*

X

Este nuevo modelo amenaza el sistema bancario tradicional

Por: pijamasurf - 05/21/2015

Un banco y una plataforma de créditos P2P consuman una alianza que podría convertirse en una verdadera pesadilla para el sistema bancario tradicional

20100626_g20-vandalism-A

Dale un arma a un hombre y podrá robar un banco. 

Dale un banco a un hombre y podrá robar el mundo. 

Banksy

A estas alturas no se necesita un gran despliegue de sensatez o sapiencia para darnos cuenta de que el actual sistema financiero está no sólo plagado de vicios, sino esencialmente mal diseñado –esto si consideramos la igualdad y la justicia como criterios primordiales. Pero hace mucho que la denuncia dejó de ser suficiente, y lo que hoy se requiere son alternativas viables que puedan reemplazar o al menos debilitar gradualmente a este sistema. 

Recién se ha consumado una alianza entre dos entidades financieras del Reino Unido que proponen explorar un nuevo modelo de préstamos bancarios. Recordemos que los bancos, y sus créditos, son actores protagónicos del aberrante escenario económico que nos rige. A grandes rasgos se trata de un acuerdo establecido entre un nuevo banco, el Metro Bank, y Zopa, una plataforma digital que habilita créditos mediante un esquema de peer to peer (es decir, un usuario conectado a esta red presta dinero a otro usuario) y que, al parecer, es utilizada para mover millones de libras esterlinas cada mes.

Actualmente un banco recibe el dinero que sus clientes ahorran y lo presta a otros clientes que solicitan un crédito. Los intereses que cobra en esta movida son suficientes para compensar a los ahorradores y luego obtener jugosas ganancias por intermediar. El éxito de Zopa se debe a que suprime la figura bancaria como un intermediario de préstamos y básicamente se limita a cobrar una comisión por enlazar a dos personas: un potencial prestador y un prestatario. Obviamente la comisión de Zopa es mucho menor a los intereses que nos cobran los bancos, y ahí radica su principal ventaja competitiva. Además, las transacciones relativamente se humanizan y la dinámica apela más a una noción comunitaria que a una relación sodomita entre una sombría institución y una persona.

Por su lado Metro Bank, fundado en 2010, se ha caracterizado por promover una nueva filosofía en la relación cliente-banco, y se ha distinguido por desafiar a los grandes bancos (a quienes incluso ha considerado como un gran cártel, en alusión a su mafioso proceder). 

Pero la noticia importante es que tras esta alianza Metro Bank se incorporará como cliente de Zopa junto con su cartera de clientes, lo cual provocará un aumento sustancial en el volumen de transacciones que procesa Zopa. Esto podría traducirse en un crecimiento masivo de adeptos al nuevo esquema lo cual, sin duda, debilitaría a los grandes bancos de este país y los obligaría a repensar sus procedimientos actuales. Finalmente, el éxito de esta alianza sugeriría una alternativa palpable al actual modelo bancario y podría ser replicada en otros países.

En el comunicado emitido por ambas compañías se advierte:

Zopa y Metro Bank consideran que esta alianza es un gran ejemplo de cómo dos desafiantes y disruptivos actores financieros pueden colaborar para ofrecer un valor adicional y revolucionar el sector bancario del Reino Unido. 

 

bankers

Te podría interesar:

Una realidad semántica: documentando conversaciones fotográficamente

Por: pijamasurf - 05/21/2015

La idea de que la fotografía equivale a “capturar un momento” se vuelve literal en la obra de Stephanie Lempert
Chinatown_1

Si pensamos que una fotografía está hecha de información o, como dice el dicho, “una imagen dice más que mil palabras”, ¿qué pasa cuando se escriben mil palabras sobre una fotografía? Esto es con lo que juega la obra de Stephanie Lempert, The Language of Space.

Esta serie de fotografías intervenidas con texto ilustra conversaciones que se llevaron a cabo en el momento en que fueron tomadas, en distintos puntos de la ciudad de Nueva York. Lempert recorre esta ciudad registrando no sólo el lugar sino lo conversado allí, para después yuxtaponer la información en una sola pieza. El juego de información sobre información provoca que, paradójicamente, no se pueda leer tan fácil lo que dice ahí. Una suerte de impresionismo posmoderno, por lo demás bastante estimulante.

Si bien el resultado no es particularmente estético o llamativo, esta obra, en cambio, nos invita a reflexionar no solo en la faceta semántica de nuestra realidad, también en la construcción de espacios a partir de las conversaciones que en ellos se gestan –lo cual por cierto nos remite a la esencia del espacio público como algo que, más allá de lo material, resulta de la interacción que aloja–. 

La idea de que la fotografía equivale a “capturar un momento” se vuelve literal en la obra de Stephanie Lempert. Aquí se nos recuerda que los lugares tienen memoria; que todo lo que acontece en un espacio se registra en algún lugar del mundo; y que nada, ninguna conversación, pasa en vano. Las fotografías de Lambert nos invitan a reflexionar en torno a esto, y de paso le infunden un efecto especial a la urbanidad y a lo cotidiano de nuestro mundo. 

image of artwork