*

X

Atentados y solidaridad: dos caras de lo sucedido en Bruselas, Bélgica

Sociedad

Por: pijamasurf - 03/22/2016

Este 22 de marzo, la ciudad belga de Bruselas despertó a una mañana siniestra, luego de que un par de atentados en el aeropuerto Zaventem y en la estación de metro Maalbeek causaron la muerte a más de 30 personas e hirieron a otras 50

Este martes 22 de marzo en Bruselas, Bélgica, cerca de las 10:30am (hora local) ocurrieron dos atentados que hasta el momento han costado la vida a 34 personas y dejaron heridas a varias docenas más.

El primero tuvo lugar en el pasillo de salidas del aeropuerto Zaventem de la capital belga, con un saldo mortal de hasta ahora 14 individuos (al parecer, perperado por un atacante suicida). El segundo sucedió casi 1 hora después en la estación del Maalbeek del metro local; éste fue el más letal, pues en la explosión murieron al menos 20 personas y resultaron heridas al menos 55, pues ocurrió en una hora pico del transporte.

Según Reuters, el Estado Islámico se atribuyó la autoría de los ataques a través de Amaq, una agencia periodística que le es sumamente cercana. Recordemos que esta agrupación política de corte radical proclama la yihad como uno de sus ideales y formas de acción, y que desde 2014 ha emprendido ofensivas notablemente violentas en países árabes y musulmanes (especialmente Siria e Iraq) con el objetivo de establecer un “califato”, una amplia zona de gobierno reglamentada por la ley islámica.

Por otro lado, las autoridades belgas encontraron en el circuito cerrado de televisión del aeropuerto una imagen que podría corresponder a los autores del atentado en este lugar, misma que fue difundida para auxiliar en la identificación de los sospechosos.

Brussels-suspects

En este contexto, por fortuna, las muestras de solidaridad también han surgido casi de inmediato. En los medios destaca la del caricaturista francés Plantu, quien ofreció a Le Monde una rápida reacción gráfica de solidaridad en la que se observa una figura humanoide cubierta con los colores de la bandera de Francia abrazando a su igual que viste los colores del lábaro belga, en clara alusión a lo sucedido en noviembre pasado en París.

22-MARS-550 

En otro aspecto, varios medios han destacado la respuesta de habitantes de Bruselas, quienes al poco tiempo de saber de los atentados se volcaron a Twitter para ofrecer hospedaje y transporte a aquellos afectados por esta crisis –con los hashtags #BrusselsLift y #ikwillhelpen– sea por causa de la imposibilidad de abordar un vuelo o de trasladarse en la ciudad.

Parece ser que el ser humano, en su contradicción, ha hecho este mundo a su imagen y semejanza, un mundo donde el sufrimiento y la solidaridad conviven, a veces en situaciones tan extremas como esta.

Te podría interesar:

Qué tan trágica es una tragedia según el país donde ocurre (Infografía)

Sociedad

Por: pijamasurf - 03/22/2016

¿Por que la indignación masiva ante los ataques y atentados terroristas es tan selectiva dependiendo de en qué país sucedan?

Los recientes atentados perpetuados en Bruselas, al igual que los registrados en París en noviembre del año pasado, estremecieron al mundo entero. Decenas de vidas se perdieron en ellos, y la violencia asociada al fundamentalismo religioso ha sido condenada unánimemente. Sin embargo, junto con el sincero pesar, se evidenció un aspecto sobre el que vale la pena reflexionar: dentro del imaginario colectivo parece haber tragedias mucho más terribles que otras (llámese desastres naturales, atentados terroristas u otro tipo de siniestro), y el criterio para determinar la jerarquía tiene que ver con que éstas ocurran en países occidentales –a diferencia de tragedias que se registren en países "lejanos" como de Medio Oriente o África.

Por ejemplo, Irak, Afganistán, Nigeria y Siria padecen casi sistemáticamente sucesos de este tipo, algunos mucho más sangrientos, y aunque ciertos medios internacionales los reportan vagamente, rara vez siquiera se registran estos ataques en la mente colectiva –mucho menos se lamentan o llenamos nuestros muros en redes sociales con frases como "Yo soy París". 

Vale la pena recalcar que no se trata de minimizar ninguna muerte o atentado, pero sí es buena oportunidad para reflexionar sobre cómo funciona nuestro mecanismo de empatía y sobre qué dice esto de nuestra compasión cultural.

El siguiente mapa, elaborado por el blog de Cinismo Ilustrado, responde a la pregunta "¿Qué tan terrible es para el mundo que una tragedia ocurra en...?". Y si bien no queda claro qué criterio se establece para jerarquizar los distintos grados de indignación selectiva, la distribución parece al menos sensata de acuerdo a lo que podemos percibir en medios y redes: