adelante. En caso contrario, lo único que podemos ofrecerte al respecto es un recordatorio de que fantasear puede ser altamente frustrante, y en la práctica puede ser que sólo te esté alejando de lo que quieres.

 

¿Ese cambio que intentas hacer te llevará a un mejor lugar?

Los cambios son difíciles, duros y puede ser que, una vez emprendidos, al inicio parezcan más un retroceso que un avance. Sin embargo, si al pensar en él y al planearlo tienes la certeza de que es una mejora con respecto a lo que eres y dónde te encuentras en este momento, no dudes en persistir.

 

¿Puedes realizar lo que planeaste –e improvisar en el camino?

Después del paraíso de la planeación se encuentra el “desierto de lo real”, por usar la expresión de The Matrix. La realidad es ardua y por ello mismo el ser humano ha pasado siglos y siglos transformándola a favor suyo, como individuo y como especie.

Si ya sabes qué quieres, si sabes que ese cambio con el que sueñas significa una mejora en tu vida, lo siguiente es preguntarte si se trata de algo realizable en el marco de tu existencia. Piensa, como se dice, con los pies en la tierra, lo cual quiere decir que pienses en tu propio potencial, tus recursos personales, tus vínculos con los demás, y quizá algunas otras cosas que al tiempo te harán ver que implementar y sostener un cambio puede ser un poco más fácil de lo que creerías en un principio, pues en muchos casos lo arduo del desafío convive con la sorpresa del hallazgo, esto es, al mismo tiempo que te enfrentas con algo nuevo descubres un recurso tuyo que no conocías –lo cual, a su vez, podría abrirte la vasta puerta de la improvisación, darte de cuenta de que sabías, pero no sabías que sabías.

Te podría interesar:

La conciencia se parece a una ilusión producida por innumerables fragmentos de percepción

Salud

Por: pijamasurf - 04/25/2016

Avanzando con pequeños desfases imperceptibles, nuestro cerebro se asegura de que siempre tengamos la información necesaria de nuestro medio circundante (aunque nosotros no lo sepamos)

Taumatropo

¿Cómo empezarías a contar tus últimas vacaciones? Probablemente dejarías fuera de tu relato la parte en la que empacas tus cosas, en la que esperas en aeropuertos, en la que se pierde tu reservación, etc., y te concentrarías en las partes más interesantes, como el color del mar, las cosas que comiste o las personas que conociste. Más o menos de esta forma funciona la conciencia.

Una investigación de David Eagleman había postulado que la conciencia opera con un desfase de hasta 80 milisegundos (ms) entre la percepción de un estímulo y la conciencia de tal estímulo, lo que además de una interesante paradoja filosófica (¿dónde está el "presente" si lo que experimentamos como presente en realidad ya terminó?) parece tener eco en un nuevo estudio de psicofísica, una rama de la psicología que mide la relación entre un estímulo externo y su percepción.

Michael Herzog de la École Polytechnique Fédérale de Lausanne (EPFL) y Frank Scharnowski de la Universidad de Zurich presentaron un modelo de la conciencia según el cual nuestro cerebro procesa los estímulos durante unos 400ms antes de producir una manifestación consciente/sensorial de dicho evento.

"La razón de esto", comenta Herzog, "es que el cerebro quiere darte la información más clara y mejor que sea posible, y esto requiere una cantidad considerable de tiempo. No hay ventaja en hacerte consciente de su procesamiento inconsciente, porque esto sería inmensamente confuso".

El modelo presentado por Herzog y sus colegas parece enfocarse únicamente en las percepciones visuales, de las cuales afirman que el cerebro utiliza los 400ms para obtener información sobre la orientación y el color del objeto y "pegarlo" en el relato sensorial de la experiencia, lo que nos da la sensación de que el tiempo ocurre continuamente; esto no deja de ser similar al modelo "cinematográfico" de Eagleman, según el cual la percepción ocurre en pequeños fragmentos parecidos a fotogramas, cuya continuidad es una ilusión operativa producida por nuestro cerebro.

Una vez que el cerebro ha procesado el estímulo, nos lo presenta en forma de imagen o percepción sensorial durante unos 50ms durante los cuales dejamos de recibir nueva información del ambiente y "sentimos" el resultado del proceso inconsciente. Se trata de un proceso continuo y encadenado con mínimos espacios de desfase, que sirven para admitir nueva información y proyectar los resultados del análisis a la percepción, a esa "imagen mental" en la que se desarrolla nuestra conciencia día a día.

Actualmente se llevan a cabo más exámenes que logren probar si este modelo se sostiene efectivamente en la práctica, aunque por lo pronto es fascinante imaginar que siempre vamos un poco retrasados con respecto a lo que nuestro cerebro ya sabe o ya conoce: como si la conciencia fuera siempre a la zaga de ese saber escondido que se nos vuelve claro y tangible a cada momento.