*

X

Por esta razón, los mapas siempre serán inexactos

Por: pijamasurf - 08/31/2015

Sin importar la tecnología a nuestro alcance, hay una cualidad de la cartografía por la que nunca tendrá la precisión que imaginamos

 Antiche Mappe

Desde que el hombre comenzó a registrar su entorno, la cartografía se convirtió en un cruce fascinante entre realidad e imaginación. Se trata acaso de uno de los mejores ejemplos para mostrar que, en el caso del ser humano, nuestro mundo es esencialmente la representación que hacemos al respecto. Como en los globos terráqueos de Vincenzo Coronelli, por mucho tiempo la precisión de un mapa incluía bestias míticas, lo cual no era contradictorio, sino parte de las limitaciones de la época, como si lo desconocido sólo pudiera encontrar expresión por medio de la metáfora.

Para nosotros, sin embargo, eso podría parecer una reliquia del pasado. En una época de satélites y drones en la cual parece que ya nada está oculto a la vista humana parece imposible tener un mapa inexacto, un mapa en donde una zona ignota sea el estimulante de nuestra curiosidad y nuestro deseo de imaginar lo que aún no es.

Con todo, la pregunta por la exactitud siempre se mantendrá en torno a los mapas porque su dimensión es menos geográfica que filosófica:

En aquel Imperio, el Arte de la Cartografía logró tal Perfección que el Mapa de una sola Provincia ocupaba toda una Ciudad, y el Mapa del Imperio, toda una Provincia. Con el tiempo, estos Mapas Desmesurados no satisficieron y los Colegios de Cartógrafos levantaron un Mapa del Imperio, que tenía el Tamaño del Imperio y coincidía puntualmente con él. Menos Adictas al Estudio de la Cartografía, las Generaciones Siguientes entendieron que ese dilatado Mapa era Inútil y no sin Impiedad lo entregaron a las Inclemencias del Sol y los Inviernos. En los Desiertos del Oeste perduran despedazadas Ruinas del Mapa, habitadas por Animales y por Mendigos; en todo el País no hay otra reliquia de las Disciplinas Geográficas.

(Suárez Miranda, Viajes de varones prudentes, Libro Cuarto, cap. XLV, Lérida, 1658)

leo belgicus

Este famoso texto de Borges, “Del rigor en la ciencia” (El hacedor, 1960), todavía nos es significativo porque la ilusión de la cartografía sigue hoy vigente. Como bien señala Jerry Brotton, profesor de Estudios Renacentistas en la Queen Mary University of London y autor de A History of the World in 12 Maps, mirar un mapa “es una experiencia trascendental” porque siempre sentimos el impulso de buscarnos ahí, pero al hacerlo nos damos cuenta de que “estamos afuera”, que no estamos ahí, que miramos el mundo “por encima, hacia abajo, como si fuéramos Dios”.

Decir que los mapas son una representación del mundo también es decir, tácitamente, que se trata de una representación específica, hecha desde cierto punto de vista, cierta visión del mundo. ¿Por qué, por ejemplo, en casi todos los mapas basados en la proyección de Mercator, Groenlandia y África parecen tener la misma superficie cuando la primera ronda los 2 millones de km2 y el continente es 15 veces superior (3x107km2)? “Un mapa”, dice Brotton, “siempre tendrá una agenda, un argumento, una propuesta acerca de cómo se ve el mundo desde una perspectiva particular”.

Ese, entonces, es el desafío de la cartografía contemporánea, quizá incluso en un sentido personal. Como en la inscripción latina que se popularizó en los mapas medievales para señalar las zonas desconocidas, HIC SVNT DRACONES, para nosotros eso ignoto es esencialmente ideológico: explorar la parcialidad y el prejuicio; trascender las fronteras de posibilidad de una forma de ver y registrar el mundo que no es propiamente la nuestra, sino la de alguien más para quien el planeta se organiza de una forma específica ―cuando tal vez, como quedó demostrado en el desarrollo de la cartografía, el mundo es mucho más amplio y diverso de lo que imaginamos.

Te podría interesar:

Este algoritmo te puede decir si una persona es esquizofrénica

Por: pijamasurf - 08/31/2015

Un estudio reciente halla que un análisis algorítmico de palabras es casi infalible al determinar si una persona va a tener un episodio psicótico

 mind-and-brain

Aunque el lenguaje del pensamiento es deliberado, la experiencia real de tener pensamientos suele ser pasiva. Los pensamientos ocurren repentinamente y escapan sin previo aviso.

La mayoría de las veces, las personas no se fijan ni dan seguimiento a la manera en que estos flujos de pensamiento suceden. Sin embargo, en psiquiatría se presta mucha atención a tales complejidades. Por ejemplo, el pensamiento desorganizado, evidenciado por los patrones de inconexiones en el habla, se considera un sello característico de la esquizofrenia.

Varios estudios realizados a jóvenes con riesgo han encontrado que los médicos son capaces de adivinar con exactitud impresionante si un paciente padece o no esquizofrenia; los mejores modelos predictivos rondan el 79%.

Al parecer una computadora puede hacerlo mucho mejor, según un estudio publicado el miércoles pasado por investigadores de la Universidad de Columbia, el Instituto Psiquiátrico del Estado de Nueva York y el Centro de Investigaciones IBM T. J. Watson. En este artículo, publicado en la revista NPJ Schizophrenia, los investigadores relatan cómo utilizaron un programa de habla y el análisis automatizado para diferenciar correctamente (con 100% de precisión) entre los jóvenes en situación de riesgo que desarrollaron psicosis en un período de 2 años y medio y los que no lo hicieron.

El modelo de ordenador también superó a otras tecnologías de detección avanzadas, como los biomarcadores de neuroimagen y los EEG que graban la actividad cerebral.

"En nuestro estudio, encontramos que el mínimo de coherencia semántica en el flujo del significado de una frase a otra era característico de los jóvenes en situación de riesgo que luego desarrollaron psicosis", dijo Guillermo Cecchi, investigador del Centro IBM, en un correo electrónico.

"No fue la media. Lo que esto significa es que en más de 45 minutos de entrevista, estos jóvenes tenían al menos una interrupción discordante en el significado de una frase a otra. Como entrevistador, si mi mente vaga brevemente, puedo perderme de cosas verdaderamente importantes. En cambio con un ordenador no habría este error”.

Los investigadores utilizaron un algoritmo para erradicar este tipo de "interrupciones discordantes" en el habla de un modo más ordinario.

Si bien el estudio concluye que el procesamiento del lenguaje parece revelar "cambios de estado mentales clínicamente relevantes y sutiles en la psicosis emergente", su trabajo plantea varias cuestiones pendientes.

También se está trabajando para contextualizar lo que estos hallazgos podrían significar más ampliamente: "Sabemos que el trastorno del pensamiento es una función del núcleo inicial de la esquizofrenia evidente antes de inicio de la psicosis", dijo Cheryl Corcoran, profesora asistente de psiquiatría clínica de la Universidad de Columbia:

La principal pregunta es entonces: ¿Cuáles son los mecanismos cerebrales que subyacen a esta anormalidad en la lengua? ¿Y cómo podríamos intervenir para abordarlos y posiblemente mejorar el pronóstico? ¿Podemos mejorar los problemas de lenguaje concurrentes y la función de los niños y adolescentes en situación de riesgo, y, o bien prevenir la psicosis o al menos modificar su curso?

"Es mejor caracterizar un componente conductual de la esquizofrenia, lo cual puede llevar a una mejor comprensión de las alteraciones en los circuitos neuronales que subyacen al desarrollo de estos síntomas", dijo Gillinder Bedi, profesor asistente de psicología clínica de la Universidad de Columbia:

Si el análisis del discurso podría identificar a las personas con mayor probabilidad de desarrollar esquizofrenia, esto podría permitir el tratamiento preventivo más específico antes de la aparición de la psicosis, lo que podría retrasar el surgimiento o reducir la gravedad de los síntomas que hacen desarrollar la enfermedad.

Como Cecchi señala, el análisis de la computadora en el centro del estudio no incluye características acústicas como la entonación, la cadencia o el volumen de pensamiento, todos ellos rasgos que podrían ser significativos para interpretar el patrón de habla de una persona: "Hay una limitación más profunda, relacionada con nuestra comprensión actual de la lengua y la forma de medir la magnitud de lo que se expresa y se comunica cuando la gente habla entre sí, o escribe", afirma el autor:

Las características discriminatorias que identificamos son todavía una descripción muy simplificada del lenguaje. Por último, mientras que el lenguaje ofrece una ventana única hacia la mente, todavía es sólo un aspecto de la conducta humana y no puede sustituir totalmente una estrecha observación e interacción con el paciente .