*

X

En la cueva del lobo (sobre "Wolfpack: Lobos de Manhattan" 2015)

Arte

Por: Rafael Toriz - 08/17/2015

“si no tuviéramos películas, la vida sería muy aburrida y no tendría ningún sentido resistir”
Imagen de: http://www.mommyish.com/2015/01/27/angulo-family-wolfpack-movie/

Imagen de: http://www.mommyish.com/2015/01/27/angulo-family-wolfpack-movie/

Con la sagacidad alevosa que caracterizó la parte más incisiva de su obra, Jean-Paul Sartre sostuvo, para desmedro de la vida en sociedad, que el infierno son los otros: su contacto, sus vicios y todo aquello que deriva de las implicaciones de su existencia.

Por ello no es casual que algunos trastornados, en soberanos momentos de lucidez, hayan soñado con espacios cerrados para edificar una morada. Los muros de las ciudades han sido construidos con esperanza pero sobre todo con angustia. Y miedo. Todos los utopistas, inspirados por los más nobles propósitos, desearon construir fortalezas en el aire para escapar del dolor o de la muerte, en aras de una búsqueda de perfección que ha derivado más pronto o más tarde en pesadilla (y ya se sabe, como señaló Juan Rodolfo Wilcock, que los utopistas no reparan en medios: “con tal de hacer feliz al hombre están dispuestos a matarle, torturarle, incinerarle, exiliarle, esterilizarle, descuartizarle, lobotomizarle”).

Sensaciones encontradas y hasta convulsas es lo que produce ver Wolfpack: Lobos de Manhattan (The Wolfpack) de Crystal Moselle, que cuenta la historia de seis hermanos que han pasado 14 años en cautiverio en el corazón de Manhattan. La historia es siniestra, desde luego, pero son de sobra conocidos los casos de gente que ha permanecido secuestrada por décadas. Lo curioso del caso de los hermanos Angulo, cuyos nombres –Narayana, Mukunda, Govinda, Bhagavan, Jagadisa y Krisna– dan una idea del extravío en el que se perdió la psique juvenil de sus progenitores, es que pasaron la mayor parte del tiempo en un departamento de interés social (housing projects) ubicado en el  Lower East Side, viendo cantidad insalubre de películas, lo que los volvió cinéfilos expertos y actores amateurs en quienes resulta imposible calibrar hasta dónde la ficción es una posibilidad de sanación o directamente constituye una forma extrema del enajenamiento; por ello la pregunta que dispara el documental es cuasi filosófica: ¿es posible y saludable vivir en la fantasía? La respuesta tiene por fuerza que ser positiva, sobre todo cuando no se cuenta con otra herramienta para sobrevivir a la locura.

Tras observar pequeños instantes de su vida es imposible no conmoverse ante la humanidad que irradian estos muchachos al conocer el mar o asistir por primera vez al cine. Uno piensa de inmediato en Mogli, Kaspar Hauser y todos aquellos arquetipos infantiles de la vida en soledad. Porque eso sostiene la película: aun obnubilados por un mundo infinito de personajes, escenarios y circunstancias, la soledad del ser humano es una impronta de la especie. Por fortuna, a diferencia de tantos otros desdichados, los cautivos tuvieron la ventaja de compartir el tamaño de su mazmorra.

Educados en su casa por la madre y al tener el mínimo contacto con el exterior, uno sólo atina a preguntarse por la mente del enfermo autor de semejante engendro, y toda duda queda saldada al comprobar que se trata de los delirios del padre, un peruano seguidor de Hare Krishna que soñaba con liderar una tribu de 10 hijos –todos con el pelo largo– para escapar de las miserias y pecados de la vida mundanal (la vida está poblada de una variopinta gama de criminales). Una historia similar a la que contaría Luis Spota en La carcajada del gato y que Arturo Ripstein explotaría en una de sus mejores películas (con guión de José Emilio Pacheco): El castillo de la pureza.

El documental es entrañable y conmovedor. Sin exponer jamás a sus protagonistas, permite atisbar la personalidad de los muchachos, sin apelar al sentimentalismo ni prostituir su intimidad (el filme fue galardonado con el U.S. Documentary Grand Prize  en la edición de este año del Sundance Film Festival). Además, permite comprender un hecho curioso en el que no suele repararse debido a la naturalidad con que acontece: enfrentarse al mundo a campo abierto es siempre una experiencia fundamental, destete necesario para el desarrollo cabal de los mamíferos.

Los chicos, por lo que puede colegirse en la película y cotejarse en esta página de Facebook, no se notan alterados, sin embargo considero que es pronto para emitir un diagnóstico: hay venenos tan corrosivos que sólo maduran con los años.

Al contemplar la película, al margen de pensar constantemente en una manada de lobos –los chicos derrochan estilo y sobre todo personalidad– pensaba en los párrafos finales de Las ciudades invisibles, donde Calvino describe con sutileza algo más que una esperanza: “el infierno de los vivos no es algo que será; hay uno, es aquel que existe ya aquí, el infierno que habitamos todos los días, que formamos estando juntos”, lo que nos lleva asumir nuestra condena: el ser humano es un ser social, y cualquier tentativa por ensayar un experimento distinto está condenada al fracaso. “Dos maneras hay de no sufrirlo. La primera es fácil para muchos: aceptar el infierno y volverse parte de él hasta el punto de no verlo más. La segunda es peligrosa y exige atención y aprendizaje continuos: buscar y saber reconocer quién y qué, en medio del infierno, no es infierno, y hacerlo durar, y darle espacio”.

El documental sobre esta historia abre la posibilidad de volver ese castigo un poco menos nocivo, a la manera de una terapia que reconstituya la memoria, o para decirlo con las palabras de sus protagonistas, “si no tuviéramos películas, la vida sería muy aburrida y no tendría ningún sentido resistir”.

Lo distribuye Artegios y se exhibe a partir del 27 de agosto en salas comerciales del Distrito Federal.

 

Twitter del autor: @Ninyagaiden

Te podría interesar:
El arte como una forma de percibir la vida, más allá de mercados, nombres o incluso obras; esta es la filosofía de Dick Higgins

gritar

 Hacían “conciertos” de la vida cotidiana y exposiciones de lo que se encontraban.

    Dick Higgins

Lo más auténtico, lo que se hace en coherencia con eso que se siente, trasciende cualquier pretensión. Lo anterior se debe a que el sentimiento gana a todo, y actúa como máxima brújula: si es que se queda o no, funciona o no, e incluso si importa o no...

En el frenético siglo pasado el arte se volcó a sí mismo una y otra vez, gracias a movimientos casi espontáneos como el dadaísmo o Fluxus. En el caso de este último, su simpleza confundía a muchos, les atraía pero a la vez quedaban atónitos ante algo que no comprendían, y aunque era irrelevante para los promotores de esta corriente si era o no aceptada, algunos de sus ocurrentes y siempre divertidos impulsores (la diversión siempre fue muy importante para Fluxus) hicieron ensayos para que el mundo en la posteridad disfrutara de las bondades para el espíritu lúdico de un movimiento de esta índole. 

Uno de ellos fue Dick Higgins; con otros exponentes hizo magnéticos experimentos para sacudir de una vez por todas las convencionalidades y formalismos en el arte. El arte está en la vida, en lo cotidiano, más allá del objeto común, como en el ready-made de Duchamp, está en la mirada estética que crea como una necesidad en el escenario de lo diario. 

Un sincrético libro editado por Tumbona, llamado Breve autobiografía de la originalidad y que es parte del archivo que está haciendo para documentar el movimiento Fluxus, nos presenta algunos ensayos de Higgins. Estos, más allá del arte, nos enseñan sobre la vida: esa forma de experimentarla que implica un juego, utilizando como vehículo la gracia y la honestidad. 

Esta serie nos muestra una mente distinta, más que interesada en el arte mismo está fundida con la necesidad de percibir la vida de una manera nueva, distinta, liberadora…

No solo aprenderás sobre por qué el movimiento Fluxus fue importante (si es que no ha terminado en los linderos de su libertad): el arte es todo, es la sorpresa renovada diaria, la capacidad de admiración (esa que antecede a cualquier interés y envuelve desde su inevitabilidad).

Higgins nos dice y enseña para la vida:

Lejos de que un artista instruya a través de su obra, como un experto enseña a un sujeto, lo que hace es compartir aquellas cosas que lo sorprenden en su ingenuidad. El tema de la obra enseña al artista y este se limita a compartir la experiencia.

port-HIGGINS-lo

 

Twitter de la autora: @anapauladelatd