*

X

5 grandes científicas de la antigüedad que el patriarcado no pudo borrar de la historia

Ciencia

Por: pijamasurf - 04/17/2016

Quizá no te hablaron de ellas en la escuela, pero estas mujeres de ciencia realizaron contribuciones en el campo de las matemáticas, la astronomía, la botánica y la medicina

Las contribuciones de las mujeres a la ciencia no son pocas ni recientes. A pesar de que muchas hayan tenido que enfrentar los prejuicios que dominaban en su época y las mantenían al margen de la educación han llegado hasta nuestros días testimonios de la vida, obra e inteligencia de algunas de ellas. Estas son cinco científicas de la antigüedad de las que seguramente no te hablaron en la escuela.  

 

1. Hipatia de Alejandría

Se estima que esta filósofa neoplatónica nació entre finales del siglo IV y principios del siglo V en Alejandría (Egipto), ciudad que en ese entonces se encontraba ocupada por los griegos. Debido a su notoria inteligencia su padre, un conocido matemático, astrónomo y filósofo de nombre Teón, decidió enseñarle su oficio y le inculcó el amor por la ciencia. Ella llevó una vida ascética dedicada al conocimiento, destacó en las matemáticas y escribió varios tratados sobre geometría y álgebra. También logró avances en el campo de la astronomía, inventando el densímetro y mejorando el diseño del astrolabio. Desafortunadamente su trabajo se perdió en el incendio de la Biblioteca de Alejandría pero todas las fuentes coinciden en su genio, dedicación y ética intachable. Como testimonio de su agudeza y disciplina mental podemos citar las siguientes palabras: “Conserva celosamente tu derecho a reflexionar, porque incluso el hecho de pensar erróneamente es mejor que no pensar en absoluto”. 

 

2. Merit Ptah

La figura de esta mujer que llegó a ser la médico de cabecera en la corte del faraón alrededor del siglo XXVIII antes de la era común puede ser observada en una tumba localizada en una necrópolis cercana a la pirámide de Saqqara en Egipto. Es la primera galena cuyo nombre conocemos, a pesar de que en dicha época las mujeres con frecuencia se convertían en doctoras y parteras. 

 

3. Artemisia II de Caria

Fue una botanista e investigadora médica que vivió en el siglo IV antes de la era común. Ella fue la responsable del descubrimiento de una variedad de usos de la planta artemisia vulgaris, también conocida como hierba de San Juan. Dicha planta puede incrementar la irrigación sanguínea en el útero y la zona pélvica, por lo cual es útil para reducir los cólicos menstruales, lograr la expulsión de la placenta, evitar que se malogre un embarazo y también inducir un aborto, además de ayudar a combatir los efectos de la fatiga, el estrés y prevenir infecciones. 

 

4. Agnodice

Esta mujer originaria de Atenas y contemporánea de Artemisia es probablemente la primera ginecóloga conocida. El índice de mujeres que morían durante el parto y el sufrimiento con el que lo enfrentaban motivó a Agnodice a estudiar medicina, si bien para lograrlo tuvo que hacerse pasar por hombre. Consciente de que el castigo para cualquier mujer que osara practicar la medicina era la pena de muerte se marchó a Alejandría, donde estudió bajo la tutela de Herófilo, un celebre anatomista de la época. Aunque tras obtener su formación como ginecóloga y obstetra continuó utilizando ropas de hombre para hacer sus visitas médicas eventualmente se descubrió su verdadera identidad, lo cual la hizo muy popular entre las pacientes, quienes se sentían cómodas solicitando su ayuda en los partos. Esta popularidad la hizo blanco de envidias y enemigos, quienes la acusaron de practicar la medicina ilegalmente. Agnodice tuvo que enfrentar un juicio y hubiera recibido la pena de muerte de no ser por la intervención de las mujeres de Atenas, que testificaron a su favor. Como resultado, se aprobó una nueva ley que permitió a las mujeres adquirir formación médica.  

 

5. Aglaonice de Tesalia

Vivió entre el siglo I y II de la era común y ha pasado a la historia como una astrónoma de innegable talento. Aglaonice no tenía empacho en hacer demostraciones de sus habilidades de observación y cálculo, que le permitían predecir eclipses lunares con mucha exactitud, lo cual hizo creer a algunos que podía desaparecer la Luna a su antojo y, por ello, las astrónomas que se asociaron con ella recibieron el mote de “las  brujas de Tesalia”.

 

Puede ser que mucho del trabajo de estas y otras científicas de la antigüedad se haya perdido pero eso no significa que no hayan contribuido a la formación de las civilizaciones que hoy conocemos, de la misma manera en que las mujeres de hoy pueden formar y transformar la cultura en la que vivimos, a pesar de los muchos retos e injusticias que aún deban enfrentar. 

Te podría interesar:

Secretos oscuros: la estrecha relación entre la pornografía y la innovación tecnológica

Ciencia

Por: pijamasurf - 04/17/2016

La pornografía ha estado detrás del desarrollo de nuevas tecnologías durante siglos, desde las primeras imprentas hasta el Internet, la robótica y la realidad virtual

Puede ser que los militares hayan creado el Internet, pero éste no se hubiera vuelto rentable si no hubiera encontrado millones de consumidores a través de la pornografía. La industria del entretenimiento para adultos ha sido pionera en el desarrollo de todo tipo de tecnologías relacionadas con video, por ejemplo aquellas implicadas en la catalogación de librerías, streaming de videos y localización. Mucho antes de eso, determinó la batalla de VCR versus Betamax dentro del mercado del video casero. Por otro lado, ha desarrollado las transacciones en la Red. De hecho el concepto de comercio en línea, tan importante para la economía global en nuestros días, fue desarrollado gracias a la industria pornográfica, que fue la que demostró que los usuarios estaban deseosos de comprar en la Red y utilizar sus tarjetas de crédito para ello. De tal forma que podríamos decir que los militares fueron los inventores del producto y los pornógrafos los empresarios que lo llevaron a las masas.

En 2002, cuando la tecnología 3G se introdujo al mercado Dario Betti, un analista de Londres que trabajaba para una consultora de medios, declaró: “Nos guste o no, la pornografía impulsa cada nueva tecnología audiovisual conveniente y el 3G que combina nuevas y poderosas aplicaciones no será diferente”. Por otro lado, aplicaciones como Snapchat, que te permiten mandar desde tu celular una imagen que se autodestruya después de unos segundos, han sido adoptadas al menos en parte por el deseo de enviar fotografías eróticas sin que esto represente problemas posteriores.

Actualmente, a pesar de la prohibición que Google Glass impuso a la pornografía, esta industria aún está buscando formas de adaptar e impulsar el desarrollo tecnológico. De acuerdo con Patchen Barss, autor de El motor erótico: Cómo la tecnología ha impulsado la comunicación masiva, de Gutenberg a Google: "No importa si se trata de pornografía controlada interactivamente, avatares sexuales, biofeedback o videos 3D, esta industria busca cómo perfeccionar y ampliar la comercialización de nuevas tecnologías”. Algunos ejecutivos de la industria del entretenimiento para adultos están probando incluso con tecnologías táctiles, de tal manera que se pueda añadir este sentido a la experiencia de mirar porno, además de preocuparse por impulsar leyes y medidas contra la piratería.

Entonces, ¿qué podemos esperar en un futuro no muy lejano? Se estima que para el año 2025 la pornografía en formato de realidad virtual será una industria millonaria. Por otro lado, en el área de robótica algunos investigadores creen que para 2050 los humanos empezarán a casarse con robots. Finalmente, el desarrollo de chabots podría culminar en la creación de un pornobot, el cual use tecnología de inteligencia artificial y mensajería para establecer relaciones románticas con las personas. Así que definitivamente el sexo es una de las fuerzas primordiales detrás de los avances tecnológicos que seguirán moldeando y definiendo nuestras vidas en los años por venir.