*

X

Hugo Chávez utilizó la brujería para gobernar Venezuela, según investigación periodística

Política

Por: pijamasurf - 04/13/2016

Chávez habría sido ávido partidiario de la santería y realizado rituales para obtener poder y controlar al pueblo

Revelaciones periodísticas sugieren que Hugo Chávez estaba obsesionado con el ocultismo y consultó a una serie de brujos y adivinadores antes y durante su mandato, los cuales fueron altamente influyentes en el expresidente de Venezuela. Esta información ha sido recopilada por el periodista David Placer en el libro Los brujos de Chávez (Economía Digital).

La afición a las prácticas esotéricas de Chávez habría iniciado desde 1987, a partir de la influencia de su amante Herma Marksman, quien le habría llevado con una vidente que supuestamente pronóstico su presidencia y también su muerte. Según el periodista Placer, la otra influencia importante en el interés de Chávez por la brujería viene "gracias a la influencia de Fidel Castro, que aprovecha la superstición de Chávez para introducir a los santeros en todas las instituciones del Estado". 

Además, "en el Palacio Presidencial de Miraflores se realizaban rituales de espiritismo a los que acudían los jerarcas del chavismo y todavía hoy se siguen haciendo". Como es costumbre en la santería en los rituales se utilizaron animales, incluso un caimán. Se acusa también a Chávez de profanar tumbas para estas ceremonias y de usar la brujería para controlar al pueblo de Venezuela. Placer agrega que existe una relación dual entre Chávez y las artes ocultas, puesto que el mandatario creía en ellas, pero también las utilizaba para manipular, como parte de su característica teatralidad.

 

Con información de El Comercio

Aquí se pueden ver imágenes de los objetos espiritistas que llevó Chávez al Palacio Nacional

Te podría interesar:

La ciencia explica por qué nos enojamos con las personas que tienen posturas políticas diferentes

Política

Por: pijamasurf - 04/13/2016

En las personas que tienen posturas políticas distintas nuestro cerebro lee tribus enemigas y amenazantes

La política polariza y según Vargas Llosa "saca a flote  lo peor del ser humano", y hay una razón evolutiva para ello. 

Un estudio realizado por la Universidad de California en Santa Bárbara mostró que las diferencias en opiniones políticas activan zonas cerebrales ligadas a un circuito que ha evolucionado para registrar alianzas. Esto es algo que hoy podemos ver como un grupo político o un grupo de amigos en la escuela, pero que antes era una tribu y podía significar algo de vida o muerte (y pensándolo bien hoy también puede significar algo de vida o muerte, como ocurre en numerosos países donde abunda la violencia y el extremismo ligado a la política).

Según David Pietraszewski, autor de la investigación:

Cuando las personas expresan opiniones que reflejan las perspectivas de diferentes partidos políticos, nuestras mentes automáticamente las asignan a coaliciones rivales. En lo que concierne a nuestras mentes, la afiliación política es vista más como una membresía a una pandilla que una postura filosófica desafectada.

Al recabar información de la afiliación política este sistema neural empieza a ignorar otras señales, incluyendo la raza de los individuos afiliados. Es por ello que estas filiaciones pueden sobreescribir la raza de la gente, y podemos identificarnos con alguien de otra raza si la persona en cuestión tiene la misma postura que nosotros:

La disminución en la tendencia de la mente a categorizar a las personas por la raza empieza cuando la raza no logra predecir alianzas, pero otras señales sí. Es un distintivo de que nuestras mentes están respondiendo a las opiniones políticas como señales de una membresía a una coalición. 

Otro de los autores agrega que "nuestros cerebros están diseñados a atender a la alianza, no a la raza". Cuando hay factores que se anteponen a la raza para determinar una alianza, dejamos de atender al color de piel o a la etnia; cuando no existen estos factores, utilizamos la raza para definir si una persona es de nuestra coalición o de otra. Es por ello que Barack Obama o Benjamin Disraeli pueden ser de etnias distintas a la mayoría de sus electores. Es por ello también que las discusiones políticas suelen ser tan airadas y conflictivas.

 

(Imagen: Rodrigo Avilés vía El Definido)