*

X

¿Cuántos segundos nos separan de experimentar a pleno la realidad aumentada?

Por: pijamasurf - 07/29/2015

Unos cuantos milisegundos nos separan de realmente vivir la experiencia de la realidad virtual; Michael Abrash nos explica cuántos son

augmented-reality-marketing

La realidad virtual, como el juego Kinect de Xbox, puede ser la más revolucionaria de las relaciones humano-máquina. Esta permite a los usuarios interactuar con la consola sin necesidad de un controlador o un contacto físico –como si fuéramos nosotros y nuestro avatar viéndonos en un espejo. Pero la experiencia, no obstante el realismo, deja bastante que desear. Siempre estás consciente de tu cuerpo. No sólo cómo tu cuerpo sino como controlador de lo que pasa en pantalla (en lugar de ser lo que pasa en pantalla, que es la idea).

Esto puede tener que ver con las gráficas o con la interfaz de usuario, es verdad, pero lo más importante en la relación con la máquina es la velocidad. El programador de juegos Michael Abrash explica cómo es que la latencia (tiempo que transcurre entre un estímulo y la respuesta que produce) es el verdadero obstáculo para el realismo en la IU.

“Mover el mouse y verlo en pantalla”, explica Abrash, “toma 50 milisegundos de retraso”. Y aunque pensaríamos que ese es el perfecto retraso para manejar una máquina, nos explica que la percepción humana tiene diferentes estándares para aplicaciones de realidad virtual y aumentada.

Screen Shot 2015-07-29 at 11.21.34 PM

“Puedo decirles por experiencia personal que más de 20 milisegundos es demasiado para RA y RV, pero la investigación indica que 15 milisegundos podría ser la clave, o incluso 7 milisegundos”, escribe Abrash en su blog.

El problema con este número mágico (7) es que las pantallas LCD pueden tardarse lo mismo en refrescar una imagen al nivel de pixeles. Si este número es la clave perfecta de la percepción humana, la tecnología está aún lejos de alcanzarlo.

Todos somos expertos en saber lo que siente ser humanos, es por eso que la información de IU se queda corta al tratar de emular la experiencia. Abrash estima que 36 milisegundos es lo máximo que se puede alcanzar ahora en la mejor de las condiciones y que estamos a años luz de lograr 7 milisegundos para la realidad simulada. Tenemos para nosotros que podemos vernos al espejo –desfasado por milisegundos-- con nuestro avatar, por lo pronto.

Te podría interesar:

Fotos prohibidas que se encuentran en Instagram

Por: pijamasurf - 07/29/2015

La posibilidad de tomar una fotografía en prácticamente cualquier momento y circunstancia ha provocado una contradicción con las leyes que impiden capturar imágenes en ciertos lugares
[caption id="attachment_98119" align="aligncenter" width="614"]Instagram_Models Imagen: "Girl posing for photographing girl", Guian Bolisay (Wikimedia Commons)[/caption]

Actualmente, la fotografía se ha convertido en un ejercicio cotidiano, social y masivo gracias a que la cámara es uno de los aditamentos básicos de casi cualquier gadget portátil, en especial los smartphones y las tablets. Ahora basta con sacar el teléfono del bolsillo, presionar un botón o tocar la pantalla, apuntar su lente en dirección al objetivo deseado y voilà, he ahí una fotografía que incluso se puede hacer pública de inmediato.

Las leyes, sin embargo, que de por sí se mueven con una velocidad menor respecto de los cambios que ocurren en la sociedad, en el caso de la tecnología tienen un desfase todavía más palpable, pues mientras que esta ofrece nuevas posibilidades de acción con rapidez vertiginosa, aquellas se mantienen a la zaga, expectantes ante un asentamiento de la realidad que les permita intervenir para sancionarlo.

Ese es un poco el caso de los museos y otros sitios de interés cultural en donde usualmente está prohibido tomar fotografías, a veces por razones de conservación del patrimonio, otras para evitar la difusión no reglamentada de contenido intelectual y a veces incluso por seguridad pública.

¿Pero cómo conciliar dicha interdicción con la facilidad con que puede tomarse una fotografía y, por otro lado, con la tentación de hacerlo? ¿Cómo estar en la Capilla Sixtina y resistirse a la posibilidad de atesorar ese momento en una selfie? 

 

La Capilla Sixtina: por disposición oficial, las fotografías de los frescos de Miguel Ángel están prohibidas, pero...

 

¿Cuántos likes podrá reunir la tumba de Ramsés IV?

 

Lenin momificado: algo que no se ve todos los días en las redes sociales.

 

Fotografiar el interior del Taj Mahal no está permitido: tal vez por eso es tan difícil reconocer que se trata de ese lugar.

 

Golden Gai: el barrio de la prostitución en Tokio.

 

Según parece, no hay forma de resistirse a tomarle una fotografía al David, ni cerco policíaco que lo impida.

 

Si un colega de trabajo se queda dormido, es imperioso tomarle una fotografía. Incluso en el Pentágono.

 

La Torre Eiffel de noche es tan hermosa que su imagen está sujeta a derechos de autor. Estrictamente, su iluminación, ¿pero cómo tomar una imagen de esta si no es sobre la torre misma y cuando el Sol se oculta?