*

X

Con esta sencilla prueba de 20 segundos puedes conocer la salud de tu cerebro

Salud

Por: pijamasurf - 05/18/2015

Científicos japoneses encontraron una sencilla manera de saber en qué estado se encuentra tu cerebro, uno de los órganos decisivos para tu bienestar

one-leg-standingEl cerebro es, sin duda, uno de los órganos fundamentales de nuestro cuerpo. Todos, es cierto, cumplen funciones decisivas para nuestro bienestar, pero en el caso del cerebro su desarrollo avanzado lo coloca como una especie de “control maestro” cuya operación correcta o deficiente determina el estado del resto de nuestro cuerpo. Por eso cuidarlo es tan importante.

¿Quieres saber si tienes un cerebro en estado óptimo? Recientemente, Yasuharu Tabara y otros investigadores de la Universidad de Tokio realizaron un estudio del que derivaron una sencilla prueba para descubrirlo. Luego de pedir a más de mil 300 hombres y mujeres con un promedio de edad de 67 años que se sostuvieran en una sola pierna con los ojos abiertos, los científicos hicieron una observación notable.

Las personas que mostraron dificultades para pararse en una pierna por hasta 20 segundos tuvieron también los peores resultados en exámenes de funciones cognitivas. Asimismo, se observó en ellas una prevalencia en el aumento de la enfermedad de los vasos capilares o hemorragias instantáneas, las cuales están asociadas con riesgo de embolias.

La explicación, según Tabara, es que el tiempo que una persona puede durar sosteniéndose en un pie es una manera sencilla de medir la inestabilidad de la postura, la cual puede ser consecuencia de anormalidades cerebrales.

También en Pijama Surf:

Divagar mentalmente es bueno para tu cerebro

Esta sencilla prueba podría predecir cuántos años vas a vivir

En Ecoosfera: Alimenta tu mente: Top 10 alimentos para tu cerebro

Te podría interesar:

Mujer se reencuentra con el rostro de su hermano en el hombre que lo recibió como trasplante

Salud

Por: pijamasurf - 05/18/2015

Aunque a veces lo olvidamos nuestro cuerpo también es parte de nuestra identidad, la soporta y la constituye, y realidades contemporáneas como el trasplante de rostro nos revelan una forma extrema de dicho fenómeno

r1

Nuestra identidad está ligada íntimamente a nuestro cuerpo. Aunque a veces se dice que el aspecto físico importa menos que nuestras cualidades “interiores”, lo cierto es que en alguna medida estas son también resultado de aquel. Nuestro "ser" incluye lo que somos físicamente, nuestra altura, nuestro peso, nuestro color de piel, la manera en que caminamos, los gestos que hacemos al pensar, al reír, al enojarnos, cómo situamos nuestro cuerpo en el mundo. ¿Qué sería de ti si tu cuerpo fuera diferente? ¿Qué pensarían de ti los demás si tuvieras otro o, en una variante de esta pregunta, si alguien distinto a ti tuviera tu cuerpo?

Estas interrogantes, que podrían parecer propias del terreno de la especulación o incluso de la sci-fi, son en nuestra época una realidad palpable, limitada quizá, pero que sucede. Prueba de ello es el caso de Rebekah Aversano, una mujer que recientemente trascendió en las noticias porque se encontró con el hombre que recibió el trasplante de rostro de su hermano fallecido.

Joshua, el hermano de Rebekah, tenía 21 años cuando, en 2012, fue atropellado por una camioneta mientras cruzaba una calle. Entre otras cosas, la familia decidió entonces donar su rostro a Richard Norris, de 39, quien resultó severamente dañado durante un tiroteo ocurrido en 1997.

r

El trasplante tuvo lugar en Maryland en 2012, luego de una cirugía de 36 horas dirigida por Eduardo Rodriguez y en la que los dientes, la quijada, la lengua, los músculos y los nervios de Joshua pasaron a ser los de Richard.

Hace unas semanas, Richard quiso visitar a la familia de Joshua para agradecerles por la decisión que tomaron y que para él significó recuperar la posibilidad de vivir nuevamente con cierta normalidad. “Definitivamente podemos ver a nuestro hijo aquí”, dijo la madre de Joshua, y su hermana se sorprendió por reencontrarse con el rostro con el que creció.

En un videoensayo preparado por kogonada (un usuario destacado de Vimeo), el director Richard Linklater dice, a propósito del tiempo, que podemos mirarnos en una fotografía de cuando teníamos 10 años y después vernos en el espejo y descubrir de pronto una “conexión poderosa” entre ambas personas, el yo del pasado y el yo del presente que, sin embargo, es el mismo. O al menos esa es la ilusión que dicta nuestra mente, el espejismo de la identidad.

¿Qué cambiaría si, en ese mismo ejercicio, un día descubriéramos que el reflejo nos devuelve la imagen de otro rostro, uno al que no estamos habituados? ¿Nos sentiríamos, de pronto, alguien distinto?

También en Pijama Surf:

El sorprendente caso de la mujer que no puede reconocer su propio rostro

Somos otros: genial video muestra cómo tu rostro cambia con la luz